Caras nuevas

A riesgo de parecer ridículo o impertinente y para ser fiel a mi conciencia y al sano ejercicio de la crítica y la autocrítica revolucionarias, debo decir que si en las próximas elecciones parlamentarias los candidatos y candidatas no son elegidos previamente por las bases del Poder Popular, no gozarán de legitimidad, se estimulará el desencanto y la abstención.

Debemos advertir que la crisis del Poder Legislativo actual, puso en evidencia su naturaleza prescindible.

El país funcionó sin ese poder lo cual demostró que no hace falta. De manera que si no se legitima, si no se justifica así mismo asumiendo de verdad verdad las necesidades del pueblo: comida, medicamentos, vestido, calzado, agua, electricidad, transporte, gas doméstico, etc., seguirá siendo una Asamblea burguesa, capitalista, ineficaz, ineficiente, corrupta y perversa.

Ya el presidente Nicolás Maduro dijo que quiere CARAS NUEVAS. Es evidente que las viejas ya están inservibles y no convencen a nadie. Pero, no solo es un asunto de rostros nuevos, sino de compromiso y eficacia revolucionaria, popular, anti imperialista y socialista. De dignidad se trata. Sí de dignidad.

El momento histórico reclama diputados como Fabricio Ojeda, que no solo ocupen el curul, sino que convivan con las comunidades populares, en las catacumbas del pueblo y sean mártires de las batallas por la dignificación y el bienestar de los pobres y desamparados de la patria.

Esta coyuntura exige que el Poder Popular y las bases del PSUV sean las fuerzas que decidan las candidaturas y ejerzan realmente el poder.

Basta de burocratismo, ineficacia y corrupción. Solo el pueblo salva al pueblo. Seguimos en unidad cívico-militar-policial-religiosa. Leales siempre; traidores nunca!!

 

TAMBIÉN TE INTERESA LEER: CIRCULA EN LAS REDES SOCIALES… NEURÓBICA

 

Christian Farías

1 Comentario

Deja un comentario