“En primera de Ennio Tucci” por Vielsi Arias

0
66
Vielsi Arias-columna Ciudad escrita-Ennio Tucci-En primera
Vielsi Arias Peraza autora de la columna Ciudad Escrita

“La crisis comenzó mucho antes de notarla y al darnos cuenta ya habían pasado cuatro años. La pareja se quedó sin espacio. La casa se nos llenó de juguetes por la sala, la escalera, la terraza y el comedor. Ahora solo queda este auto chocado que viaja con nosotros”…

No es muy recurrente en la literatura venezolana que los escritores hombres escriban abiertamente sobre sus heridas de amor, éste tema se ha reservado casi exclusivamente a las mujeres, pues el canon literario vincula más a las mujeres a estas temáticas intimistas, confesionales y amorosas. Sin embargo, En Primera de Ennio Tucci, novela con la obtuvo el premio VI Bienal Nacional de Literatura Rafael Zárraga, es una novela que fractura esta separación género-literutura y nos plantea abiertamente una ruptura contada desde el lugar de un personaje masculino que sale desmembrado de una relación amorosa.

 

En primera-Ennio Tucci-libro

La obra narra la historia de un hombre que emprende un largo viaje de Falcón a Mérida en un pequeño Volkswagen, acompañado de su madre y lo poco que el matrimonio dejó de la separación. Derrotado y sin recursos parte con el duelo por dejar a sus hijas y una vida de muchos años. Comenzar de nuevo siempre es un acto de incertidumbre.

La obra no sólo es una partida del lugar, sino también un viaje de retorno a sí mismo, ante la pérdida de identidad frente al amor desenfrenado. Su autor nos invita a reflexionar sobre la capacidad de resiliencia que tenemos los seres humanos en situaciones desdichadas. En una suerte de alquimia es el dolor lo que deja abierta la posibilidad de transformarlo.

Sin saber lo que depara el camino, el personaje parte con la certeza de que podrá llegar a su destino gracias a la solidaridad de amigos y conocidos del camino. La novela narrada en el contexto social y económico de crisis compleja del país, nos deja ver, por otro lado, dificultades cotidianas a las que se enfrentan los venezolanos en los últimos años, como consecuencia del bloqueo.

La precariedad de las condiciones de vida es trabajada desde una mirada resiliente y amorosa en la que se evidencia aquello que Luis Brito García denomina “el verdadero venezolano”: un ser solidario, empático, alegre, unido, sencillo, que pese a las circunstancias se sobrepone a la dificultad y sale adelante.

 

Ennio Tucci-En primera

 

La cotidianidad caótica es trabajada por Tucci desde el plano más íntimo en el que se devela el economismo de la situación que vive el país: escasez de alimentos, colapso de los servicios públicos, colas para echar gasolina, delincuencia organizada etc.

El Volkswagen a ratos toma el lugar del personaje principal, quien es desplazado por el vehículo para somatizar el dolor de estar literalmente en la quiebra. Representa al mismo tiempo, un país que en los últimos veinte años vivió unas de las oleadas más altas de los ciclos de la producción petrolera, lo que posibilitó una distribución de la riqueza, mejorando la calidad de vida de los venezolanos y dada la merma de recursos  su velocidad se redujo drásticamente.

El Volkswagen simboliza el rostro de un país en primera que día a día se sobrepone a la calamidad.

 

LEE TAMBIÉN: Desde un lugar llamado siempre, cartas de amor de Ramón Palomares

 

Sin duda la obra nos invita a reflexionar sobre la identidad de un sujeto masculino que necesita desconstruirse y expresar sin miedos sus propios dolores.

Pero más allá de las pequeñas historias que tejen el gran relato cotidiano (el mecánico que ayudó a cambiar el caucho, la novia infiel, los mangos de la carretera, los camiones asaltados, la cola de la gasolina, etc) el autor nos permite ver la identidad de un país profundo que emerge de la fatalidad, sin ánimos de apologías de la pobreza, dibuja el rostro de niños, mujeres y hombres que en silencio han cabalgado sobre la desesperanza.

 

***

 

Vielsi Arias Peraza, Venezuela 1982. Poeta, docente, investigadora, columnista y promotora cultural. Ha publicado: Transeúnte (2005), Los Difuntos (2010), con el que obtuvo la mención honorífica en poesía del Premio Nacional de Literatura Stefania Mosca; La Luna es mi pueblo (2012), Luto de los Árboles (2021) y Mandato de puertas (2022). Es miembro del Consejo de Redacción de la revista Poesía de la Universidad de Carabobo, miembro de WPM, capítulo Venezuela, y miembro del equipo promotor de la Escuela Nacional de Poesía de Venezuela.

 

Ciudad Valencia