La palabra de hoy: SERMÓN, por Aníbal Nazoa

0
151
Aníbal Nazoa-yuca

Por lo regular, cuando oímos la palabra sermón la entendemos sólo en uno de sus sentidos, aquel que en su primera acepción le da el Diccionario: “Discurso cristiano u oración evangélica que se predica para la enseñanza de la buena doctrina, para la enmienda de los vicios, o en elogio de los buenos para la imitación de sus virtudes”; es decir, tendemos a pensar que sólo los curas pueden pronunciar sermones.

Sin embargo, sermón tiene otros significados más mundanos, por así decir, tal como se comprende al examinar su etimología: Sermón, que también significa simplemente conversación, diálogo o discurso, es derivado del latín sermo, conversación, discusión y habladuría, por referencia esto último a lo que se dice de alguien.

 

LEE TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: SEÑOR, POR ANÍBAL NAZOA

 

Como también quiere decir manera de hablar, lenguaje, estilo, los romanos, que llamaban a su lengua sermo latinus, se referían al lenguaje culto como sermo urbanus, que aparte de urbano o relativo a la ciudad equivale a cortés, fino, distinguido. Recordemos de paso y en homenaje al renombrado maestro Carreño, que de este urbanus proviene la famosa urbanidad, urbanitas en el idioma del Lacio.

No nos podemos despedir, naturalmente, sin recordar que en el lenguaje cotidiano un sermón es un regaño o reprimenda, variablemente larga, fastidiosa y de poca “utilidad”, pues según nuestra propia experiencia es poco lo que se gana con sermonear, sobre todo a los muchachos de ahora, a quienes los sermones les entran por un oído y les salen por el otro.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad Valencia