El Bolero es un género que nació en Cuba y se enraizó en latinoamérica entera gracias a recordados interpretes que marcaron su huella en el mundo, y es por ello que Hoy Suena en Ciudad VLC: Felipe Pirela «El Bolerista de América».

Felipe Antonio Pirela Morón, nace en Maracaibo, Venezuela un 4 de septiembre de 1941, falleciendo en San Juan, Puerto Rico el 2 de julio de 1972, mejor conocido como Felipe Pirela.

 

Desde niño, ya mostraba interés en el canto siendo apoyado por su madre tanto en el aprendizaje musical, como en sus primeras actuaciones en radio.

 

De hecho, a los 13 años de edad, junto a dos de sus hermanos y vecinos del barrio maracaibo El Empedrao, conforma la agrupación Los Happy Boys que tocaba en diversos locales de Maracaibo boleros puestos de moda por intérpretes tales como Alfredo SadelOlga Guillot y el chileno Lucho Gatica.

 

 

Felipe Pirela, un talento con futuro

En 1957 trabaja en los espacios radiales de una radioemisora de Maracaibo e incursiona en un espacio de aficionados en un show televisivo que entonces transmitía la televisora Radio Caracas Televisión, obteniendo el tercer lugar.

El hecho de que las empresas televisoras venezolanas aun carecieran de equipos de grabación de video, impidió que sus primeras actuaciones quedaran registradas para la posteridad.

 

Al año siguiente, es uno de los primeros artistas que actuaban en la primera televisora regional venezolana, la zuliana Ondas del Lago TV de efímera existencia.

Regresa a Caracas, en julio de 1958 y actúa en locales nocturnos, además de la emisora Radio Caracas Radio.

Afortunadamente, estas incursiones radiales sí fueron grabadas tanto por la emisora radial, como por aficionados. Dichas grabaciones verían la luz pública en el año 2006.

Al regresar a Maracaibo, en 1959 es contratado por la orquesta Los Peniques, con la cual se inicia como profesional. Sin embargo, su tránsito por esta orquesta no tuvo mayor relevancia grabando apenas dos canciones en el único álbum grabado con esta agrupación en 1960, titulado Carnaval con Los Peniques.

 

Felipe Pirela con la Orquesta Billo’s Caracas Boys

El músico, director y arreglista dominicano Billo Frómeta, logró en 1960 rearmar su orquesta Billo’s Caracas Boys luego de resultar a favor una sanción impuesta por la Asociación Musical de Venezuela.

Recibió por muchas vías recomendaciones del joven cantante. Le ubicó, habló con Edgar Pirela, hermano de Felipe quien fungía de su representante artístico, le probó y le firmó el 14 de junio de 1960.

Felipe Pirela
En la Orquesta Billo’s Caracas Boys

 

El debut se pautó para el 25 de junio, pero un atentado terrorista contra el entonces presidente constitucional de Venezuela, Rómulo Betancourt, impidió toda actividad pública. Pirela debutó con Billo el 2 de julio de 1960. Junto al novel intérprete, fue contratado un importante grupo de músicos y otro cantante marabino llamado José Rafael «Cheo» García Añez.

 

Con la orquesta Billo’s Caracas Boys, las voces de Felipe Pirela y Cheo García adquieren gran prestigio, individualmente, y en conjunto en los mosaicos (popurrís de canciones bailables) creados por Billo Frómeta.

Con esta orquesta, Felipe Pirela disfrutó de amplia popularidad, lo que hacía que en sus presentaciones se produjeran manifestaciones de grandes cantidades de público y se agotaran rápidamente las entradas a los bailes.

El joven intérprete tenía ahora una legión de seguidoras importante, puesto que el bolerista más popular hasta entonces (el venezolano Alfredo Sadel) abandonaba su país natal y se dedicaba al canto operático.

 

Hoy Suena en Ciudad VLC Felipe Pirela y más de su trayectoria musical

En 1967 cumplió compromisos en Venezuela, México, Estados Unidos y Canadá (en la ciudad de Montreal).

En México, durante una gira, realizó su primer y único disco con guitarras titulado Boleros Con Guitarras en el cual fue acompañado por el guitarrista Benjamín Correa y los restantes integrantes del trío Los Tres Caballeros y en diciembre de ese año, representa a Venezuela, junto a la cantante y actriz Lila Morillo en el Segundo Festival Latinoamericano de la Canción Popular, realizado en Miami, donde obtuvo el séptimo lugar.

 

Su segunda y última participación en festivales de canto se dio en 1969, en la primera edición del Festival de la Voz de Oro de Venezuela, realizado en Barquisimeto.

 

Decidió entonces residenciarse en Estados Unidos y por ello liquidó sus compromisos discográficos en Venezuela. Tenía entonces, la intención de crear su propia empresa discográfica, pero este proyecto nunca fue llevado a la práctica.

 

Le esperaba un destino fatal

Sumido en una fuerte depresión a causa del divorcio de su esposa y de la amarga disputa por la custodia de su hija, se marchó de Venezuela y se radicó en Puerto Rico, donde fue asesinado el domingo 2 de julio de 1972, cuando regresaba al Hotel Borinquen Towers en San Juan, luego de una actuación en el centro nocturno «Molino Rojo«, ubicado en Caguas.

Eran las nueve de la mañana del domingo 2 de julio cuando Felipe Pirela se desplazaba por la zona hotelera de Isla Verde, frente al Hotel Cecilia`s Place, Calle La Rosa, a cuatro metros de la entrada de ese hotel y a unos 10 kilómetros de San Juan.

Desde un automóvil en marcha efectuaron disparos en contra del cantante, recibiendo éste varios impactos en el cuerpo. Cayó mortalmente herido al pavimento. Fue auxiliado y trasladado al Hospital Presbiteriano de Santurce, donde ingresó sin signos vitales debido a que uno de los proyectiles le había perforado la arteria aorta. Pirela contaba en ese momento con 30 años de edad.

El cadáver fue identificado horas más tarde por Tony Chiroldes, promotor de espectáculos y por Francisca Berrío, periodista puertorriqueña, quien era la pareja del artista y encargada de sus relaciones públicas en el momento de su asesinato.

Diez días después del homicidio, la Policía de San Juan capturó y responsabilizó del asesinato a Luis Rosado Medina, un mafioso con un extenso prontuario delictivo, quien aseguró que había matado a Pirela porque no le había pagado los estupefacientes que le había vendido a crédito; según declaró después: «Pirela me debía cinco mil dólares en cocaína, por eso decidí matarlo».

 

TAMBIÉN TE INTERESA LEER: HOY SUENA EN CIUDAD VLC: QUE BUENO BAILA USTED DE BENNY MORÉ

Ciudad VLC / Wikipedia