La palabra de hoy: «CALICHE», por Aníbal Nazoa

0
139
Aníbal-Nazoa-jet

En la jerga de los periodistas venezolanos, una de las voces de uso más frecuente es caliche.

Se denomina así a la información de poco valor, la noticia ya publicada por la competencia, o alargada con tonterías para rellenar; todo eso es un caliche, como lo es también el trabajo de poca monta que el jefe de redacción encarga a un reportero o cronista simplemente para mantenerlo ocupado y que el aludido generalmente rechaza con frases como “¡qué va, yo no manejo caliches! o “tírale ese caliche a otro, yo estoy muy ocupado”.

Caliche, en sentido directo, es un derivado de cal muy usado por los trabajadores de la construcción, un término ya de por sí despectivo puesto que se refiere al residuo de la lechada de cal y también a cualquier piedra menuda que se cuele en el barro o la mezcla.

Su ingreso en el argot periodístico se atribuye al recordado Caballo Acosta, un gran periodista muy querido en el gremio por su competencia profesional y su compañerismo.

El Caballo acuñó el término cuando se distinguía como uno de los fundadores del diario Últimas Noticias, allá por los años cuarenta.

Lo contrario de un caliche es un tubazo. Todo periodista venezolano que se respete se siente obligado a lograr por lo menos un tubazo diario. El tubazo, claro, es la exclusiva, la revelación, la “noticia bomba”, que obviamente se llama así porque sirve para pegárselo por la cabeza a los rivales, con ánimo no guerrerista sino de sana competencia.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: «CALÉ», POR ANÍBAL NAZOA

 

Con esta información no esperamos haber dado ningún tubazo, pero tampoco creemos que sea tan pobre como para merecer el calificativo de caliche.

 

***

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad VLC