Brutalidad artificial: por Roberto Hernández Montoya

0
73

La brutalidad se construye. Con método, como el fracaso. Se ha descubierto por otro lado que la inteligencia artificial es más artificial que inteligente. Peor: es desarrollada por grandes corporaciones. Pero es una antinomia porque la inteligencia artificial es generada por la natural.

Hay una ecología de la imbecilidad. Ofrezco una pista para decir burradas. Pero ya va, empiezo con dos premisas: Primero, la estupidez no siempre es indeseable. Solemos identificar inteligencia con racionalidad, lo que no siempre conviene.

Porque, segundo, hay irracionalidades encantadoras y solo nombro tres porque la lista es eterna: el chocolate, el amor y los tacones. Ponte a justificar esas tres delicias y comenzarás a decir disparates de una. Te lo garantizo o te devuelvo tu dinero. La irracionalidad tiene sus cartas de nobleza.

 

No solo asociamos inteligencia y racionalidad, es decir, una fracción de nuestro espíritu, sino que achacamos brutalidad a los animales y por eso los llamamos brutos. Hay nobles brutos, pero son poquitos. Y se habla también de “inteligencia emocional”.

El primer homo sapiens y la primera femina sapiens apenas conocían su entorno inmediato, no sabían de Big Bang, ni de regla de tres, apenas contaban con su paquete de instintos anteriores a la especie y balbucían mitos primordiales que prevalecen todavía.

Claude Lévi-Strauss decía que el Einstein de aquella época inventó las reglas del parentesco.

 

Pero ¿cómo hacemos cuando alguien te dice que no se deben oír cantos de ballenas o que “seremos la voz de quienes no tienen oídos”? A veces es ignorancia insolente. Ofenden el esfuerzo que hemos hecho por saber que es de los cantos de sirena que debemos precavernos. La segunda idea sí que es mentecatez monda y lironda.

 

La derecha mundial ha catapultado a las altas torres a gaznápiros como Reagan, Bush, Fox, Piñera, Duque, Trump, Biden, Sarkozy, Macron, Bukele, Guaidó. En las torres no se decide nada, porque todo lo dispone el Estado profundo que encumbra a mequetrefes que montan la farándula del poder.

Y cuando un mandatario ejerce sus funciones siguiendo el mandato popular lo linchan como a Fidel, Daniel, Lula, Chávez y Maduro. Porque para portarse como el Estado profundo exige hay que ser bruto.

Brutalidad artificial por Roberto Hernández Montoya

 

TAMBIÉN LEE ESTO: POR LUIGINO BRACCI ROA: EL AUMENTO DEL METRO DE CARACAS, LOS TRABAJADORES PÚBLICOS Y EL COBRO DE SERVICIOS

Ciudad VLC / Últimas Noticias