Por Gustavo Vásquez: A los gringos hay quienes les trabajan gratis

0
235

Los gringos, como cualquier pillo acreedor de una deuda impuesta, al no conseguir fórmula legal o legítima para el efectivo pago, utilizan las más variadas maniobras sin importarles los daños colaterales.

Éstos, asumiendo que tienen el salten por el mango, no cesarán los intentos tras el cobro en ocasión de la inversión hecha para destruir la Venezuela Bolivariana, pues, entienden que no pueden dejar cabo suelto ante cualquier contrariedad, pues, temen se les relaje la divina misión de salvar al Mundo de la definida des-gracia humanista.

Así, para el cumplimiento del autoasignado destino conducen a los incrédulos mundanos hacia el paraíso que John Lennon; disponen de toda una maquinaria persuasiva que alimentan con factibilidad a cambio de poder, fama, sexo y dinero (dólares), siendo esta última la magia que mejor les ha dado resultado.

El Pentágono y la CIA llevan la batuta de los gringos

Dentro del presupuesto de defensa y ataque, el más alto y bien apetecible de toda la historia humana, disponen de los llamados tanques pensantes que, entre otras, se encargan de captar mentes brillantes, eso sí, sin luz alguna respecto a la vida y la felicidad social comunitaria.

Estos, convertidos en corporaciones generadoras de conocimiento, laboratorios o universidades bien presupuestados, juegan un papel definitorio en la formulación de teorías “científicas” en todas las áreas.

Su propósito es desvirtuar la búsqueda o apagar las utopías antes del final del túnel.

Ahora, cuando la confrontación es a muerte y las fuerzas propias, materiales y humanas les son insuficientes, cualquier alternativa que le garantice el éxito es válida, de allí las doctrinas y los ataques encubiertos, espías, infiltraciones o penetraciones, por solo referir algunas, aparecen como recursos sumamente útiles.

Dentro de las teorías mejores alimentadas, por supuesto, a un costo bien remunerado, nace la conspirativa, que, en lo más llano significa acciones coercitivas y conjuntos de técnicas asociadas en secreto, tras la obtención encubierta de datos o información confidencial hacia un Estado Soberano.

El ablandamiento de las fuerzas contrarias 

La estrategia del ablandamiento como teoría militar, que los gringos aplican en el ámbito económico y financiero contra Venezuela, viene precedida de toda una campaña propagandística tratando de amainar el ánimo del pueblo chavista y demás patriotas.

Según los cálculos, el ablandamiento concluiría en “La viruela solo puede ser curada por Dios”, aplicada por la dictadura Argentina para justificar sus tropelías, pues, los milicos buscaban que el pueblo, asumiéndola, habría de entregarse al predestinado salvador y aceptar persuadidos ante el comunismo endemoniado.

 

El papel del conocimiento ¿dominador o liberador?

He aquí la disyuntiva de quien pone su conocimiento al servicio de intereses dominantes, oscurantistas, excluyentes, racistas, xenófogos propios del individualismo, capitalismo, imperialismo, neoliberalismo; por el otro, en función de intereses comunitarios, pluriculturales, naturalistas, multiétnicos, socialistas, multipolares.

Los gringos saben quién es quién, por la paga no se preocupan.

Para el primero, los gringos disponen de todos los atractivos para que, individualmente concebido, goce de los obsesivos placeres de una azuzante vida, mientras, con el producto del intelecto refuerzan la explotación, la miseria, el hambre, la desigualdad, en fin, la dominación de pocos sobre muchos.

Al segundo, lleno de riesgos hasta de la propia vida y movido por convicción a la causa del prójimo, lanza sus verdades dispuesto a sacrificar más allá de lo que tiene, <es digno recordar al de la camisa prestada muerto en Santa Marta: “Amo la Libertad de la América más que mi gloria propia…>.

 

¿Quién recibe onerosamente lo suyo y quién lo hace gratiñan?

Con respecto a la utilización del talento cognoscitivo referido, independientemente del lado de la justicia que le acompañe, en la producción de este trabajo encomendado se pueden definir varias categorías.

Contratos onerosos: en los que ambas partes tienen obligaciones y ventajas económicas recíprocas.

No requiere mayor explicación excepto que el creador de la teoría ablandadora de la conciencia vende/patria recibe su pago, mientras, el pagador, ahora como dueño, la utiliza en función de su propio interés.

En el caso de los gringos y su intervención en Venezuela se sabe hasta la saciedad qué es lo que persigue.

Además de petróleo, oro, bauxita, coltán, agua dulce y paremos de contar, es matar definitivamente a Simón Bolívar por atreverse a anunciar: “los EE.UU parecen destinados …”

Por otra parte, encontramos situaciones que podrían asemejarse a los contratos gratuitos, aquellos en los que sólo una de las partes, en el caso planteado referimos a talentos que incorporan su conocimiento sin paga alguna, en el caso venezolano, son  ablandadores “crítico” que entremezclas el pesimismo y desmoralización para acabar con el reéegimen.

¿Quiénes son esto últimos? pues, aquello/as apoltronado/as en sus residencias, gozando de una “feliz jubilación universitaria”, eso sí, sin mover más que las teclas de sus computadoras, hacen alardes de ser conocedores, teóricos, científicos y/o doctores mientras ametrallan gratis las conciencias populares en favor del imperio salvador, para que las “víctimas de la viruela de Nicolás Maduro” olviden los bastante cojones, y ovarios, diría Manuelita, hay aquí.

 

 

Ciudad VLC/Gustavo Claret VQ

Deja un comentario