Partidarios de Evo se movilizaron este miércoles en La Paz, para rechazar el golpe de Estado perpetrado contra Morales, haciendo frente a las fuerzas policiales y militares, las cuales usaron gas lacrimógeno para repeler a las personas. 

Los manifestantes rechazan la “autoproclamación” como presidenta interina de la senadora Jeanine Áñez, y exigen que los diputados y senadores del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, puedan ingresar a la Asamblea Nacional para sesionar sobre la situación política de la nación.

Por su parte, también los senadores y diputados del MAS denunciaron este miércoles haber recibido golpes y gas lacrimógeno cuando intentaban entrar a la sede del Parlamento.

En este sentido, una de las agredidas por oficiales de la Policía de Bolivia fue Adriana Salvatierra, presidenta del Senado, quien denunció que como su renuncia no había sido tratada en el Legislativo, continuaba en el cargo y podía asumir como mandataria del país, según la sucesión establecida en la Constitución boliviana.

Al aumento de las protestas y su intensidad por parte de los partidarios de Evo, la policía incrementó la represión, usando balas de goma y gases lacrimógenos.

Partidarios de Evo no abandonan las calles

Cientos de efectivos de las Fuerzas Armadas, junto a policías, recorren la ciudad de La Paz (capital administrativa), vigilantes, mientras el sector del pueblo que apoya a Evo Morales, se mantiene en las calles expresando su apoyo al mandatario depuesto y exigiendo su retorno.

En la Plaza Mayor de San Francisco, en el centro de La Paz, cientos de manifestantes fueron dispersados con gas lacrimógenas. 

Los manifestantes que se concentraron en distintos puntos del país rechazan la arremetida de los militares y aseguran que los medios de comunicación fueron amenazados o se niegan a mostrar la represión de la que son víctimas.

Se pudo conocer, que en la ciudad de Montero, en el departamento de Santa Cruz, un joven fue asesinado y otro herido de bala, según denunciaron los habitantes.

«Estos militares perros ya le tiraron», dijo un hombre que grabó a la persona que permanecía herida en el suelo, con rastros de sangre. 

Al respecto, el mandatario depuesto Evo Morales, desde México y través de la red social Twitter, saludó al pueblo de El Alto, urbe limítrofe con La Paz, que se reunió en multitudinario cabildo para demandar la renuncia de la “autonombrada presidenta interina» y denunciar la represión de la Policía y las Fuerzas Armadas.

«La Paz se ha convertido en un campo de represión militar y policial contra el pueblo que denuncia el golpe de Estado. Los que decían que luchaban por la democracia han impuesto una dictadura militar-policial que apoya con botas y fusiles a un gobierno ilegal e inconstitucional», escribió Morales.

De igual manera, el mandatario dimitido condenó la decisión del presidente Donald Trump de reconocer al gobierno de facto de Áñez.

«El golpe de Estado que provoca muertes de mis hermanos bolivianos es una conspiración política y económica que viene desde EEUU«, agregó Morales.

Hechos en Bolivia dejan un saldo sangriento

El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) informó el miércoles que diez personas han muerto en 24 días de protestas y enfrentamientos entre simpatizantes y opositores de Morales, tras las elecciones del 20 de octubre en las que el ahora mandatario depuesto resultó vencedor con un margen mayor al 10 % de los votos.

No obstante, el domingo pasado, Morales anunció la convocatoria de nuevas elecciones en seguimiento a la petición de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero horas después renunciaría ante la presión del jefe de las Fuerzas Armadas y el comandante general de la Policía de Bolivia, quienes le pidieron que dimitiera.

TE INVITAMOS A LEER Y COMPARTIR: ¡EN UN PARLAMENTO SIN QUÓRUM JEANINE ÁÑEZ SE AUTOPROCLAMA PRESIDENTA DE BOLIVIA !

Ciudad VLC / Actualidad RT

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here