Christian Farías: ¿Dónde está el Socialismo Bolivariano del siglo XXI?

0
128

¿Dónde está el Socialismo Bolivariano del siglo XXI?… Está es una pregunta muy importante y absolutamente pertinente, que muchos y muchas compatriotas se hacen, más allá de su identidad política de izquierda, derecha, centro o de ese ingenuo y engañoso ni–ni, que termina siempre por inclinarse hacia un lado u otro, particularmente en las coyunturas electorales.

El propio comandante Hugo Chávez, se planteó esa pregunta públicamente en sus alocuciones por radio y televisión.

Efectivamente, Chávez fue incisivo en destacar y exigirle a sus funcionarios que, en cada obra o acción de gobierno nacional, regional, municipal o parroquial, debía estar presente el socialismo, la obra socialista, el modelo alternativo al capitalismo, así fuera en una magnitud mínima como un parque o una vivienda, hasta un conuco o empresa agroindustrial; una escuela, un centro de salud de Barrio Adentro, el suministro del gas, el nuevo modelo de transporte público, etc.

Pero, desafortunadamente, el Comandante se fue a la eternidad, sin ver materializado su sueño en obras socialistas, concretas y alternativas. Pero, igualmente, y por fortuna, sí logró colocar las primeras piedras sobre el terreno, abrir las sendas y sembrar semillas robustas y profundas que hoy dan oxígeno a nuestra capacidad de resistencia y perseverancia para enfrentar la contra revolución y avanzar en la construcción socialista.

Igualmente, hoy tenemos grandes trincheras de ideas, de espiritualidad, amor, paz y unidad cívico-militar-policial-religiosa en las luchas, batallas y victorias, en la resistencia heroica contra todo el enorme y complejo dispositivo de guerra no convencional y multifactorial montado por el imperialismo norteamericano para destruirnos y luego recolonizarnos como esclavos de la postmodernidad imperial.

Por eso, frente a toda esta adversidad, nos atrevemos a identificar ocho (8) lugares donde está sembrado, germina y se reproduce nuestro socialismo bolivariano del siglo XXI:

1.- En la espiritualidad, la indignación, la rabia y la fuerza irreductible de un pueblo que despertó ante el mundo entero el día 27 de febrero de 1989 y hoy resiste con gallardía y esperanza contra la guerra económica, puesta en marcha y sostenida por las fuerzas económicas, mediáticas y militares instrumentadas por el imperialismo y la contra revolución externa e interna.

2.- En el legado de valentía, dignidad, responsabilidad y profecía de un líder campesino militar, llamado Hugo Chávez, comandando una tropa de patriotas contra el último gobierno oprobioso y criminal de la democracia representativa y decadente del Pacto de Punto Fijo, aquel 4 de febrero de 1992. Hoy ese legado continúa vivo y encarnado en ese mismo pueblo que se hizo chavista, ahora más cohesionado orgánicamente en la unidad cívico-militar-policial-religiosa dirigida por el presidente de la República y jefe del Estado, el camarada Nicolás Maduro Moros.

3.- En toda la obra de bienestar social (empleo, salario, ingreso familiar, vivienda, salud, educación, deporte, arte, cultura, servicios públicos, etc.), construida por Chávez; y ahora atacada, asediada, saboteada, desmontada y parcialmente destruida por los enemigos de la revolución (el burocratismo, la ineficacia, la corrupción, los agentes infiltrados al servicio de la CIA y el imperio).

4.- En el nuevo Plan de desarrollo económico productivo, propio, auto suficiente, independiente y soberano para garantizar la seguridad alimentaria y demás bienes necesarios para la vida y el desarrollo sano y productivo de nuestro pueblo. Hoy ese plan se abre caminos contra el bloqueo económico y todas las medidas coercitivas, los ataques a nuestra moneda, el robo de nuestras empresas, como Citgo, y nuestros fondos depositados en bancos internacionales, todo lo cual constituye un cerco criminal sin límites ni ética  de ningún tipo.

5.- En la existencia de un Poder Popular organizado en Consejos Comunales y Comunas; en los CLAP y Movimientos Sociales Comunitarios; en el movimiento nacional de conuqueros y los Consejos Productivos de Trabajadores; en la juventud y los estudiantes bolivarianos de bachillerato y universidad; en los cultores, artistas, músicos y cantantes de esa inmensa diversidad de agrupaciones culturales, participantes y comprometidas con el proceso revolucionario.

6.- En la vigencia plena y absoluta de la CRBV, el Plan de la Patria y las Leyes del Poder Popular, los tres instrumentos teóricos que sustentan el movimiento y avance dialéctico de la revolución dentro de la complejidad del funcionamiento del Estrado-Nación. Todo ello, sustentado estratégicamente en la doctrina Árbol de las tres raíces: el pensamiento emancipador de Simón Rodríguez, la doctrina republicana de libertad, independencia, soberanía, bienestar y felicidad de Simón Bolívar y en la proclama universal y concreta ¡Tierras y hombres libres! de Ezequiel Zamora

7.- En nuestra capacidad de resistencia victoriosa, con la cual hemos sabido contener y derrotar las tormentas y tempestades políticas-económicas-sociales-culturales, fabricadas por el imperio, para asediarnos y destruirnos. Hemos sabido preservar lo que este proceso ha sembrado bajo el mando de Chávez, desde hace veinte años; y hoy esa siembra ya ha dado sus frutos imperecederos y eternos como el legado y el Comandante mismo, en el corazón del pueblo.

8.- En los frutos y fortalezas que hoy tenemos en las políticas de salud y protección social, para no dejarnos vencer ni morir por la pandemia del coronavirus ni por la pandemia de la guerra económica. Día a día y con mucho orgullo, mostramos ante el mundo entero resultados concretos del control, la atención y la salvación de hombres y mujeres afectados de distintas maneras por el virus mortal… ¿Dónde está el Socialismo Bolivariano del siglo XXI?

 

LEE TAMBIÉN: ISMAEL NOÉ: LA TRAICIÓN DE UNA GESTA HEROICA

 

Igualmente, nuestro Presidente, por encima de las estructuras burocráticas, ineficaces y corruptas del Estado, del gobierno y del propio PSUV, ha fortalecido su relación directa con el pueblo venezolano a través del sistema electrónico digitalizado del Carnet de la Patria y la Página Patria, para enfrentar juntos los severos y criminales ataques de la guerra económica contra nuestra moneda y la capacidad adquisitiva del salario y del ingreso familiar de la clase obrera y demás sectores populares del pueblo venezolano.

He allí, pues, ocho (8) de los muchos caminos por donde marcha el socialismo bolivariano del siglo XXI, en la construcción, difícil y compleja, de sus dos objetivos históricos y estratégicos: la independencia y la igualdad social en un contexto de paz y diálogo entre todas las fuerzas de la Nación y con base en la CRBV y el Plan de la Patria, los dos instrumentos que consagran la legitimidad y la constitucionalidad de este proceso.

 

Christian Farías / Ciudad VLC