Capielo-opinión-Ucrania-guerra-Rusia

Este martes 4 de octubre se están conmemorando cuarenta años de la Masacre de Cantaura, donde 23 jóvenes guerrilleros del Frente Américo Silva (FAS) fueron exterminados en un episodio criminal por tratarse de la actuación de una desproporcionada fuerza militar y policial del gobierno de entonces con más de mil efectivos por aire y tierra, quienes no solo redujeron a la mayoría de los insurgentes, sino que aplicaron ejecuciones a los heridos y/o detenidos en la refriega.

Pese al ensañamiento, 17 guerrilleros lograron no solo sobrevivir sino contribuir, la mayoría de ellos, junto a voluntarios, en la reconstrucción de este aparato armado, que estuvo operativo desde finales de 1983 hasta su desmovilización en 1994, cumpliendo entre otras tareas las de disponerse para apoyar las rebeliones de los militares patriotas del 4F y del 27N en 1992. Fidedigno es el testimonio de Ricardo Ochoa (“Sierra”), excomandante guerrillero, ante la Defensoría del Pueblo (2012). Ochoa es hoy coordinador de la “Asociación Cantaura Vive” y estuvo involucrado directamente como jefe de la restauración del FAS.

La Masacre de Cantaura fue expresión del terrorismo de Estado aplicado en el período 1958-1998. Solo en los años ‘80 se sumaron la masacre de 9 activistas políticos en Yumare, en un falso enfrentamiento armado (1986); el asesinato de 14 pescadores en El Amparo, estado Apure, simulado como acción antiguerrillera (1988), y la masacre de 27 y 28 de febrero de 1989 durante el “Caracazo” en contra de la carestía de la vida, que dejó un saldo elevado de muertos en las calles de la capital y otras ciudades del país.

Hay un camino recorrido en la búsqueda del establecimiento de responsabilidades y en la acción judicial respectiva. En el caso Cantaura, un hecho trascendente fue la orden del presidente Hugo Chávez, en 2005, para que se reactivaran las investigaciones. A partir de allí se comenzaron a cumplir un conjunto de acciones legales que entre otras cosas implicó la exhumación de los 23 cadáveres, con lo que se estableció el hecho de los tiros de gracia y el ensañamiento contra los cuerpos de los caídos.

Luego se sumarían otras acciones desde la Fiscalía del Ministerio Público junto a la acción colectiva, solidaria y determinante de dirigentes políticos nacionales, familiares y amigos, reunidos luego en la “Comisión de la Verdad y la Justicia” desde 2013, quienes basados en la Ley contra el Olvido, aprobada por la Asamblea Nacional a finales del 2011, llevaron la voz cantante en toda una etapa crucial del proceso cumplido. La lastimosa deserción de la anterior fiscal general, Luisa Ortega Díaz, hoy prófuga de la justicia, no invalida para nada lo adelantado en esos años.

El voluminoso “Informe Final”, presentado por esta Comisión en marzo de 2017, donde se registran más de 11 mil víctimas del llamado puntofijismo de AD y COPEI, además de los casos de asesinatos y desapariciones forzadas, sigue siendo un documento esencial y referente para el avance en los casos particulares en proceso.

Cabe destacar entre los miembros principales de esta “Comisión de la Verdad” a Tarek William Saab, defensor del Pueblo en ese entonces y hoy fiscal general; a José Vicente Rangel Vale, ya fallecido, a Jorge Rodríguez, actual presidente de la Asamblea Nacional; al sacerdote José Numa Molina y a la diputada Marelis Pérez Marcano. Como asesores estuvieron el diputado y dirigente revolucionario Fernando Soto Rojas, Luis Britto García, Vladimir Acosta, Ramón Morales Rossi y Germán Saltrón, entre otros.

Cantaura representa aun hoy día un clamor por la justicia necesaria, que a pesar de ser tardía deberá imponerse en algún momento. Estos crímenes descritos, que implican acciones graves y alevosas contra colectivos-tipificados de “lesa humanidad”, no tienen prescripción o caducidad en nuestra legislación.

 

LEE TAMBIÉN: «BRASIL DIFÍCIL» POR FERNANDO GUEVARA

 

En este nuevo aniversario de la Masacre de Cantaura se realizarán distintas actividades. El sábado 8/10/22 habrá un acto en el “Parque Memorial en homenaje a los mártires de Cantaura”, construido por el Gobierno Bolivariano en el sitio de los acontecimientos en Anzoátegui. En Caracas se está promoviendo un pronunciamiento de la Asamblea Nacional y la realización de una sesión especial con participación de sobrevivientes y familiares de los camaradas caídos.

Un recuerdo imperecedero para Roberto Rincón, Enrique Márquez, Emperatriz Guzmán, Sor Fanny Alfonso, Carlos Jesús Arzola, José Miguel Núñez, Mauricio Tejada, Carmen Rosa García, Ildemar Morillo, Carlos Alberto Zambrano, María Luisa Estévez, Antonio María Echegarreta, Beatriz del Carmen Jiménez, Baudilio Valdemar Herrera, Jorge Luis Becerra, Euménides Gutiérrez, Diego Alfredo Alfonso, Luis José Gómez, Eusebio Martel, Rubén Alfredo Castro, Nelson Antonio Pacín, Julio César Farias y José Isidro Zerpa; quienes abonaron con su sangre los caminos revolucionarios aún hoy en marcha. HONOR Y GLORIA. ¡VENCEREMOS!

 

José David Capielo / Ciudad Valencia