José Carlos De Nóbrega-salmos y proverbios-Gustavo Fernández Colón

Una y nos vamos (Giraluna, 2021) es el primer poemario de la escritora María Eugenia Acero Colomine, luego de once años de trabajo denodado e intenso. El discurso de Acero apuesta no sólo por la brevedad del verso libre sino también por la variedad temática y de los registros discursivos. Destaca el tratamiento humorístico, algo poco común en la poesía escrita por las mujeres en Venezuela. Hay juegos con la mixtura de géneros como el haiku, el aforismo y el epigrama. Se nos antoja una bitácora poética muy puntual, desprovista de artificios y ampulosidad en el estilo y el fondo.

Pyramid no sólo apela al caligrama y homenajea a Juan Calzadilla, también propone un poema objeto que se ve y se siente cansancio existencial, como la subida de Trotsky y Frida Kahlo a la cúspide de una pirámide azteca, en la consolidación de un amor furtivo y libre. Naturaleza no es elogio verde ni panteísta bucólico, muta en jalón de orejas satírico de una forma pasiva y alienada de vivir.

Fruta suena a haiku caníbal, tanto como la pintura erótica y explosiva del japonés Utamaro. Unos y otros somos cestas de frutas frescas a disposición de la líbido del Otro, consolidando una vocación de vida salvaje. Asimismo Sangre, un poema de ropas desgarradas por las aspas afiladas y posesas que quiebran el hastío del domingo y lo revierten en día de resurrección.

Los hay también filosóficos a lo Nietzsche, dada su índole controversial en aforismo afilado como daga escondida bajo la manga: No debe ser / El deber ser. / El ser / debe / Ser. La existencia con sus contingencias y paradojas, hace trizas una ética zombie que nos reseca.

El conjunto abomina del detritus de este siglo recluido en la Pandemia de ser humano, para vindicar las marchas a contracorriente, si bien escabrosas, flujo de libertad propia en sintonía agonística con el Prójimo.

 

LEE TAMBIÉN: “DEL EGOTISMO DE BOLÍVAR”

 

La polifonía discursiva radica tanto en la confederación de almas que lleva cada quien consigo y, en especial, esa terca predilección por la Poesía hecha Torre de Babel magnífica, sea el alemán, el inglés o el portugués. No se acuerdan de Gottfried Benn, Elizabeth Bishop y Fernando Pessoa? El multilingüismo sugiere donde abreva la voz poética, no es un mero exhibicionismo narcisista.

El poema Carnaval resulta una carnavalización de la voz y el habla caraqueña con absoluta impunidad. No en balde Armando Reverón conoció a Juanita en medio de la comparsa tropical.

Pulse Aceptar se nos muestra poema objeto satírico que nos demuestra que seguimos viviendo el Medioevo en la Post Modernidad, sólo que se extraña  la magia y el desparpajo de la poesía goliarda, de la que nuestra poeta es digna heredera.

El conjunto poético es un laberinto de textos en el que se disfruta el extravío, pues su impacto lúdico y existencial femenino nos enamora y atonta con bien como la gestualidad hipnótica de la muy hermosa cobra.

 

***

 

José Carlos De Nóbrega es un ensayista y narrador venezolano (Caracas, 1964). Licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo (UC). Ha publicado los libros de ensayo Textos de la prisa y Sucre, una lectura posible, ambos en 1996, y Derivando a Valencia a la deriva (2006). Fue director de la revista La Tuna de Oro, editada por la UC. Forma parte de la redacción de la revista Poesía, auspiciada por la misma casa de estudios. En 2007 su blog Salmos compulsivos obtuvo el Premio Nacional del Libro a la mejor página web. En el año 2021 ganó el concurso de Ensayo de la VII Bienal Nacional de Literatura Félix Armando Núñez y el concurso de Crónica de la V Bienal Nacional de Literatura Antonio Crespo Meléndez, convocado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, por intermedio del Centro Nacional del Libro (Cenal) y la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

 

Ciudad Valencia