ONU condenó ajusticiamiento

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) condenó este domingo el ajusticiamiento de un niño de 12 años y de un joven de 18 por hombres armados desconocidos en el municipio de Tibú, departamento de Norte de Santander, Colombia.

En un mensaje difundido a través de Twitter, la ONU instó a las autoridades de la nación suramericana investigar lo ocurrido sobre estos jóvenes, así como a garantizar el respeto a la vida y la protección de los niños.

 

De acuerdo con medios locales, los muchachos fueron aprehendidos el 9 de octubre pasado por la comunidad, luego de haber cometido un robo en un establecimiento comercial.

En un video presuntamente tomado dentro de la tienda y difundido a través de las redes sociales, se puede escuchar que uno de sus captores les comunica que serán entregados a la Policía.

Sin embargo, horas después aparecieron asesinados junto a una carretera, con las manos atadas y disparos de gracia en la nuca. Junto a ellos, un cartel rezaba: “Ladrones”.

 

La ONU condena ajusticiamiento y cuestionan actuación policial

Medios locales publican este lunes que uniformados destacados en esta población del Catatumbo serán investigados por posible negligencia y omisión de sus funciones.

 

El comandante de Policía en Norte de Santander, coronel Carlos Martínez, declaró que recibió varias denuncias de la comunidad sobre la reacción tardía ante el caso, y a partir de ellas pidió una investigación disciplinaria interna y otra por la justicia penal militar.

Ello se une a la investigación instruida por la Fiscalía General de Colombia, que formó un grupo de investigadores, fiscales y otros expertos para esclarecer lo ocurrido.

 

ONU condenó ajusticiamiento y exige respuestas

Horas atrás se supo que tres hombres (cuyos nombres no se revelan), quienes retuvieron a los jóvenes en Tibú, telefonearon más de una docena de veces a la autoridad policial para entregarlos y no fueron atendidos.

 

En declaraciones a los medios, agregaron que individuos desconocidos y fuertemente armados los obligaron a entregarles los jóvenes.

La Policía colombiana ofreció una recompensa de 100 millones de pesos (alrededor de 26.553 dólares) por los responsables, y culpó del hecho a disidencias de grupos guerrilleros.

 

LEER MÁS: SEPA QUÉ DIJO LA OMS SOBRE LA ENFERMEDAD «POS-COVID-19»

 

Ciudad VLC/Telesur