Historia y Memoria: «Bolívar y Marx», por Ángel Omar García González

0
252
Ángel Omar García González-Historia y memoria-4F-Hugo Chávez-rebelión militar
Ángel Omar García González: autor de la columna de Ciudad Valencia "Historia y Memoria"

Historia y Memoria / Bolívar y Marx

 

Amigas y amigos, constructores de sueños, forjadores de esperanzas. El texto biográfico que Carlos Marx escribió sobre el Libertador Simón Bolívar en 1857 ha sido durante largo tiempo motivo de debates y controversias, debates que están fundamentados en la nada favorable evaluación que, de la vida y obra del Padre de la Patria, realizó el reconocido pensador alemán.

Una discusión que parece no cesar, entre otras razones, por ser Marx uno de los padres del pensamiento filosófico en que se sustenta la lucha contra el capitalismo; así como, por el carácter revolucionario y antiimperialista que se le atribuye al pensamiento y la obra del Libertador.

 

Objeto de atención y debate

Hacia mediados del siglo XIX la vida y obra del Libertador Simón Bolívar había trascendido la imagen de derrota propagada por sus enemigos y simbolizada en la disolución de Colombia, el extrañamiento de su suelo natal y su solitaria desaparición física. En su propia patria, sus otrora adversarios debieron desdecirse de sus palabras y actuaciones para escribir proclamas y pronunciar discursos que estaban muy distantes de los escritos llenos de odio, de las difamaciones y descalificaciones que se le adjudicaron en sus últimos años de vida.

A poco más de una década de su desaparición física, sus restos eran repatriados en medio de ceremonias solemnes revestidas de la mayor pomposidad, en tanto que su figura era objeto de un fervor popular que se acrecentaría con el tiempo. En los círculos políticos e intelectuales de Europa la gesta emancipadora latinoamericana en general, y la acción política y militar de Bolívar en particular, eran objeto de atención y debate, generando gran curiosidad e interés por conocer la vida y obra del ilustre caraqueño.

Fue en este contexto que Charles Anderson Dana, un periodista y escritor norteamericano quien fundó en 1857 la New American Cyclopedia, una publicación de carácter informativo educativo que procuraba mostrar al público la vida y obra de destacados personajes; solicitó a Marx y Engels colaborar con la publicación de varios artículos. El sabio alemán, quien había nacido en 1818, emprendió entonces la tarea heurística que lo condujo a forjarse una imagen del héroe suramericano. El problema surgió porque las fuentes en las que Marx abrevó para documentar la vida y obra de Bolívar, estuvieron basadas, primordialmente, en sus detractores. De allí que el escrito haya resultado profundamente polémico y carente de rigurosidad histórica.

 

Evidente prejuicio

Una de las fuentes utilizadas por Marx fueron las memorias escritas por Gustavus Hippisley, un militar que vino a ofrecer su concurso en favor de la independencia junto a la llamada Legión Británica, prestando servicio militar en Guayana y Apure en 1817. Con él Bolívar tuvo duros enfrentamientos fundamentados en dos razones: la primera fue que el Libertador se negó a reconocer el monto de unos gastos, insuficientemente justificados y respaldados, que decía haber generado el traslado a América de él y sus tropas tras el acuerdo suscrito en Europa con Luis López Méndez, quien en nombre de la causa patriota contrataba mercenarios para luchar en favor de la independencia. Segundo, no le fue otorgado el grado de general que aspiraba.

Esta situación, sumada a desavenencias e intrigas en las que se vio envuelto, lo convencieron, finalmente, de solicitar autorización para abandonar el ejército y regresar a Europa, desde donde escribió unas memorias cargadas de odio y resentimiento contra el Libertador.

Además de Hippisley, otra fuente utilizada por Marx fue el trabajo de Ducoudray Holstein, un militar de origen alemán que prestó servicio en el Caribe, Nueva Granada y Venezuela. Se unió al ejército libertador en la llamada Expedición de los Cayos de 1816, comandada por Bolívar y cuyo fracaso militar sirvió para poner en cuestionamiento la autoridad y capacidad militar del Libertador. Con base en esta contingencia Holstein intrigó contra Bolívar, razón por la cual fue licenciado del ejército. Se dedicó, entonces, a recopilar toda clase de chismes y noticias que mal ponían al Libertador. Finalmente terminó escribiendo un texto titulado: Memoirs of Simón Bolívar, president Liberator of the Republic of Colombia and of his principal Generals, que fue otra de las referencias utilizadas por Marx.

La tercera fuente de importancia fueron los escritos de John Miller, militar de origen británico que tuvo actuación en Argentina y Perú. Profundamente monárquico, su visión del proceso de independencia apuntaba a que las nacientes Repúblicas terminaran estableciendo alianzas comerciales que favorecieran a Gran Bretaña. Aspiraba que Bolívar lo designara cónsul de Colombia en Londres lo cual nunca ocurrió. A diferencia de los otros escritos, el trabajo de Miller se distancia de las descalificaciones y falsedades que caracterizan los textos de Hippisley y Holstein, sus críticas están dirigidas a los planes y proyectos políticos promovidos por Bolívar y en sus valoraciones guarda gran respeto por el prócer venezolano, considerándolo un héroe merecedor de la gloria. Quizás por ello fue una fuente de menor valor en el juicio que Marx se formó sobre el Padre de la Patria.

Lo cierto es que con todos Bolívar tuvo grandes diferencias y todos realizaron escritos en su contra. Fueron estas las fuentes utilizadas para escribir la polémica biografía, un texto que evidencia el gran desconocimiento que el pensador alemán tuvo sobre el complejo proceso de independencia hispanoamericano y venezolano en particular, así como, el evidente prejuicio hacia su biografiado. En realidad, más que una biografía sobre un personaje histórico, se trató de un verdadero juicio político contra la figura del Libertador, en el que Marx no escatimó adjetivos como: “cobarde”, “canalla”, “miserable”, “dictador”, entre otros; los cuales merecieron el cuestionamiento del editor Charles Dana, por su evidente falta de imparcialidad, ya que el escrito estaba muy distante del contenido que suele caracterizar este tipo de publicaciones.
Sin embargo, a pesar de esto, como muy bien lo ha enfatizado el historiador Vladimir Acosta, lo importante es destacar que Marx escribió obras mucho más importantes y documentadas que ésta, que le han valido el reconocimiento como uno de los pensadores indispensables de la Modernidad, y Bolívar está muy lejos de ser el personaje que pretendió mostrar el autor de El Capital.

 

Más de Historia y Memoria: «Manuel Piar», por Ángel Omar García

 

***

 

Ángel Omar García González (1969): Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales, y Magister en Historia de Venezuela, ambos por la Universidad de Carabobo, institución donde se desempeña como profesor en el Departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Educación. En 2021 fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Alternativo por la Columna Historia Insurgente del Semanario Kikirikí. Ganador del Concurso de Ensayo Histórico Bicentenario Batalla de Carabobo, convocado por el Centro de Estudios Simón Bolívar en 2021, con la obra “Cuatro etapas de una batalla”. Es coautor de los libros “Carabobo en Tiempos de la Junta Revolucionaria 1945-1948” y “La Venezuela Perenne. Ensayos sobre aportes de venezolanos en dos siglos”.

 

Ciudad Valencia