Por Saúl Ortega: La coyuntura y sus elementos

0
48

Por Saúl Ortega: La coyuntura y sus elementos

La coyuntura política actual esta caracterizada por la situación internacional por un lado y por elementos de orden interno.

El modelo de dominación que surgió de los vencedores después de la segunda Guerra Mundial hace años entró en una crisis insostenible, la caída del muro de Berlín y con ello la Unión Sovietica y todo el modelo que avanzaba en Europa del Este es una de sus manifestaciones.

Pero tampoco se sostuvo el advenimiento de un mundo unipolar, las instituciones que han servido como instrumento de dominación tampoco son garantía de la hegemonía estadounidense, la pandemia como un elemento globalizante que ha roto con los cálculos de más de un estratega.

Lo cierto es que vivimos una recesión que ya se veía venir y que se agrava con el Covíd-19.

Pero la pandemia no ha sido obstáculo para los planes guerreristas del Sr. Trump y sus aliados, en nuestro caso estamos sometidos a una brutal agresión en todos los órdenes.

El bloqueo a nuestra economía hace estragos en la vida cotidiana de las y los venezolanos, deteriorando la calidad de vida y anulando muchos de los beneficios logrados con el proceso de la Revolución Bolivariana: el salario, educación, salud, vivienda, servicios, que durante años fue un privilegio para algunos y sin discusión se había logrado convertir en derecho de todos.

 

Es perverso manipular esta verdad incuestionable por las estadísticas y lo vivido recientemente, hoy concurrimos a una mueva Eleccion Parlamentaria atípica dentro de la pandemia que es letal, sin duda, pero que obligados por las circunstancias de trabajar, buscar comida, medicinas y otras necesidades nos vemos obligados a desafiarla todos los días.

También iremos a votar desafiando la pandemia, pero también las amenazas, las agresiones, el bloqueo; y es una gran oportunidad de votar contra los agresores y quienes celebran las penurias y necesidades a la que estamos sometidos.

Contra quienes han alterado la paz en estos años, quienes gobernaron por años invisibilizando al pueblo, y quienes hoy nos niegan a tomar nuestro propio destino, son estos sectores los que no nos perdonan el atrevimiento de cambiar el rumbo sin destino cierto que llevaba la Patria.

La democracia no es una palabra hueca, o es con justicia o no es, con derechos para todos, con inclusión en lo político, en lo económico y social. Nuestros adversarios parten de la premisa siguiente, ‘si la gente esta molesta por las colas, y la crisis en los servicios y en algunos casos la carencia de estos, entonces votara por la oposición como hicieron muchos en 2015’.

La rabia y el descontento a veces doblegan la memoria y la consciencia, pero esta campaña atípica nos da la oportunidad de la conversa entre nosotros, recrear de donde venimos y qué aspiramos como futuro de nuestros hijos y nietos, sabemos que con ellos no hay futuro porque ya gobernaron muchos años y no tienen la voluntad política para que el pueblo sea sujeto protagónico en su destino, este tiempo amargo pasará y lo bueno está por venir, pero eso será posible si el pueblo tiene el poder para garantizarlo.

No será implorando a los poderosos, es construyendo un camino de esperanzas que no será fácil, ni ausente de sacrificios, la riqueza social solo la distribuirá con justicia un gobierno revolucionario del pueblo.

Ese es hoy nuestro punto de apoyo para lo que vamos a construir, dudar es perdernos y ellos no perdonan nuestras debilidades, vamos a ganar la nueva mayoría legislativa para recuperar lo que nos han anulado y vamos por más.

Restituir nuestros derechos y avanzar en una sociedad que nos garantice mayor felicidad social, y mayor estabilidad política a nuestro destino histórico.

 

Por Saúl Ortega: La coyuntura y sus elementos

 

TAMBIÉN TE INTERESA LEER: POR JORGE ARREAZA: LA PAZ ES EL ÚNICO CAMINO

Saúl Ortega / Ciudad VLC