«Acumulación y barbarie» por Ramón Vidiella

0
87

«Acumulación y barbarie» por Ramón Vidiella

El siglo XX nos ha dejado una herencia de guerras, latrocinio y muerte. Luego de dos guerras mundiales pasando por las de Korea y Vietnam, y muchas otras de mediano alcance, hasta el presente con el impase de Ucrania – Rusia y el genocida enfrentamiento entre sionista y palestinos en el medio oriente.

No cabe duda que es un axioma, que el capitalismo no puede existir sin el imperio guerrerista, y el propósito de toda guerra normalmente descansa en la realización de dos negocios.

Los EEUU y sus aliados han convertido a la guerra en su principal industria. Dentro de sus objetivos geopolíticos, uno de los más importantes es controlar la energía del planeta, en provecho de las plutocracias que sustentan el sistema conformado por las grandes transnacionales. De estas existen en el planeta más de doscientas, de las cuales ciento setenta y dos aproximadamente corresponden a cinco grandes países del capitalismo avanzado, a saber: Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia y el Reino Unido.

Acumulación y Valores

 

Ninguno de esos países logran controlarlos y los mismos se pueden mover e invadir por los cuatro puntos cardinales del planeta. La pleonesia los arropa y luchan por conservarla por todos los medios, ideológicos, políticos e incluso militares, cuando su mentor imperial lo crea necesario.

No olvidemos que el capital no tiene amigos, solo intereses y su afán radica en el exclusivo ánimo de lucro.

 

El pueblo venezolano, el domingo 3 de diciembre hizo uso de sus facultades constitucionales y dio un rotundo ejemplo de civismo y un uso realmente democrático, participativo y protagónico al referéndum con millones de “SI”.

Ha dejado en claro su posición patriótica en defensa de lo que le pertenece históricamente desde época coloniales, como es la basta y rica región del Esequibo.

Para llegar a este momento histórico nuestro pueblo, hubo de sortear los augurios y mensajes contradictorios de algunas figuras que aún defienden su posición clasista y son dignas representantes de una godarria en período de extinción.

Orgullosos estamos como pueblo de que nuestros dirigentes y compatriotas a pesar de no haber pasado por Yale o por Harvard, ha dado muestra de dignidad democrática.

Nos referimos a la señora Machado, candidata opositora, fiel representante, de esa plutocracia que hizo de su patria instrumento de lucro y saqueo por cientos de años. Frontalmente antidemócrata, urgió al pueblo de Bolívar a no participar en el referéndum sobre el Esequibo. ¿Acaso ella y la CIJ eran más idóneos que el pueblo de Bolívar expresando su voluntad?

 

Conscientes todos estamos que sólo defienden sus intereses de clase, aliados con el sistema imperante descrito más arriba.

No olvidamos cuando junto al resto de la godarria contemporánea, los López, los Capriles, y otros innombrables, acompañando al inefable representante de Fedecámaras (Carmona), disolvieron de un plumazo todos los poderes en el 2002, dando un golpe que sólo les reportó 48 de efímera euforia.

Pero el pueblo con Chávez como su líder indiscutible los despertaron de su sueño colonial, lo cual le golpeó en sus vísceras en tal forma que siguieron y aún persiguen con sus propósitos trasnochados de clase privilegiada al servicio de los poderosos.

La presencia de nuestro pueblo en las urnas les ha dado una lección de lo que significa haber nacido en esta tierra, o quererla como tal. Pues amamos nuestros llanos y montañas, nuestros ríos y nuestra gente y ser solidarios es nuestro norte.

Los sueños de integración con nuestro entorno y el mundo serán la antesala de la derrota de un sistema económico al servicio del lucro y no del ser humano, verdadero acreedor de riquezas.

 

Llegar juntos es el principio,
Mantenernos juntos es el progreso,
Y trabajar juntos es el éxito y la victoria,
Venceremos...

Ramón Vidiella

 

TE INTERESA: OPINIÓN: «VOY A VOTAR EN DEFENSA DEL ESEQUIBO» POR ELÍAS JAUA MILANO

Ciudad Valencia