Acompañada de su Ejército de Paz, los Servidores de María, y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, la Chinita cumple con su tradicional ruta lacustre por el Lago de Maracaibo, cuerpo de agua por donde llegó al terruño maracaibero y convertirse en la madre espiritual del pueblo zuliano.

Desde el pasado sábado 28 de octubre, la Virgen bajó desde su nicho para reencontrarse con su feligresía de Maracaibo y, desde el domingo 29, su réplica sagrada inició su recorrido, previsto cumplirse en 19 días, para bendecir a quienes viven en los 20 territorios municipales bañados por el estuario zuliano.

 

 

La feligresía del municipio Mara, junto a su patrono San Rafael Arcángel y autoridades civiles y militares acantonados en la localidad, recibieron a la Virgen Morena, en su primera parada tras navegar por el Lago, para pasearse por las callecitas de la población El Moján; para luego trasladarse hasta el municipio Guajira.

El lunes 30 siguió su navegación en el eje Guajira, para luego este martes 31 de octubre llegar al municipio insular Almirante Padilla, donde el pueblo mariano de Isla de Toas la recibió con oraciones, música y danza y cantos. Para este miércoles, la Chiquinquirá, sigue su procesión lacustre para bendecir a los pueblos del eje Costa Oriental del Lago, iniciando con el municipio Miranda.

Su retorno a la capital zuliana está previsto para el 17 de noviembre, un día antes de celebrar los 314 años de su aparición.

 

Chinita milagrosa

Luego de la ceremonia de La Bajada, la tablita con la imagen de la Virgen, permanece en la nave izquierda desde la entrada de la Basílica, donde es visitada diariamente por, no solo el pueblo de su lar, sino por creyentes de otras partes del país e, inclusive, de otras naciones.

Rosmeira Restrepo, llegó de Colombia para cumplir una promesa a la Chinita milagrosa, que salvó hace más tres años a su hijo, quien, refirió, fue operado de un tumor que le comprometía la vida.

 

«Para este año le prometí a la Chinita milagrosa que vendría el día de la ceremonia de su bajada y venir por nueve días a hacerle su novenario. Siempre le pido, pero antes le doy las gracias por cada día de la vida de mi hijo. La Chiquiquirá también es patrona de mi país», manifestó.

Otro de los feligreses, que llevó flores a la Virgen junto a su esposa y a su pequeño hijo de cinco meses de nacido, fue Ricardo Escandela, quien levantó a su niño para ofrendarlo a la Chinita.

 

«Este es un ritual que se cumple en mi familia. Hijo o hija nacida, personita que es traída al templo, para que nuestra madre espiritual lo bendiga y proteja. Es como una ceremonia familiar. Ella es la madre de Dios y de todos nosotros», expresó.

 

TE INTERESA: RÉCORD GUINNESS CERTIFICA TEQUEÑO MÁS LARGO DEL MUNDO EN LOS TEQUES