“Nelson Silva, muralista real” por Luis Alberto Angulo

0
187
Luis Alberto Angulo-columna Sábado nueva-María Luisa Escobar-Alfonso Rivas Quintero
Luis Alberto Angulo, autor de la Columna de Ciudad Valencia "Sábado"

Al pintor valenciano Nelson Silva, fallecido recientemente, lo conocí hace medio siglo en un taller; pero no en uno de poesía o de artes plásticas, como alguien pudiera imaginar; fue en uno de mecánica automotriz, camiones y tractores, donde ambos fuimos trabajadores en La Florida, al sur-oeste de Valencia, en una empresa llamada Agrícola Carabobo. Él laboraba como mecánico, bajo la supervisión del ingeniero Jorge Karam, y yo de oficinista de ese taller, con Humberto Conde y el señor D. Chemello, gerente del servicio.

Era un muchacho serio y apacible con quien hice amistad sin intimar. Lo recuerdo luego en los predios de la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena y de la Facultad de Educación de la Universidad de Carabobo, así como  en su cercanía al grupo cultural “Talión”.

Mucho después supe de su actividad pedagógica con pacientes internados en el Hospital Psiquiátrico de Bárbula; de su trabajo allí se ha referido, de manera admirable, en una breve crónica publicada en Ciudad Valencia esta semana, autoría de Pedro Téllez, director de ese centro de salud y docencia, quien hizo, además, una valoración del hecho artístico de esos murales.

De Nelson Silva recuerdo su enorme vocación plástica e inmenso deseo de compartirla enseñando a otros y mostrando su trabajo sin intermediación. Realizaba bellos murales en la ciudad que eran dañados por grafiteros y que él mismo se encargaba luego de reparar. Recuerdo su sobriedad, la sencillez de su trato, amable y formal al mismo tiempo.

 

LEE TAMBIÉN: “La naturaleza como templo, de Irides Camacho” 

 

Alfredo Celis Pérez-busto-Bárbula-Nelson Silva

Hacía algunos años que no coincidíamos en ningún lugar, pero sabía que estaba bien. La última vez que conversamos fue frente al hospital donde conducía un taller para enfermos, yo salía de un evento en el teatro de la UC.

En la plática le pregunté si había riesgos en esa labor y comentó que nunca había sido agredido por pacientes, pero sí por gente supuestamente “normal y cercana” que borraba sus pinturas y sustraían sus óleos.

Aquel día, cerca del busto del epónimo del Teatro de la antigua colonia psiquiátrica, observé su perfil de maestro y el parecido suyo con la escultura del doctor Alfredo Celis Pérez. Sentí que me respondía en su silencio: “El azar es ciego, ‘pero Dios no juega a los dados’, como dijo Einstein”.

 

***

 

Luis Alberto Angulo [Rivas]. Poeta, promotor, animador cultural, editor literario y articulista nacido el 13 de enero de 1950 en Barinitas, estado Barinas, residenciado en Valencia. Autor de los libros Coplas de la edad ligera (2021), Antología del decir (2013), y La sombra de una mano (2005), publicaciones de Monte Ávila Editores  (Colección Altazor), así como de Fusión poética (2000) en la Universidad de Carabobo; tomos que compilan su obra poética integrada por una veintena de poemarios. Obtuvo el Primer Premio del IV Concurso Internacional de la Revista Poesía (UC). También es premio nacional de poesía Dr. Francisco Lazo Martí del Ateneo Popular de Calabozo y Primer premio de poesía de la Universidad Rómulo Gallegos en San Juan de los Morros. Ha publicado selecciones poéticas de San Juan de la Cruz, Miguel Hernández, Enriqueta Arvelo Larriva, Ana Enriqueta Terán, Lubio Cardozo y de Ernesto Cardenal (de quién es prologuista de la única edición en vida de su Obra poética completa), así como la antología Rostro y poesía, Poetas de la Universidad de Carabobo.

 

Ciudad Valencia