El gobierno del Líbano, liderado por Hassan Diab, dimitió en bloque este lunes, tras la crisis política y social que atraviesa el país árabe tras las explosiones en el puerto de Beirut.

En una cadena nacional, el primer ministro libanés aseguró que la corrupción gubernamental es uno de los grandes problemas del país.

«El sistema de corrupción es más grande que el propio Estado y lo tiene encadenando, además, existe el riesgo de otros desastres cuyo objetivo es proteger a la clase que controla el destino del país», indicó.

 

Diab clamó por una efectiva y rápida investigación que determinen la responsabilidad de las explosiones del martes pasado en Beirut.

Hasta el momento, las cifras indican que más de 150 personas perdieron la vida, al menos 60 están desaparecidas y miles resultaron heridos y desplazadas.

 

El gobierno del Líbano no está eximido de sus responsabilidades

La dimisión de Diab estuvo precedida por la del ministro de Salud, Hamad Hassan, sumado a la renuncia de otros cuatro miembros del gabinete ministerial.

 

Se pudo conocer, la renuncia del primer ministro no lo exime de sus responsabilidades en los hechos en el puerto de Beirut, indicaron medios locales.

Horas antes de la dimisión, hubo una reunión del Consejo de Ministro, en la cual se discutió solicitar la convocatoria de elecciones anticipadas.

 

Otra de las bajas en el Ejecutivo de la nación árabe, según medios locales, es la de la ministra de Defensa, Zeina Aker.

Tras la doble explosión del cuatro  de agosto en el puerto de Beirut, la población salió a las calles a protestas y exigir la dimisión de las autoridades, por supuestamente ser responsables de la tragedia.

 

Ciudad VLC / Telesur

2 Comentarios

Deja un comentario