La resistencia como nuevo estilo de vida del venezolano

0
514
La resistencia como nuevo estilo de vida del venezolano

La resistencia es algo que caracteriza al venezolano, tiene una sorprendente (y envidiable para algunos) habilidad para amoldarse, como si de una masa de manejable arcilla se tratase, a las situaciones por diversas y duras que esta sean para, al fin y al cabo, hacerla parte de su vida cotidiana y así superarla sin mayores traumas.

 

Como ejemplo se puede decir que aprendió a rehacer la tradicional y distintiva arepa, pero esta vez de las formas más variadas y pintorescas posibles, con yuca, plátano y pare usted de contar.

 

Si hablamos de otros rubros como el café, el maíz tostado y otros granos se convirtieron en alternativas viables, que lejos de ser degradantes, o antihigiénicas, enriquecieron la inventiva y creatividad del noble e irreductible Pueblo de Bolívar.

 

Y todo esto en el marco de una guerra atípica basada en los  absurdos de un enemigo que se cree dueño del mundo, que nos ha llenado de necesidades reales, algunas muy peligrosas, tangibles, y que finalmente nos hace reflexionar sobre todo aquello que  es realmente importante.

 

Te puede interesar:  Movimientos sociales del mundo respaldan a Venezuela ante amenazas imperiales

 

La resistencia se ha convertido en un “modus vivendis”, en un estilo de vida, casi un apostolado, con  algunos momentos llenos de situaciones risibles con respecto a lo que hacemos o inventamos, en otras no tanto, pero siempre con el glorioso sello de “Hecho en Venezuela”.

 

Ejemplo de esa resistencia son también los venezolanos que desde su puesto de trabajo, sin importar su tarea específica, convierten su quehacer diario en una trinchera desde la cual «disparan» con un altísimo grado de efectividad, convirtiendo  la solidaridad, el trabajo en equipo y el amor patrio en una suerte de munición de alto y poderoso calibre contra el enemigo, el lugar donde dará en el blanco para en definitiva hacerlo retroceder.

 

 

Los trabajadores hablan

Tal es el caso de Fernando Arias, trabajador del Inces, quien resalta que en esta situación lo más importante es la unidad. No solo de la institución donde trabaja, sino del pueblo en general.

 

https://ciudadvalencia.com.ve/movimientos-sociales-respaldan-venezuela/

“Es fundamental la unidad, resistir para poder hacer frente a todas y cada una de estas batallas que hemos venido enfrentando y que hemos estado ganado” .

 

 

Asimismo, resalta Arias: “No estaría de más un poco más de formación, porque se trata de una guerra de quinta generación la que estamos viviendo, y esto requiere formación y educación constante”.

 

Cabe resaltar que a ningún país del mundo le habían aplicado lo que le están aplicando a Venezuela a fin de eliminar un gobierno socialista, humanista, el cual también está caracterizado por su solidaridad.

 

“Tenemos que llegar a las masas cada vez más profundo a través de la educación y la formación realmente transformadora, pienso que a pesar de la creación de todas esas universidades, hechas en Revolución, no ha servido para avanzar en cuanto a profundizar el socialismo, situación que hace difícil la resistencia en algunos ámbitos”, acotó Fernando Arias para concluir.

 

 

La resistencia como nuevo estilo de vida del venezolano

Por su parte, Jesús Enrique Granados Pérez, también trabajador de la misma institución, quien además es también economista, comenta: “El pueblo venezolano es un pueblo que a través de su historia ha resistido no solo estos embates, sino también la invasión española, porque no se trató de ningún descubrimiento, sino de una vulgar invasión, es decir, estamos acostumbrados a resistir a los imperios”.

 

 

Hoy en día, el régimen norteamericano como faceta superior y representante del maltrecho imperialismo mundial, ha hecho, lejos de sus verdaderas intenciones, reverdecer la familiaridad entre los venezolanos, el compañerismo y la capacidad de vernos en los zapatos del prójimo. Todo esto, como se dijo antes, contrario a su plan original de destruirnos con sus siniestras acciones de guerra.

 

En este sentido, Granados manifiesta: “He tenido varias conversaciones con personas afectas a la oposición que, sin embargo, me manifiestan que no quieren a un presidente como Guaidó, que todo lo que representa es hambre y miseria humana”.

 

Cada vez es más grande el número de opositores que, viendo el caos inducido por un autoproclamado presidente, caen en el desencanto, la frustración y el enojo por sentirse realmente estafados con promesas ridículas y acciones circenses, que están muy lejos de alcanzar el objetivo final, como lo es la paz y la sana convivencia entre venezolanos.

 

La resistencia como nuevo estilo de vida del venezolano

 

“Estamos dando pininos en la creación de un nuevo Estado, pero las instituciones siguen siendo las mismas en estructura y acción, por lo tanto cualquier política de resistencia que desarrollemos sobre la base del bienestar de las comunidades pudieran ser efímeras, o caer el vacío”, destaca Granados, agregando que la resistencia y el combate deben darse en razón de la creación de un nuevo Estado, «entendiendo que para crear ese nuevo Estado debemos planificar la política económica como política de guerra, y no se está haciendo planificación económica de guerra”.

 

E insiste asimismo en que se está haciendo una economía «que yo denominaría epiléptica, la cual consiste en que si salió un fenómeno, atacamos ese fenómeno, pero no tiene prosecución alguna”.

 

Hay que hacer notar que estamos en guerra, en resistencia, con una constitución de paz, con un marco jurídico que de alguna forma carece de las herramientas mínimas necesarias para hacer frente a situaciones como la que estamos viviendo, lo cual dificulta las acciones a tomar.

 

“Existen muchos baches que traemos desde la Asamblea Nacional Constituyente pasada, que continúan dándole un punto y un salto atrás a la actual constitución sobre la base de los ataques y algunos hechos vandálicos que deben ser considerados actos terroristas sin más”, puntualizó.

 

Así pues, es importante informar que todo problema social tiene su afianzamiento, nacimiento o génesis en un problema económico, este es un hecho que a través de la historia se ha comprobado.

 

De tal manera que no es solo con este fascismo, al cual se le está haciendo resistencia ahora, con la participación directa del régimen norteamericano, que se está  enfrentando el pueblo venezolano; el pueblo venezolano se está resistiendo incluso a las grandes transnacionales.

 

 

Jose Becerra / Foto Ismael Noé

Deja un comentario