“Labor docente y conflictos en el Núcleo Canoabo-UNERS (24)” por José David Capielo

0
239

El lapso entre los años 2010 y 2012 resultó bastante conflictivo dadas las circunstancias. Hubo cambio de director en el Núcleo Canoabo de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), cuestión ya normal. Yo entregaba la Subdirección de Extensión y en los pasados cuatro años de mi gestión ya habían ejercido tres directores distintos.

Iniciaba el 2010 con la asunción como director de un engañoso docente de larga trayectoria, ya jubilado, a quien me referiré en esta especie de “cuento ficticio” como “Innombrable”. “Innombrable” había alcanzado, con sus repetitivos trabajos académicos, el máximo escalafón docente y mantuvo siempre su aspiración de estar al frente del Núcleo. Esto se dio finalmente con el aval de algunos representantes gremiales que lo promocionaron. Llegaba a la Dirección con un ropaje “bolivariano” del que se ufanaba bastante.

A partir de allí se inicia una “persecución” contra todo lo cumplido anteriormente, especialmente en materia docente. Dada la situación precaria en que se mantenía un gran sector de profesores contratados bajo la figura de “servicios prestados”, ya con unos ocho meses sin cobrar, estos lograron reunirse con la rectora en Caracas, a inicios de 2011, y hubo el compromiso verbal de esta autoridad de resolver la problemática.

Aun con ese aval rectoral en Canoabo, “Innombrable”, lejos de intermediar favorablemente, procedió a despedir a un grupo de estos docentes contratados en una acción más que arbitraria. Allí se agudizó el conflicto bajo el asedio permanente de este señor, quien como “amo y señor” amenazaba a todo aquel que se atreviera a cuestionar su nefasta gestión.

Obviamente “Innombrable” no estaba solo y, además, de los escasos servidores que tuvo en el Núcleo (inicialmente me llegó a proponer que me quedara en la Subdirección de Extensión, a lo que me negué), su fortaleza era el apoyo incondicional que tuvo de la Rectora en ejercicio. Incluso parte de quienes avalaron su nombramiento fueron posteriormente afectados.

En mi caso, por adversar a “Innombrable”, recibí de su parte no solo insultos y amenazas, sino un intento de agresión física que denuncié ante los órganos respectivos y a través de la prensa. El pretendía elaborarme un expediente que facilitara mi expulsión de la UNESR, que no era tan fácil como lo hizo con el personal contratado. Envié comunicación a la Rectora, que entregué en su oficina en Caracas (14/10/2011), dado que no logré que me recibiera personalmente.

Finalmente, a inicios del 2012, la propia Rectora en persona sorprendentemente se presentó en el Núcleo Canoabo (adonde no iba desde hacía bastante tiempo) y anunció su “intervención” ante una asamblea abarrotada en nuestro auditorio. La medida contemplaba la destitución de “Innombrable” (que estuvo ausente) y la designación de un Director interino que trajo desde Caracas. Al parecer la situación era insostenible y fue determinante la actuación de la dirigencia estudiantil nacional UNESR para provocar esta brusca remediación de la situación.

La medida fue engañosa en tanto no hubo reenganche de los docentes despedidos. El Director interino (que se mantuvo hasta octubre 2012) unilateralmente los había reintegrado a sus labores y fue enseguida desautorizado desde Caracas por la misma Rectora. Es decir, se avaló la acción represiva cumplida por “Innombrable”, aun después de haber sido defenestrado.

Con el próximo Director entrante (período 2012-2014), quien había sido parte del equipo de “Innombrable”, no se pudo lograr nada. Los colegas docentes afectados sufrieron una represión sin par, al haber sido inicialmente restituidos en sus cargos para nuevamente ser retirados de los mismos. Mantuvimos esa pelea todo aquel tiempo, aun cuando algunos colegas afectados desistieron ante el retardado proceso.

 

LEE TAMBIÉN: “INTENSA LABOR COMUNITARIA EN EL NÚCLEO CANOABO-UNESR (23)”

 

Más grave aún fue que luego del cambio rectoral en la UNESR, a finales de 2014, cuando insistimos en el reintegro de los colegas despedidos, igualmente resultó fallida la gestión. Las  nuevas autoridades rectorales que asumieron no atendieron la solicitud que acompañamos con más de cien firmas de apoyo. El nuevo Director nombrado en Canoabo UNESR (2015), que contó con nuestro apoyo, tampoco pudo (o quiso) intermediar en el asunto.

Son cosas que suceden muchas veces, justificadas interesadamente. Hay gente que aun estando en apariencia comprometidas con el Proceso Bolivariano, por evitarse enfrentamientos con alguna autoridad superior que esté equivocada, la avalan incondicionalmente en una clara sumisión ante la arbitrariedad.

Lamenté en especial la exclusión del amigo profesor Ramón Núñez, quien había trabajado por varios años en la UNESR y era más que justa su contratación y permanencia. Él llegó incluso a desempeñarse como subdirector académico en Canoabo, uno de los cargos de relevancia en los núcleos, ya que sustituye al Director en caso de alguna ausencia.

 

 

“…ha emergido una nueva metodología de conocimiento de lo social que se apoya en la experiencia de lo vivido, en la subjetividad como forma de conocimiento, tan válido como los números, los modelos, las curvas o cualquier otro instrumento estadístico”. (Profesor Víctor Córdova. UCV, 2003)

 

***

 

José David Capielo Valles es ingeniero agrónomo y magíster en Desarrollo Rural, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Campus Maracay. Nacido en Coro, estado Falcón, en 1949. Es docente jubilado de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), Núcleo Canoabo (2016). Es locutor, comunicador alternativo y colaborador de Ciudad Valencia desde 2014.

 

Ciudad Valencia