Este lunes el Papa Francisco solicitó a los poderes económicos mundiales no obstaculizar el acceso a las vacunas contra el Covid-19.

igualmente, insistió en reclamar a los países más desarrollados y a las élites, mayor responsabilidad en el desarrollo de plan de vacunación para territorios con menos recursos.

En el tradicional discurso de comienzo de año a los embajadores acreditados en la Santa Sede, el Papa expresó que ha constatado con dolor, en extensas zonas del mundo, que «el acceso universal a la asistencia sanitaria sigue siendo un espejismo».

«En un momento tan grave para toda la humanidad, reitero mi llamamiento para que los gobiernos y los entes privados implicados muestren sentido de responsabilidad, elaborando una respuesta coordinada a todos los niveles (local, nacional, regional y global), mediante nuevos modelos de solidaridad e instrumentos aptos para reforzar las capacidades de los países más necesitados», advirtió.

 

Al respecto, el Santo Padre pidió a la Organización Mundial de Comercio y la de Propiedad Intelectual adecuar los instrumentos jurídicos para que las reglas monopólicas no obstaculicen la producción y acceso universal a la vacuna contra la covid-19.

«Sería conveniente que instituciones como la Organización Mundial del Comercio y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual adecuen sus propios instrumentos jurídicos, para que las reglas monopólicas no constituyan ulteriores obstáculos a la producción y a un acceso organizado y coherente a los tratamientos a nivel mundial».

En su intervención, además solicitó a la Organización Mundial de la Salud, establecer un instrumento internacional sobre la preparación y la respuesta a las pandemias.

 

Así mismo, el Papa solicitó que los gobiernos adopten «una política de desinteresada ayuda mutua, como principio clave para que el acceso a instrumentos diagnósticos, vacunas y fármacos esté garantizado a todos».

También, el representante de la Santa Sede, condenó los fuertes contrastes ideológicos que hay sobre las vacunas.

Las vacunas «no son instrumentos mágicos de curación» y agregó que son la solución más razonable para la prevención de la enfermedad.

«Muchas veces nos dejamos influenciar por la ideología del momento, a menudo basada en noticias sin fundamento o en hechos poco documentados»

«… toda afirmación ideológica cercena los vínculos que la razón humana tiene con la realidad objetiva de las cosas», refirió el Papa Francisco.

 

CONTINÚA LEYENDO ESTO: REGRESO A CLASES ESTÁ CARACTERIZADO POR BIOSEGURIDAD Y VACUNACIÓN

Ciudad Valencia / AVN