»La dirigente revolucionaria considera que es necesario mantener el ornato y el paisajismo en el municipio, pero cree que es más importante generar las condiciones para que los servicios básicos funcionen »Fustiga a la familia Scarano por haber descuidado la seguridad de los habitantes de la localidad »Plantea trabajar con todos los sectores, independientemente del color político

 

De los tantos problemas que presenta el municipio San Diego, uno de los principales es la deficiencia en el suministro de agua potable. Para muchos analistas políticos, esta situación está circunscrita a la falta de planificación de los gobernantes locales, quienes habrían otorgado prebendas a las grandes inmobiliarias –sobre todo las que datan de poco más de una década– para edificar grandes urbanismos en la localidad sin tener en consideración un estricto control del hábitat.

 

«Ojalá que el pueblo de San Diego pueda darnos la confianza de que vamos a trabajar por mejorar y no por dañar nada».

 

De acuerdo a la concepción de la candidata a la Alcaldía de San Diego por el Gran Polo Patriótico (GPP), Dhéliz Álvarez, el otorgamiento de la permisología de rigor, por parte de la alcaldía, generó el colapso en las tuberías centrales proporcionadas por la Hidrológica del Centro (Hidrocentro). El rápido crecimiento población en una ciudad considerada “dormitorio” ha hecho que, a la misma vez, los servicios públicos no funcionen de manera correcta, pues no se previó esta situación, ni el incremento demográfico.

 

Para Álvarez, San Diego no debería presentar inconvenientes con este servicio, debido a las reservas hídricas (no contaminadas) con las que cuenta. Por ello, con apoyo de todos los sectores, plantea el rescate de los pozos para que la población pueda gozar de un servicio eficiente.

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina
Álvarez promete gobernar para todos los sandieganos

 

Modificación estructural

Frente a esta realidad, Álvarez, una abogada de profesión, cree que es necesaria una reorganización del municipio –con la anuencia del Gobierno Nacional y regional– que permita ampliar y optimizar las líneas de distribución de agua, electricidad, teléfono y gas.

 

En entrevista concedida a Ciudad VLC, la joven abanderada del chavismo promete, de llegar a ganar el próximo 10 de diciembre, prohibir la entrega de permisos para construir conjuntos habitacionales en lugares con suelos para otra utilidad.

 

“Al final, el problema del agua no es un tema de derecha ni de izquierda. Es un problema de todos. La electricidad y el alumbrado público tampoco es un tema de derecha ni de izquierda. Los gobernantes tenemos que estar al servicio de la gente”, manifiesta Álvarez, quien es fiel creyente de aquella máxima de que el alcalde debe gestionar las obras de impacto social para su localidad, más allá de sus áreas de actuación.

 

“Algunos dicen: ‘Mi competencia llega hasta acá’, y no hacen más de eso. Eso es un capricho político. Algunos creen que como el problema no es su responsabilidad, tampoco llaman a nadie para que lo resuelva. Al final, la población es la afectada”.

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina

Colapso en bloques

Álvarez, una exdiputada a la Asamblea Nacional, sostiene, además, que la desorganización en materia de infraestructura en San Diego ha desmejorado la calidad de vida de sus habitantes. Critica que no existan centros hospitalarios para atender la población actual ni tampoco suficientes escuelas y liceos para enfrentar la demanda existente. Esto, según ella, requiere de una articulación con el Ejecutivo Nacional para que se aprueben nuevos proyectos que den respuesta a estas necesidades, en función de evitar que las personas acudan a otros municipios en la búsqueda de estos servicios.

 

“La calidad de vida no es solamente la casa en buenas condiciones, sino, además, que tú puedas levantarte en una hora adecuada y que puedas llevar a tus chamos muy cerca. En San Diego, las madres y los padres deben levantarse a tempranas horas de la madrugada para poder llevar a sus hijos a municipios vecinos para que puedan estudiar. Hay un problema grave de matrícula escolar en el municipio y eso no es calidad de vida”.

 

—Pero la Alcaldía de San Diego no tiene el presupuesto necesario para atender estos problemas

—Eso es un tema de capricho político. Todos sabemos que las alcaldías no tienen el presupuesto para esto. Sin embargo, la Alcaldía de San Diego es la que más recaudación tiene después de Valencia. Es una alcaldía que tiene un parque industrial importante y que tiene ingresos propios importantes. Es la primera alcaldía que tiene 90% de recursos propios.

 

—¿Entonces estaríamos hablando de falta de voluntad política?

—¡Es falta de voluntad política! Porque, te repito, el empeño ha sido: ‘Yo mejor no hago nada para que la gente colapse, se moleste, vote contra el Gobierno y odie al chavismo’. Entonces, lo único que esta gente (se refiere a la familia Scarano) le ofrece a los sandieganos es ser antichavista, pero no solucionar los problemas.

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina
“No se trata de destruir nada sino de mejorar las cosas que se tengan a bien mejorar, porque esto es necesario para la gente”.

 

La autocrítica como norma

Otra de las limitantes que Álvarez trae al centro del debate es la falta de seguimiento a las obras impulsadas por Miraflores y que muchas de ellas, en la actualidad, se encuentran abandonadas.

 

Con un claro sentido de la autocrítica, asume que los módulos de Barrio Adentro I y los Centros de Diagnósticos Integral (CDI) deben ser reactivados y puestos al servicio de la colectividad para atender la salud, como un derecho irreversible del ser humano.

 

—¿Cómo harás para convencer a la mayoría opositora, de que el chavismo es la opción más viable para San Diego?

—Para muestra un botón: No hace falta ni siquiera que a la gente yo les vaya a hablar mal del actual gobierno municipal. Nosotros estamos promoviendo esperanza con acciones concretas. Venimos conformando un dúo, el gobernador Rafael Lacava y mi persona, para demostrar que San Diego puede mejorar, si todos nos ponemos de acuerdo.

 

Más allá de nuestras diferencias políticas, que existen, esto no puede traducirse en la desmejora de la calidad de vida de las personas. Los sandieganos me dicen: “Yo lo que quiero es que me resuelvan los problemas y sé que tú los puedes resolver”.

 

—Anteriormente, cualquier candidato chavista recorría una calle de San Diego y, por lo menos, le lanzaban un tomate. ¿A ti cómo te han recibido?

—¡Excelente! No me han dicho nada malo. Los insultos han sido sólo por redes sociales, con cuentas hasta falsas. Nosotros estamos llevando un mensaje de esperanza, un mensaje de que es momento de reconciliación, de entender que más allá de que pensemos distinto se deben respetar nuestras diferencias. Las diferencias no pueden llevar a odiarnos, a asesinarnos, a secuestrarnos porque si eso sigue ocurriendo lo que va a pasar es que nuestra calidad de vida seguirá desmejorando.

 

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina
La dirigente revolucionaria aclaró que el control de la Policía de San Diego lo tiene la alcaldía y no el Gobierno Nacional.

 

Seguridad en marcha

Al ser consultada sobre los planes de prevención, Álvarez consideró necesario elaborar procedimientos efectivos en materia de seguridad, debido al incremento de las actividades delictivas en los últimos años dentro de San Diego. Por esta razón, planteó la creación de una sede para el monitoreo durante las 24 horas, a través de cámaras que se instalarán en puntos claves, para atender cualquier contingencia que se pueda presentar.

 

Otro de los aspectos esbozados por la candidata es el referido a la creación de una policía vecinal, que mantenga contacto directo con las comunidades, además de un grupo formado para brindar atención a las universidades y centros escolares que existen en la localidad.

“En nuestros planes está retomar la Policía de San Diego, porque en algún momento sí fue buena, no podemos negar eso”, reconoce.

 

El gobernador Lacava me llamó y me dijo que quería que yo asumiera la candidatura de San Diego. Resaltó mi experiencia en lo político y me solicitó que asumiera la candidatura y yo la asumí

Álvarez aclaró que en algún momento el cuerpo policial fue intervenido por el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz por espacio de dos meses, debido a irregularidades en su dirección, pero que en la actualidad está bajo el control del ayuntamiento local.

 

“Cuando la intervinieron hicieron el escándalo, pero cuando la retomaron no dijeron nada”, fustiga.

 

—Pero la familia Scarano asegura que San Diego es el municipio más seguro de Carabobo.

—La verdad es que este es un gobierno que descuidó la seguridad de los sandieganos. Nosotros, con el gobernador Lacava, realizamos un plan de seguridad, “El Carro ‘e Drácula”, para poner orden en el municipio, porque nosotros tenemos que acabar las mafias que hay allí. La delincuencia se ha apoderado de todo el municipio porque ha sido abandonado.

 

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina
«Venimos conformando un dúo, el gobernador Rafael Lacava y mi persona, para demostrar que San Diego puede mejorar, si todos nos ponemos de acuerdo».

 

De lo imposible… ¿a lo posible?

En Carabobo, no es un secreto que San Diego es un bastión de la oposición. Los resultados electorales en los últimos 18 años así lo confirman.

 

A pesar de la división existente en la derecha, en la que tres candidatos se disputan el “tiro al suelo” y otros llaman a la abstención, para las fuerzas revolucionarias no es fácil conquistar este espacio, aun cuando las condiciones para el chavismo jamás habían sido tan favorables como ahora.

 

Dhéliz Álvarez Ciudad VLC Foto Sebastián Molina

“Al final, el problema del agua no es un tema de derecha ni de izquierda. Es un problema de todos. La electricidad y el alumbrado público tampoco es un tema de derecha ni de izquierda. Los gobernantes tenemos que estar al servicio de la gente”

Una de las fortalezas con las que cuenta Álvarez obedece a la situación caótica vivida recientemente con las denominadas guarimbas. Esta situación produjo un rechazo adicional a la actual gestión local de Rosa Brandonisio, de acuerdo a los sondeos elaborados por diferentes encuestadoras regionales y nacionales.

 

“Ellos (se refiere a la familia Scarano) han pensado, de manera equivocada, que así ganan votos, pero el sandiegano está molesto con esta gestión porque los ha abandonado”, manifiesta la dirigente revolucionaria.

 

Los estudios reflejan que la mayoría de la población desea mantener los canales democráticos para dirimir las diferencias ideológicas, al tiempo que rechazan la violencia como mecanismo para alcanzar el poder político.

 

—Muchos se preguntan cómo surgió tu candidatura, ¿fue impuesta por Ameliach o por Lacava?

—Yo soy integrante del equipo político estadal del PSUV y realmente no tenía previsto asumir ninguna candidatura, porque yo venía dedicándome al tema de las mujeres y los movimientos feministas. El gobernador Lacava me llamó y me dijo que quería que yo asumiera la candidatura de San Diego. Resaltó mi experiencia en lo político y me solicitó que asumiera la candidatura y yo la asumí.

 

Es un gran reto asumir el municipio San Diego, sabiendo las particularidades electorales de allí, pero estoy muy contenta, me siento muy agradada con los compañeros que forman parte del equipo, me siento agradada con el sector independiente y el sector opositor que quiere cambios y sueña con quedarse en su país, ver desarrollo industrial.

 

Ojalá que el pueblo de San Diego pueda darnos la confianza de que vamos a trabajar por mejorar y no por dañar nada. Creemos en lo bonito. El ornato, que es hermoso, lo vamos a mantener, pero hay muchas cosas que mejorar dentro de nuestras comunidades.

 

—Eso se le ha criticado mucho a determinados alcaldes chavistas, que han descuidado en mantenimiento de las áreas verdes y el ornato. ¿Crees que eso no es importante?    

—Todo es importante. No se trata de destruir nada sino de mejorar las cosas que se tengan a bien mejorar, porque esto es necesario para la gente.

 

Oswaldo López Martínez @OswaldoJLopez/Ciudad VLC

Fotos: Sebastián Molina

1 Comentario

Deja un comentario