“¿De qué se acusa al poeta?” por Luis Alberto Angulo

0
116
1

¿Se acusa al poeta de buscar estrellas en el firmamento y en los ojos de la gente? ¿De quedarse callado en medio de la algarabía y de alzar su voz cuando vacilantes todos callan? ¿De nadar contra la corriente y de resistir hasta el último instante? ¿O de fluir como el agua y no quebrarse?

2

¿Se le acusa de trivializar el dolor ajeno? ¿De aplaudir la acción del fuerte cuando aplasta el débil y de engrosar las listas de los profetas del odio y la necedad ilustrada? ¿De ser comparsa, bufón y palangrista de la infamia? ¿De escribir malos versos y robar imágenes se acusa acaso al poeta? ¿De guardar bajo la almohada un inútil atrapasueños porque nunca en su vida tuvo un solo anhelo?

3

¿Se le acusa de negarse a ser víctima propiciatoria o victimario? ¿Se le querella por mal amante y peor amigo? ¿Por abstemio, aburrido y ateo de la vida? ¿De estar pagado de sí sin pensar en otros y de vivir para otros sin pensar por sí mismo? ¿Se le incrimina por indiferente e indefinido o por lo contrario? ¿Es diferente y claro sin zaherir la sombra y la luz que a todo envuelve?

4

¿El poeta es enemigo de la humanidad viviente o incesante le expresa con sus actos? ¿Ha sido agiotista, terrófago, vendedor de drogas en las escuelas, traficante de blancas y negras intenciones? ¿Es inversionista en operaciones financieras innominadas que enriquecen sus bolsillos y enloquecen a la Tierra? ¿Ha extirpado con su pie lleno de rabia una flor, la más pequeña? ¿Mantiene ruiseñores, turpiales y jilgueros en metálicas celdas, o se eleva con ellos en cada uno de sus trinos?

 

LEE TAMBIÉN: «EN UN VERSO (XI)»

 

5

¿Es insípido escritor sin música ni fuego y aborrece el talento de sus colegas más cercanos?  ¿En las fechas consagradas se da públicamente furiosos golpes de pecho, pero jamás con nadie ha tenido el menor gesto solidario? ¿Le castigan inferiores o lo condenan sus iguales?

6

¿De qué se acusa al poeta cuando el poeta acusa? ¿De ser él, o por el contrario, de no serlo? ¿De aceptar un papel que le es insoportable o, simplemente, de no querer tener papel alguno como títere de nadie? ¿Se le incrimina por no decrecer a lo vulgar o de ascender al pueblo mismo en la palabra? ¿De ser estéril y trillado o de creador inagotable? ¿Se le acusa por cobarde o por valiente? ¿De sensato o insensato? ¿De tonto útil, o de inútil, llanamente?

7

¿Es diestro o siniestro escribidor de libelos infamantes? ¿Indulgente o represor, o camina impasible sobre el filo de una cuerda floja? ¿Se le tacha de inoportuno y divergente? ¿Es o no, el hombre nuevo? ¿En estos días sin cuartel en los que la poesía imputa y avergüenza por todas partes: de qué se acusa al poeta?

 

Angulo, L. A.: La sombra de una mano. Monte Ávila Editores Latinoamericana, colección Altazor. Caracas, 2005.

 

***

 

Luis Alberto Angulo [Rivas]. PoetaNació en Barinitas, estado Barinas (1950). Reside en Valencia desde hace cincuenta años. Es autor de los libros de poesía Coplas de la edad ligera (2021), Antología del decir (2013), y La sombra de una mano (2005), publicados por Monte Ávila Editores Latinoamericana, así como de Fusión poética (2000) en la Universidad de Carabobo, institución en la que obtuvo el Primer Premio del IV Concurso Internacional de la Revista Poesía.

También es premio nacional de poesía Dr. Francisco Lazo Martí. Ha publicado selecciones poéticas de San Juan de la Cruz, Miguel Hernández, Enriqueta Arvelo Larriva, Ana Enriqueta Terán, Lubio Cardozo y Ernesto Cardenal, y la antología Rostro y poesía, Poetas de la Universidad de Carabobo.

Es coautor de las compilaciones: El corazón de Venezuela, patria y poesía, y de Poetas venezolanos en solidaridad con Palestina, Iraq y Líbano.

Fue director de la Revista Zona Tórrida (UC) y de REDVE (Red Nacional de Escritores de Venezuela).

 

Ciudad Valencia