Inicio Guía Salud Cuidado con el tapón de cera en el oído, puedes perder la...

Cuidado con el tapón de cera en el oído, puedes perder la audición

34
0
Tapones de cera en el oído

Un tapón de cera  en el oído es la obstrucción de la audición provocada por un exceso de cerumen en el oído externo.

Cabe destacar que el cerumen es una sustancia que nuestro cuerpo produce naturalmente mediante las glándulas y folículos sebáceos ubicados en el oído externo.

Parte de esta cera la absorbemos, pero otra parte sale al exterior, ocasionando los tapones de cera. El tapón de cera en el oído no está relacionada con la falta de higiene, sino con un exceso de secreción de las propias glándulas.

 

Las más habituales son sequedad en la piel, uso de prótesis auditivas, mala utilización de auriculares, uso habitual de bastoncillos de algodón, empleo de tapones para bañarse o para dormir, o, simplemente, tener un conducto auditivo más estrecho.

 

¿Cuál es la función del cerumen?

En el caso del cerumen, la función es doble. Por un lado, la cera protege al oído de agentes externos que puedan dañarle, e impide que se desarrollen en él bacterias y microorganismos infecciosos gracias a que contiene lípidos antibacterianos.

Por otro lado, hidrata la piel del conducto auditivo, reduciendo el riesgo de padecer irritaciones.

 

Síntomas 

  • Pérdida de audición.
  • Dolor de oído.
  • Sensación de taponamiento auditivo.
  • Ruidos o pitidos en el oído.
  • Mareos o sensación de desequilibrio.

 

¿Cómo eliminar el tapón de cera?

Normalmente, cuando los síntomas son más molestos, la decisión del otorrino suele ser eliminar el tapón. Además, también suelen decidir eliminarlo en los casos de aquellas personas propensas a sufrir otitis de manera crónica o que hayan sido intervenidas del oído por alguna patología.

Existen dos vías de extracción principales, en función del grosor y profundidad que tenga el tapón de cera:

 

Lavado de irrigación

Este método consiste en introducir un producto ceruminolítico, como aceite o glicerina, unos días antes, para ablandar la cera, o realizar un lavado a presión con agua templada.

Después, es importante secar bien el oído y no dejar restos de humedad. De esta forma, la cera se drenará correctamente y el oído quedará limpio. La irrigación no está recomendada para personas que hayan tenido alguna operación en el oído previamente.

 

Pinzas

En los casos en los que el tapón de cera sea más consistente, algunos especialistas optan por utilizar pinzas.

Con la ayuda de un otoscopio, van extrayendo la cera con unas pinzas específicas, tras lo cual, limpian los posibles restos que queden en el oído.

 

Cómo evitar que se forme el tapón de cera

  • No introduzcas objetos como bastoncillos de algodón u horquillas para limpiar los oídos profundamente, puesto que podrías arrastrar la cera hacia el interior y compactarla, provocando el efecto contrario.
  • Limpia, progresivamente, la cera que sale al conducto exterior de tu oído, retirando los restos con una toalla o una tela similar.
  • No uses ningún tipo de preparado para lavar tu oído sin consultar previamente con un médico o farmacéutico para saber cómo es la mejor manera de hacerlo.
  • Evita un exceso de humedad en los oídos. Por ejemplo, si te bañas en la playa o en la piscina, asegúrate de que no se queda agua dentro del oído.

 

LEE TAMBIÉN: LA CONDROMALACIA, CAUSAS Y SÍNTOMAS

Ciudad Valencia / Otros Medios