La palabra de hoy: VÁNDALO, por Aníbal Nazoa

0
170
Aníbal-Nazoa-yesquero

La palabra de hoy es bastante popular, y por razones no muy agradables que digamos, como lo comprenderán al sólo oírla pronunciar: vándalo.

No es necesario extenderse demasiado en la explicación de su significado. El vándalo, digamos más bien los vándalos, porque se usa más en plural, son las personas –si se pueden llamar personas– aficionadas a destruir, a dañar, a maltratar todo aquello que es querido, respetado o útil para los demás. El Diccionario define al vándalo como “El que comete acciones o profesa doctrinas propias de gente inculta, forajida y desalmada”.

Para dar con el origen de este término tan inquietante es preciso remontarse muy atrás en la historia, a los tiempos de la decadencia del Imperio Romano. Porque en verdad los vándalos “los originales”, vamos a decir, eran un pueblo germánico, uno de los tantos llamados bárbaros, que invadieron el Imperio en los primeros siglos de nuestra era.

Ellos vivían en varios puntos de Europa y tenían su asiento principal en el noreste de ese continente. Según se dice eran unos guerreros tan feroces y tan dados al pillaje y la destrucción que su nombre quedó como sinónimo de todas las cosas horribles que se quieran imaginar.

A lo mejor no eran peores que cualquier otro de aquellos pueblos bárbaros –los suevos, los ostrogodos, los burgundios que eran sus compañeros de correrías (para no hablar de Olafo el amargado)– o que los propios romanos, que también tenían lo suyo aunque hablaran latín. Pero, en fin, ellos cargaron con la fama y «al que le caiga la chupa”.

 

LEE TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: VAMPIRO, POR ANÍBAL NAZOA

 

Los vándalos, principalmente empujados por los hunos, se lanzaron sobre la Galia, que de paso devastaron, y se establecieron en España, donde dieron origen al nombre de Andalucía, a la que los árabes llamaban AlAndalus, tal vez por decir “tierra de los vándalos”. De aquí pasaron al norte de África y fundaron un reino que se extendía desde lo que hoy es Túnez hasta Marruecos. En el año 455 saquearon Roma y en el 533 su reino fue vencido por el general romano Belisario.

Más importante en realidad que la propia voz vándalo, son sus tremendos derivados: vandálico y vandalismo. Las guerras, las catástrofes naturales y las conmociones políticas por lo regular van acompañadas de actos de vandalismo.

Aunque también hay un vandalismo cotidiano, en pequeña escala: el que practican quienes dañan los teléfonos públicos, rompen los faroles de calles y plazas o se introducen en bibliotecas y museos armados de hojillas para rasgar libros y cuadros. O los que destruyen el ambiente en nombre del ‘‘progreso”.

 

***

 

Tomado del libro “La palabra de hoy / Programa radial” (Cenal, 2014)

Autor: Aníbal Nazoa González (Caracas, 12 de septiembre de 1928 – Ibíd., 18 de agosto de 2001) poeta, periodista y humorista, considerado «uno de los escritores venezolanos que mejor retrató el siglo XX».

 

Ciudad Valencia