«Más astillas de las mías» por José Carlos De Nóbrega

0
67
José carlos De Nóbrega-opinión-Salmos y Proverbios-Silvia Buenafuente

Mi cuarto es mi confidente y mi tranquilidad…?

Titulo este texto citando una canción almibarada de Frank Quintero. Mi depresión en cuarentena no me permitía ver el privilegio de tener mi espacio propio de creación y, sobre todo, de vida a plenitud. Sí, vivo solito, pero mi cuarto es mi laberinto que a la vez soy yo mismito. Si bien sombrío y mal distribuido, esta cueva de Platón es mi otra versión del cielo, el purgatorio y el infierno en esta tierra de gracia. Dios me cedió este territorio libertario, porque Él, Papá, Hijo y Espíritu Santo poético, es mi Dios trino liberador encarnado en la más hermosa de las construcciones teológicas que pueda concebirse. Amén.

 

Propuesta futbolista revisada, corregida y más desencaminada

Propongo al club de fútbol Porto la contratación histórica de dos jugadoras preciosas y talentosas de mi Venezuela: Deyna Castellanos y Sonia O’Neill. Así se rompería el sexismo en el fútbol, algo tan revolucionario e histórico como la contratación de Jackie Robinson por Branch Rickey para los Dodgers de Brooklin que hizo trizas al racismo en el béisbol. Se aceptan firmas de este petitorio. Si no logramos las firmas, sé que César Arriba, comediante y narrador deportivo de nuestro anarquismo, estampará su rúbrica salivando más que el perro de Pavlov. Quién aguantaría a nuestra vinotinto en la Copa América y en la Copa del mundo con este par de súper mujeres? A temblar Messi, Neymar y Cristiano Ronaldo.

 

La más hermosa encarnación del diablo: Silvia Pinal

Luego de encarnar a Viridiana, la muy casta heroína de Luis Buñuel liberada al final en un muy pertinente triángulo amoroso o Tute para tres, Silvia Pinal nos impacta en Simón del Desierto, encarnando a un muy polifacético y tentador demonio que al final baila rock and roll en México DF. Sería una coordenada de Dios ideada con Buñuel, para mi beneplácito, que superaría el desencanto en Pandemia.

 

Diálogo proverbial entre Yulimar y Malú

A Malú Rengifo y a Yulimar Rojas
Ellas nunca bailarán solas, pues su poético son
No nos deja indiferentes ni inapetentes. Salsa cabilla
Y picardía caribe en teatro de vodevil juguetón:
Olimpiada desmitologizada del salto triple y de la muñequería en linda yunta.
Trueque pelo a pelo de brincos a todo trapo
Sin intermediarios mercachifles ni burocráticos,
Ambas niñas juegan apostando por Paraísos
Al alcance de la ciudadanía de a pie,
La que aterriza envuelta en nubosidad de grava
Y la que dibuja nobles figuritas en fraseos jazz del hilo y la aguja,
De donde el auditorio zapatea el dejar de ser mirón de palo.
Yulimar se hace muñeca vitalista e irreverente,
En tanto que Malú la ve moverse a su gusto abominando al Dr. Frankenstein
Y acreditando las fábulas sin par de Felisberto Hernández.

 

LEE TAMBIÉN: “TEOLOGÍA DE BOLSILLO Y SANDALIAS DE CUERO”

 

LA GUERRA DE CANUDOS según María Bravo PARA MÍ

Me comenta la muy maja María Bravo que a los quince se leyó Los Sertones de Euclides da Cunha y La guerra del fin del mundo de Vargas Llosa para componer su tesis de bachillerato. Quizá asociaría la guerra de Canudos con la tensión entre goajiros y el gobierno de ese entonces, tan cercana a Maracaibo, su entrañable ciudad. Lo que sí sé es la pasión de ella por la literatura desde muy chica, la cual por fortuna nuestra se sostiene con sumo ímpetu. Yo leí ambos libros pasados mis 50 años. Me llama la atención que en el canon de Harold Bloom aparece la novela del hoy Marqués peruano-español, y no la crónica extraordinaria del brasileño miembro de la Academia Brasileña de las Letras. El anglosajón Bloom no estaría por ende muy bien asesorado. Lo que importa es que la cosa nos vincula a María Eugenia y a mí, al igual que la poesía de María Calcaño y Lydda Franco Farías. Cómo me gustaría conversar con ella este viernes en la Casa de Pocaterra sobre la guerra de Canudos. Sería un diálogo muy placentero.

 

***

 

José Carlos De Nóbrega es un ensayista y narrador venezolano (Caracas, 1964). Licenciado en Educación, mención Lengua y Literatura, de la Universidad de Carabobo (UC). Ha publicado los libros de ensayo Textos de la prisa y Sucre, una lectura posible, ambos en 1996, y Derivando a Valencia a la deriva (2006). Fue director de la revista La Tuna de Oro, editada por la UC. Forma parte de la redacción de la revista Poesía, auspiciada por la misma casa de estudios. En 2007 su blog Salmos compulsivos obtuvo el Premio Nacional del Libro a la mejor página web. En el año 2021 ganó el concurso de Ensayo de la VII Bienal Nacional de Literatura Félix Armando Núñez y el concurso de Crónica de la V Bienal Nacional de Literatura Antonio Crespo Meléndez, convocado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, por intermedio del Centro Nacional del Libro (Cenal) y la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello.

 

Ciudad Valencia