4 de febrero/CiudadVLC

El movimiento insurreccional liderado, el 4 de Febrero de 1992, por el entonces teniente coronel Hugo Chávez Frías, configuró la forja de donde saltaron las chispas iniciales de grandes incendios.

Ese día un lapidario y no ensayado “Por Ahora” surgió de lo profundo de su alma rebelde, porque para Chávez lo más urgente en ese instante era evitar a toda costa más derramamientos de sangre.

Anunciaba así, de forma simultánea, tanto la rendición y consiguiente derrota militar de la rebelión, como su triunfo político, marcando el inicio de insoslayables cambios radicales, transformaciones que daban concreción al proyecto político conocido hoy como Revolución Bolivariana.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la derrota táctica de Chávez se convirtió en una victoria estratégica.

 

EL 4 DE FEBRERO ES UN REFERENTE HISTÓRICO

Al revisar la historia, con frecuencia nos encontramos grandes líderes que sufrieron serios reveses iniciales: Fidel Castro fracasó en su intento de asalto al cuartel Moncada, sufrió presidio y seis años después entraba triunfante a La Habana.

El 4 de Febrero se convertiría  en un referente histórico que trascendió las fronteras patrias, encontrando eco universal en los pueblos que luchan por su liberación y definitiva independencia.

La gesta invocó la acción liberadora de Bolívar haciendo frente a décadas de frustración popular provenientes de la opresión e ignominia adeco-copeyana.

Un lapidario «Por Ahora» anunciaba la rendición de los sublevados y el fin de la IV república.

FENÓMENO HISTORIOGRÁFICO

El 4 de febrero de 1992 conforma un fenómeno historiográfico cuyas consecuencias no han sido suficientemente ponderadas ni estudiadas con la profundidad requerida en sus causas y consecuencias, antecedentes e implicaciones histórico geográficas.

En este sentido, el aporte civilizatorio de la revolución bolivariana a la humanidad resulta inconmensurable por su heroico ejemplo de gallardía y patriotismo, constituyendo un verdadero dolor de cabeza para las fuerzas imperialistas; por tanto estamos lejos aún de conferirle al 4F su justa dimensión histórica.

 

UN CADETE QUE SE TOMABA EN SERIO LA HISTORIA

Así lo definió su maestro Jacinto Pérez Arcay: «El 4F significó al menos diez años de preparación previa; desde muy joven Chávez fue cautivado por la gesta independentista de Simón Bolívar, afianzando su pensamiento bolivariano en la Academia Militar; de ese embeleso surgen las bases teóricas para la superación de la IV República, el Libro Azul contentivo del Árbol de las 3 Raíces, el Sistema EBR, el Proyecto Nacional Simón Bolívar, además de la Agenda Alternativa Bolivariana».

 

EL BINOMIO CÍVICO-MILITAR

Lenin proclamó la necesidad de atraer las fuerzas castrenses hacia el pensamiento progresista, propugnando la cohesión entre militares y civiles.

En este sentido, el historiador Amílcar Figueroa señala que en Venezuela siempre hubo atención del mundo militar por parte de los cuadros revolucionarios, es cosa sabida que se dieron encuentros, reuniones e intercambios entre Hugo Chávez y dirigentes de izquierda desde la propia Academia Militar.

Alfredo Maneiro, Alí Rodríguez Araque, Francisco Prada Barazarte y otros, junto a su hermano Adán, fueron mencionados por él como actores fundamentales en los días de la forja de la alianza cívico-militar.

Otro civil, Kleber Ramirez Rojas, militante del PRV fue reconocido por Chávez como uno de los teóricos del movimiento que desembocó en el 4F de 1992.

 

EL CIELO POR ASALTO AQUEL 4 DE FEBRERO

La necesaria rebelión militar que se incubó en el seno de las fuerzas armadas, es hija de una rebelión civil no menos importante, nos referimos a los sucesos del 27 y 28 de febrero de 1989 conocidos como “El Caracazo”.

Quizá nunca imaginó aquel soldado que aparecía brevemente en las pantallas de televisión, cansado, rendido y sin más discurso que un “por ahora (…) y el país tiene que enrumbarse hacia un destino mejor…”, que la historia le colocaría al frente de una revolución de carácter continental y mundial, siendo ejemplo de liderazgo para el resto del mundo.

La rebelión del 4F marca un hito en la historia contemporánea de Venezuela, una insurrección militar que abrió las puertas hacia la consolidación de un verdadero proyecto de país, soberano, equitativo, igualitario y profundamente democrático, cuyos mayores logros en el ámbito político, social, económico y cultural están aún por verse, pues todo el desarrollo hasta hoy alcanzado es solo la punta del iceberg de lo porvenir.

Un proyecto político humanista iniciado por Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro.

 

¡Honor y gloria a los caídos en combate el 4 de febrero de 1992, y el 27 y 28 de febrero de 1989!

 

NO DEJES DE LEER: DÍA DE LA REBELIÓN Y DIGNIDAD ANTE EL ATROPELLO DEL PUNTOFIJISMO 

LEE MÁS: YO NACÍ EN ESTA RIBERA HOY 4 DE FEBRERO 

 

Ciudad VLC/ Ismael Noé 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here