combustible iraní robado a Venezuela

Más de un 1,1 millones de barriles de petróleo refinado iraní, perteneciente a los cuatro busques incautados en alta mar cuando se dirigían a Venezuela, fueron vendidos este jueves, anunció el Departamento de Justicia estadounidense.

«El propietario del barco transfirió el petróleo al gobierno y ahora podemos anunciar que Estados Unidos ha vendido y entregado ese petróleo», dijo el subsecretario de Justicia, John Demers, a través de un comunicado de prensa.

La Administración de Donald Trump se congratuló de «tomar los fondos confiscados con éxito de las ventas de combustible».

Esto, con el argumento de que el dinero obtenido por la venta de petróleo a Caracas supuestamente beneficiaba a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, la cual es considerada una «organización terrorista» en EE.UU.

Subsecretario de Justicia, John Demers.

Problemas de abastecimiento de gasolina

Venezuela está enfrentado problemas de abastecimiento de gasolina debido a las medidas coercitivas unilaterales del Gobierno de EE.UU., que afectan a su industria petrolera, ya que Caracas dependía de productos estadounidenses para el refinamiento del crudo.

El Gobierno de Nicolás Maduro, debido a estas medidas de Washington, acordó con la República Islámica de Irán el intercambio de combustible para abastecer al país suramericano.

No obstante, EE.UU. amenazó con enviar tropas al Caribe para interrumpir el avance de los buques iraníes, reseña Rusia Today.

El primero de los cinco buques cargados con combustible provenientes de Irán, arribó el pasado 23 de mayo, a las aguas territoriales de Venezuela; días después, un tribunal del Distrito de Columbia (EE.UU.) emitió una orden para incautar el producto.

 

Washington incautó cargamentos de combustible

Asimismo, el Departamento de Justicia de EE.UU. informó el pasado 14 de agosto que Washington había logrado «la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán», por un monto total de 1.116 millones de barriles de petróleo, que Venezuela ya había pagado.

Mientras, el pasado miércoles 28 de octubre, el presidente Nicolás Maduro calificó la acción de Washington como un «golpe duro» para la nación suramericana.

  • «EE.UU. se empeñó en perseguir la gasolina que estábamos importando. Inclusive nos robó tres millones de barriles [de petróleo] en agosto», dijo el mandatario.

Ataques a la refinería Amuay

Según las estimaciones del Gobierno Venezolano, el país tiene reservas de gasolina para 20 días, con la posibilidad de extenderse por 10 días más, ya que la nación está produciendo 30 % más de lo que consume y gracias a la importación de crudo de diversas regiones.

El pasado martes 27 de octubre, las instalaciones de la principal refinería del país, Amuay, fueron atacadas aparentemente por un misil a distancia.

Esta planta se encontraba en fase de mantenimiento preventivo para iniciar su arranque en los próximos días, a fin de aumentar la producción de gasolina en Venezuela.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, calificó el incidente como «un acto terrorista deliberado, debidamente planificado», que tuvo como objetivo «causar daños en objetivos estratégicos, como lo es esta planta».

 

 

Ciudad VLC/AVN