“Miedo al tomate” por Armando José Sequera

0
35
Armando José Sequera-columna-Carrusel de Curiosidades-miedo al tomate

El tomate –que conforma con la papa, el cacao y el maíz el principal cuarteto de alimentos que el continente americano legó al mundo–, pertenece a la misma familia de la belladona, cuyo fruto es uno de los más venenosos que existen.

Debido a ello, en los primeros tiempos de su introducción en Europa, no mucha gente se atrevió a comerlo. Por esta razón, en el siglo XVIII, solo se le cultivaba como alimento en Italia, Francia y España. Esa celebridad adversa llevó a que, cuando se le quiso reintroducir en el continente americano como fruto comestible, los habitantes de diversas regiones de este se negaron a comerlo, alegando múltiples pretextos.

 

tomatoes-poisonous-tomates venenosos

 

En 1830, un colono llamado Robert Gibbon Johnson decidió producirlo en Norteamérica y lo cultivó en la ciudad de Salem, Massachusetts. Él y su familia acostumbraban comer tomates, pero sus vecinos se negaban a hacerlo.

Un día, como deseaba cultivar la planta para comercializarla, anunció que haría una exhibición pública de las virtudes alimenticias del tomate y se comprometió a comer el contenido de una cesta entera del fruto, en presencia de quienes desearan verlo. Este anuncio generó numerosos comentarios, en su casi totalidad contrarios a que realizara la que se consideraba una prueba sumamente riesgosa.

 

Robert Gibbon Johnson-tomate-tomates

Algunas personas vaticinaron que la piel de los tomates se pegaría al estómago de Johnson y le produciría cáncer. Otros le auguraron una fiebre cerebral y los médicos de Salem –reunidos en una especie de cónclave científico–, señalaron que, si el colono llevaba adelante su exhibición, enfrentaría peligros físicos mortales. Estos mismos médicos predijeron que si Johnson se comía todos los tomates contenidos en la cesta “echaría espuma por la boca y caería fulminado por un ataque de apendicitis”.

Días después, Johnson cumplió su promesa ante más de dos mil personas reunidas en un terreno baldío próximo a su casa y eso bastó para que los vecinos de Salem le perdieran el miedo al tomate.

 

LEE TAMBIÉN: «¿QUÉ ES LA ETIMOLOGÍA?»

 

Posteriormente, los tomates cultivados por él y su familia empezaron a venderse en el mercado local y, poco a poco, su consumo se extendió hasta que, cuatro o cinco años más tarde, se hizo habitual en buena parte del territorio de la futura Unión.

 

***

 

Armando José Sequera es un escritor y periodista venezolano. Autor de 93 libros, todos publicados, gran parte de ellos para niños y jóvenes. Ha obtenido 23 premios literarios, ocho de ellos internacionales (entre otros, Premio Casa de las Américas, 1979; Diploma de Honor IBBY, 1995); Bienal Latinoamericana Canta Pirulero, 1996, y Premio Internacional de Microficción Narrativa “Garzón Céspedes”, 2012).

Es autor de las novelas La comedia urbana y Por culpa de la poesía. De los libros de cuentos Cuatro extremos de una sogaLa vida al gratén y Acto de amor de cara al público. De los libros para niños TeresaMi mamá es más bonita que la tuyaEvitarle malos pasos a la gente y Pequeña sirenita nocturna.

«Carrusel de Curiosidades se propone estimular la capacidad de asombro de sus lectores».

 

Ciudad Valencia / Foto del autor: José Antonio Rosales