José David Capielo-Del Medanal venimos-La Batalla de los Puentes
José David Capielo autor de la columna Del Medanal Venimos

A propósito de una nueva ofensiva belicista desarrollada por el Estado de Israel contra el pueblo de Palestina, cabe un comentario que signifique a la vez denuncia militante de ese conflicto que ha implicado, por más de 70 años, un claro y descarado genocidio continuado e impune de los supremacistas sionistas israelíes gobernantes hacía la población palestina, que ha venido siendo diezmada en todos estos años, con el fin de expulsarla de sus territorios.

El sionismo dominante en el actual Estado de Israel ha representado todo un poderoso entramado religioso-económico-social y militar, que con el apoyo irrestricto de los EEUU y sus aliados, ha impuesto impunemente la ocupación y despojo por la fuerza de estas tierras que, según lo pactado inicialmente, debían compartir con la Palestina ya existente, en la famosa “partición” realizada en 1947 por la ONU, decretando dos Estados, uno judío y otro árabe.

Desde la misma instalación del Estado de Israel no ha existido convivencia alguna, sino guerra y confrontación. Ha sido un largo camino que ha tenido varias iniciativas fallidas de acuerdos de paz, que en su mayoría han sido violentadas por el guerrerismo y expansionismo israelí.

En esta oportunidad la justificación de esta nueva arremetida guerrerista del Estado sionista de Israel se basa en una incursión armada atribuida al grupo Hamas, realizada el pasado 7 de octubre. Aún cuando es desacertada toda promoción de guerras, así como su apoyo automático, Palestina al ser un pueblo permanentemente asediado y sometido al exterminio luce como algo de mínima lógica defensiva, que una parte de los pobladores, reducidos hoy a la Franja de Gaza y Cisjordania, decidan optar por acciones de autodefensa armada siempre en inferior cuantía al desarrollado a diario por el poderoso ejército israelí.

Por otra parte, ha existido total impunidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y demás organismos internacionales. Hasta ahora todos estos entes “mediadores” han sido incapaces de lograr hacer cumplir algún acuerdo que ponga freno a esta matanza en pleno siglo XXI. Se ha impuesto siempre el hegemonismo guerrerista estadounidense, que apoya incondicionalmente a Israel.

El otro ingrediente a destacar es la actuación de los medios de comunicación alineados con el colonialismo de EEUU, la Unión Europea y demás aliados de Israel (o “prensa Occidental”). interesadamente pretenden desviar la naturaleza del conflicto haciendo ver que es una confrontación Israel-Hamas, pretendiendo desconocer la existencia del pueblo palestino como tal.

Hamas es simplemente un grupo organizado que existe junto a otros sectores palestinos representativos como la Autoridad Nacional Palestina (ANP), fundada en 1992 luego de los acuerdos de Oslo, donde se integró la anterior “Organización de Liberación Palestina” (OLP). Todos los grupos organizados, más allá de sus posiciones particulares, intentan dentro de sus lineamientos el restablecimiento de un Estado Palestino en forma independiente.

Ha sido tal esta campaña mediática para descalificar a Palestina, que incluso hicieron “viral” en redes sociales una supuesta carta atribuida al cantor catalán Joan Manuel Serrat (próximo a cumplir 80 años), que el propio artista se ha encargado de desmentir. En la misiva supuestamente Serrat acusaba a Hamas como único causante del actual conflicto Palestino-Israelí. Serrat ha ratificado simplemente “su sentimiento de angustia y dolor ante lo que está sucediendo allí”, sin expresar ninguna parcialidad en el conflicto como tal.

La solidaridad con Palestina a nivel mundial no se ha hecho esperar y se han dado grandes movilizaciones en todo el mundo contra el genocidio cometido por Israel, que ha incluido a países europeos, muchos venciendo las prohibiciones expresas de sus gobiernos. Los sionistas israelíes y sus aliados han promovido, en menor cuantía, manifestaciones de apoyo que se han reducido a sectores pro capitalistas radicales. La prensa independiente y veraz debe contrarrestar estos sesgos.

La reacción del ejército israelita y de su presidente agresor Benjamín Netanyahu está en pleno desarrollo, siendo impredecible el resultado final de esta nueva escalada. El propio ministro de defensa israelí ha señalado que esta será una ofensiva militar de varios meses, “hasta el total exterminio del grupo Hamas”, lo que por vía práctica implica avalar el sacrificio de todo un pueblo.

En poco más de dos semanas, Israel han bombardeado indiscriminadamente más de doscientas veces tanto la Franja de Gaza como a Cisjordania. Su acción criminal ha arremetido contra viviendas, escuelas, hospitales y refugios que han totalizado más de 4.741 muertos (cerca de dos mil niños y unas 1.023 mujeres). A ello se unen unos 14.245 heridos, 1.450 desaparecidos, gran cantidad de arrestos ilegales y cerca de un millón de desplazados.

Además de población civil palestina residente, se contabilizan como asesinados un número importante de periodistas, un grupo de miembros de organismos auxiliares de la ONU y de paramédicos y personal de salud. En las redes resaltó el asesinato de la escritora y poeta palestina Heba Abu Nada, de 32 años, quien dejó varios escritos previos a su muerte, dedicados a la causa palestina.

Israel pretende realizar esta vez una incursión lo suficientemente criminal para avanzar en su objetivo genocida de acabar con el pueblo palestino. Es la siembra del terror y una política de “tierra arrasada” que elimine buena parte de la población palestina e imponga a los que puedan sobrevivir tener que desplazarse como refugiados a los países vecinos.

Ante esta nueva matanza descarada hay que seguir insistiendo en la mediación de los organismos internacionales, más allá de la inoperancia y la parcialidad que han mostrado.  Israel sabe que los palestinos, más allá de estar en desventaja, no se rendirán tan fácilmente luego de haber perseverado en esta larga resistencia. Urge una acción concertada a nivel mundial por detener esta sangrienta confrontación, antes de que se pueda consumar este exterminio que está en pleno desarrollo por parte de Israel, para anexarse todo el territorio en disputa.

 

LEE TAMBIÉN: “En los 86 años de la Facultad de Agronomía de la UCV”

 

La República Bolivariana de Venezuela y su presidente Nicolás Maduro Moros han ratificado su apoyo a Palestina en su lucha por recuperar su territorio y por el establecimiento de su Estado independiente. Desde los tiempos de la presidencia del Comandante Hugo Chávez Frías, nuestro país ha mantenido su solidaridad con el pueblo palestino.

En medio de esta nueva ofensiva militar criminal y genocida, todas nuestras voces deben levantarse por el cese definitivo de esta guerra fratricida que encabeza Israel contra Palestina y exigir que la ONU y demás instituciones definidas como multilaterales o mediadoras  se propongan lograr un freno a esta nueva escalada belicista y criminal. ¡Viva Palestina libre! 

 

***

 

José David Capielo Valles es ingeniero agrónomo y magíster en Desarrollo Rural, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Campus Maracay. Nacido en Coro, estado Falcón, en 1949. Es docente jubilado de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), Núcleo Canoabo (2016). Es locutor, comunicador alternativo y colaborador de Ciudad Valencia desde 2014.

 

Ciudad Valencia