La palabra de hoy: ZANAHORIA, por Aníbal Nazoa

0
256
Aníbal Nazoa-zanahoria

Entre los vegetales más prestigiosos que entran en nuestra dieta figura la zanahoria, tan agradable a la vista como al paladar, sea en ensalada, sea como ingrediente de cualquier sopa o como simple adorno de algún plato.

Pero aparte de ser un placer para la vista y para el gusto, la zanahoria se distingue por su valor nutritivo, sobre todo como fuente de caroteno, por la provitamina A que el organismo transforma en vitamina A, indispensable para el desarrollo óseo, para la agudeza visual y para proteger los tejidos de las infecciones.

La zanahoria es una planta de la familia de las Umbelíferas (la misma del apio y el perejil) originaria de Afganistán y cultivada desde muy antiguo en torno al Mediterráneo y en China por lo menos desde el siglo XIII. En la actualidad es un cultivo cosmopolita. Las mejores zanahorias de Venezuela se dan en las tierras altas.

En cuanto al nombre de esta maravillosa planta, la palabra zanahoria es de origen árabe; viene de safanúriya, una voz perteneciente al árabe vulgar y posiblemente de procedencia extranjera, tomada por los árabes de algún otro idioma.

 

LEE TAMBIÉN: LA PALABRA DE HOY: ZÁBILA, POR ANÍBAL NAZOA

 

Pero para evitarnos complicaciones vamos a quedarnos por aquí haciendo referencia al novísimo uso venezolano de zanahoria: entre las nuevas generaciones de nuestro país, especialmente en los bajos fondos, se llama zanahoria a la persona sana, de buena conducta, que no tiene vicios, en particular a la que no consume drogas. Tal vez se trate de una modificación humorística de sano.

Es casi seguro que este zanahoria venga del lunfardo, aunque en la Argentina no tiene el significado de sano o virtuoso, sino el de tonto, babieco, bobo.

Una observación final: entre las pocas cosas buenas que las “comiquitas” o historietas han dado a nuestros niños se cuentan las espinacas de Popeye y las zanahorias de Bugs Bunny, el Conejo de la Suerte.

 

Ciudad Valencia / AVN