Penélope Tovar: Artista y panita se refiere a una glosa sobre la obra plástica de la joven Penélope Tovar, nacida en Caracas y residenciada en Valencia. JCDN.

Penélope Tovar, artista plástica y panita. Foto de Geczain Tovar

Ayer jueves 21 de febrero de 2019, a 85 años de la muerte de Sandino, quedé gratamente sorprendido con cuatro trabajos pictóricos de Penélope Tovar en el espacio Galia del Museo de Arte Valencia. Esta menudita, joven y preciosa mujer viene desarrollando su obra artística en nuestra Valencia desde la Escuela de Arte “Arturo Michelena”. Por tal razón, es la artista del mes en el MUVA.

Tuve el privilegio de darle clases de Castellano en la deslucida Unidad Educativa y Bancaria “Abigaíl Lozano”. Una súbita maldición bíblica o atribuible a cualquier cliente educativo insatisfecho, derribó la vieja casa colonial que fungía de sede inapropiada. No sabemos si el Tirano Aguirre o el Taita Boves seguirán espantando en tal liceo de reciclaje.

Un retrato de multitudes

En el caso de estas enigmáticas piezas figurativas, ella incursiona en el retrato en blanco y negro. Me cita la pintura expresionista de Edvar Munch y las figuras descompuestas de Francis Bacon. El universo de los claroscuros, tanto en el lienzo como en el imaginario personal, nos remite a las extrañas atmósferas del polaco Bruno Schulz en sus dibujos y cuentos.

Un autorretrato tenebroso de Bruno Schulz con el que dialoga la obra de Penépole Tovar

Pertenecen a la serie «Distorsión citadina». Pareciera que los rostros, esbozados a trazos gruesos, estuvieran embadurnados de petróleo alienante. Una muestra más amplia de esta serie, fue exhibida el pasado mes de enero en la Galería Tricentenaria de Maracay.

La artista y su muestra en la Galería Tricentenaria de Maracay

Ambas muestras sobre este ciclo creativo de nuestra artista, se destacan por su estupendo tratamiento de la monocromía: El rostro convulso (alegre, ensimismado o apesadumbrado) de la ciudadanía de a pie, nos muestra sus arrugas y cicatrices en un afán de contristación y solidaridad por parte de la hacedora sobrenatural. Se nos antojan fotografías intervenidas y comprimidas por un juego de espejos variopintos de Feria. La soledad y la incomunicación se realizan impunes tanto en la cara sola o acompañada. La legión díscola, contingente y disonante de voces impera en el individuo y el rebaño que lo incorpora.

VE EL VIDEO DEL CUARTETO DE NOS QUE VA CON LA OBRA DE PENÉLOPE TOVAR

Una pieza de Distorsiones citadinas expuesta en Maracay

Me complace que esta ex alumna y amiga, desarrolle el oficio plástico con pericia técnica y, mejor aún, personalidad avasalladora. Invito al público a vivir esta lúdica experiencia estética -no esteticista ni edulcorante-, en el espacio Galia, Museo de Arte Valencia, ubicado en la Avenida Bolívar cruce con calle Salom.

LEE LAS DELPINADAS DE ARMANDO AMANAÚ

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

Deja un comentario