Divagaciones-Arnaldo Jiménez-casa de Memoria-Rumi Jiménez

Casa de Memoria… Una casa adviene ruina solo cuando sus habitantes ya se han abandonado a sí mismos. Porque los sentimientos, las emociones que impregnaron sus paredes; las voces, las alegrías, los lamentos, los rezos, los odios… que trajinaron sus pisos, que abrieron sus ventanas o sacudieron sus puertas, sin duda constituyen frisos humanos que permiten que la casa se mantenga viva. Cuando ya no se pueden conservar los recuerdos de esos afectos, de las ternuras, las solidaridades, las comprensiones, entonces la casa comienza a desvanecerse, a convertirse en un espejo que ya no se puede reflejar en los seres y las cosas. La casa alberga las experiencias de vida que nuestras edades van desenvolviendo, con sus comedias y sus tragedias, con su lámpara de oscuridad y su sed de luz; por eso, la casa es el espacio que, más que cualquier otro, es vivido poéticamente. Y acaso esta sea la base sobre la cual la poeta Rumi Jiménez edifica su Casa de memoria, un poemario pleno de afectos que el Taller Blanco, de nuestros amigos Néstor Mendoza y Geraudí González, publicó el año pasado.

Entonces uno entra invitado a esa caja que es la memoria, que también es una casa de fuertes ligaduras, donde rozan y conviven diferentes tiempos y la sangre de la familia sabe que nunca circulará en el vacío. En los pasillos y cuartos se van tejiendo las vivencias y al mismo tiempo van desapareciendo muchas de ellas que no somos capaces de recordar sin que algo las evoque. Otras vivencias entran en cuartos oscuros, cuartos donde la luz no refleja a los objetos ni a las personas y esa zona de la memoria se borra y algo de nosotros también se borra con ella.

 

Casa de memoria-Rumi Jiménez

 

En este poemario una voz se planta ante el olvido, que es como un animal creado con la nada que el tiempo fecunda dentro de sí, y le dice que basta con que la casa escuche un solo costado del corazón, que este pulso que se siente a sí mismo, es suficiente para albergar a la madre, al padre, a la abuela y a los pájaros y darles de beber una fiebre de compromiso, una plegaria aferrada a sus entrañas como un nacimiento. Quizás el olvido adelantó el trabajo de la muerte; pero la poesía siempre acompaña el trabajo de la vida y el renacimiento.

Este poemario va recreando el ayer desde una memoria casi perdida a una memoria rescatada. Es cierto que la madre es un espacio en blanco donde ya no es posible acumular más tiempo, se ha despojado de toda filiación; pero su hija, la poeta, regresa a la Casa con unos utensilios poco usuales; regresa a coser las heridas de sus paredes, a darle dignidad a la muerte y al olvido; retorna con la voluntad del poema para colocar ante la madre el espejo de ella misma en la hija, de esta en aquélla, y así afirmarse en cuerpo y sangre, vertiendo un nuevo aliento en las promesas.

Y es que la poeta está ahí, dentro de la memoria que se quiere perder, dentro de la casa que pareciera querer irse con los padres, con la tía Petra y con Rosaura; la poeta está como presenciando lo que salva con sus manos y su mirada. Está ahí como un ser venido de otro tiempo, un ser que apareció en la casa para decirle que su ruina no es total, que no se va a ir hacia donde las fuerzas del látigo de la muerte quieran, porque ella está cosiendo, está bordando sus puntos cardinales y, desde estos, otras historias que la memoria materna incubó en ella como hijas de su hija. Porque, de alguna manera, la casa se rehace, se construye otra vez en el lenguaje, y adquiere otra forma en este poemario.

 

LEE TAMBIÉN: Filven Carabobo: “El Azul Mujer de Boca de Aroa”

 

Me parece un crimen que, pudiéndose descargar de forma gratuita en la página de la editorial, los amantes y lectores de poesía se pierdan de disfrutar esta excelente joya literaria. Aquí les dejo un botón de muestra:

 

regreso
removiendo terredades
que ahora me pertenecen
con el equipaje que guarda tus mortajas
regreso
con el luto vivo
me toca resguardar las pertenencias
sacar los lobos en orfandad
sin mis padres
aquí me exilio
he vuelto
Casa de memoria

 

***

 

Arnaldo Jiménez nació en La Guaira en 1963 y reside en Puerto Cabello desde 1973. Poeta, narrador y ensayista. Es Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales por la Universidad de Carabobo (UC). Maestro de aula desde el 1991. Actualmente, es miembro del equipo de redacción de la Revista Internacional de Poesía y Teoría Poética: “Poesía” del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la UC, así como de la revista de narrativa Zona Tórrida de la UC.

Entre otros reconocimientos ha recibido el Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuentos Fantasmas y Aparecidos Clásicos de la Llanura (2002), Premio Nacional de las Artes Mayores (2005), Premio Nacional de Poesía Rafael María Baralt (2012), Premio Nacional de Poesía Stefania Mosca (2013), Premio Nacional de Poesía Bienal Vicente Gerbasi, (2014), Premio Nacional de Poesía Rafael Zárraga (2015).

Ha publicado:

En poesía: Zumos (2002). Tramos de lluvia (2007). Caballo de escoba (2011). Salitre (2013). Álbum de mar (2014). Resurrecciones (2015). Truenan alcanfores (2016). Ráfagas de espejos (2016). El color del sol dentro del agua (2021). El gato y la madeja (2021). Álbum de mar (2da edición, 2021. Ensayo y aforismo: La raíz en las ramas (2007). La honda superficie de los espejos (2007). Breve tratado sobre las linternas (2016). Cáliz de intemperie (2009) Trazos y Borrones (2012).

En narrativa: Chismarangá (2005) El nombre del frío, ilustrado por Coralia López Gómez (Editorial Vilatana CB, Cataluña, España, 2007). Orejada (2012). El silencio del mar (2012). El viento y los vasos (2012). La roza de los tiempos (2012). El muñequito aislado y otros cuentos, con ilustraciones de Deisa Tremarias (2015). Clavos y duendes (2016). Maletín de pequeños objetos (Colombia, 2019). La rana y el espejo (Perú. 2020). El Ruido y otros cuentos de misterio (2021). El libro de los volcanes (2021). 20 Juguetes para Emma (2021). Un circo para Sarah (2021). El viento y los vasos (2da edición, 2021). Vuelta en Retorno (Novela, 2021).

(Tomado de eldienteroto.org)

 

Ciudad Valencia