Delfín Martell-columna Espacio y Tiempo Sonoro-el cuatro

De Luis María a Charlie Frómeta… Por siglos, el ser humano en relación armónica y vibrátil busca sintonía rítmica  con el universo sonoro. El arte hecho música abre un inmenso espacio de posibilidades que implican pensamiento abstracto y uso de la intuición. El apreciar una obra musical es arte. Pero la importancia del hecho cultural está fundamentada en la  concepción de la línea melódica y texto por el autor y compositor, porque el sonido es el vehículo y la cultura es el todo.

Hoy comparto un ejercicio por el que la mente me permita -a través de la imaginación- recrear una ejecución musical. La obra Épa Isidoro, arreglo orquestal de Charlie Frometa y cuya  autoría es de su padre, Luis María Frómeta  (Billo). El Maestro nace en Santo Domingo, capital de la República Dominicana, el 15 de noviembre de 1915 y partió físicamente de su amada Caracas el 5 de mayo de 1988.

 

De la obra musical…

El arreglo comienza con una introducción de gran orquesta en performance contrapuntístico bordado por la trompa y el corno inglés, trabajo complementado por la cuerda frotada,   violines, violas, violoncellos con hermosos arpegios del arpa sinfónica que prepara la entrada del tema principal. El escenario protagónico, una vez más, reposa sobre la cuerda frotada y el corno inglés.

 

 

*Nota: ir directamente a este enlace Youtube

https://youtu.be/8w2llaXTwbI

 

En la segunda parte, la trompeta toma el papel protagónico,  junto a la cuerda frotada, embellecido por bloques de instrumentos de viento madera (el arreglista juega con atmosferas producto de la combinación de color y aleaciones  generadas por dichos instrumentos).

Con ello se prepara un escenario final en tutti orquestal  que genera contrastes vinculados a las viejas retretas, protagonizadas por la gran orquesta de vientos y ayudando a construir un símil del famoso personaje del coche y su conductor en la Caracas de los techos rojos.

 

LEE TAMBIÉN: “La Onda Nueva está de moda”

 

El ejercicio es visualizar las familias de instrumentos en acción y sentir su presencia. Apreciar  auditivamente el arte sonoro es una hermosa experiencia que vale la pena experimentar y sentir. Para esto no se requieren profundos conocimientos de lenguaje musical; solo saber la ubicación de éstos en la orquesta y  nociones de sus timbres para alimentar tú imaginación y creatividad.

Tengo el placer de compartir la interpretación del hermoso arreglo de Charlie Frómeta, interpretada por la maravillosa “Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas”.

 

***

 

Delfín Martell González es licenciado en Arte, mención Dirección Orquestal, con Maestría en Antropología Cultural, por el Instituto Politécnico de Arte Manuel de Falla, San Juan de Puerto Rico-Puerto Rico. También es productor y conductor de radio y TV, y actualmente conduce el programa radial “Cápsula Sonora” por la señal de la emisora valenciana Arsenal 88.9 FM.  

 

Ciudad Valencia