Armando José Sequera-columna-Carrusel de Curiosidades-casi perfecto-arroz

El oscuro invento de un genio… Aunque se le considera el científico más grande de todos los tiempos, a Isaac Newton no se le asocia con ningún invento de importancia, excepto el telescopio de reflexión.

Newton destacó en varias ciencias, generando nuevos conocimientos en cada una de ellas. Se le tiene como el padre de tres disciplinas científicas: la Física clásica, por haber enunciado las tres leyes fundamentales del movimiento; la Astronomía moderna, gracias a su Teoría de la Gravitación Universal; y la Óptica, debido a su descubrimiento de la descomposición de la luz blanca, y la creación del telescopio de reflexión, que utiliza dos espejos para mostrar la imagen.

También Newton fue uno de los más grandes matemáticos de la historia, al desarrollar el cálculo infinitesimal, al mismo tiempo que el filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz.

Como persona, Newton dejaba bastante que desear y muchos de quienes lo conocieron lo consideraban antipático y despótico.

En su vida hubo diversos aspectos curiosos y uno de ellos fue la creación a la que se refiere esta nota.

En cierto momento de su vida, Newton tuvo como mascota a un gato y, como el felino lo perturbaba a cada rato, solicitando que le abriera la puerta para entrar o salir, el gran científico pensó en una solución.

 

LEE TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: JURÁSICO, POR ANÍBAL NAZOA

 

Se le ocurrió abrir un pequeño recuadro en la parte inferior de la puerta de entrada y que éste fuese cubierto por el mismo trozo de madera recortado, eso sí, sostenido por dos bisagras. De este modo, el gato podía entrar o salir de la casa cuando quisiera, sin molestar al científico.

El uso de esta puerta para mascotas no se extendió hasta mediados del siglo XX, cuando fue revivido por personas que, aunque enteradas de su existencia, ignoraban que su inventor había sido nada menos que Isaac Newton.

Llama la atención que el ingenio del mayor científico de la historia se asocie con una creación de, aparentemente, tan poca monta, pero ello demuestra que los genios también tienen problemas cotidianos que resolver.

 

***

 

Armando José Sequera es un escritor y periodista venezolano. Autor de 93 libros, todos publicados, gran parte de ellos para niños y jóvenes. Ha obtenido 23 premios literarios, ocho de ellos internacionales (entre otros, Premio Casa de las Américas, 1979; Diploma de Honor IBBY, 1995); Bienal Latinoamericana Canta Pirulero, 1996, y Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes”, 2012).

 

Ciudad Valencia / Foto del autor José Antonio Rosales