“Poema de Simón Bolívar en el Festival Mundial de Poesía de Venezuela” por Luis Alberto Angulo

0
93

1

Poetas vinculados al estado Carabobo estarán presentes, con programación propia, durante la semana del 13 al 19 de octubre en que se celebra la decimosexta edición del Festival Mundial de Poesía de Venezuela.

 

2

Valencia, subsede de este encuentro internacional de la palabra viva, concentrará su programación en las instalaciones del Museo de Arte de Valencia (MUVA), pero realizará el acto inaugural del Festival el día jueves 13 de octubre a las 2 pm, en el Centro de Artes Vivas Alexis Mujica (CAVAM), ubicado frente a la esquina noreste de la Plaza Bolívar.

 

3

En ese contexto de la instalación formal del Festival por parte del Gabinete de Cultura de Carabobo, a cargo de Luis Salvador Feo La Cruz, se contempla la disertación de Pedro Téllez acerca del momento en que Simón Bolívar escribe su texto Mi delirio sobre el Chimborazo; tendré por mi parte el gran honor de hacer lectura pública del poema de Líder Mayor del proceso emancipador sudamericano, escritor y poeta de estilo literario original, lleno de fuerza lírica, belleza y exactitud lingüística, que lo coloca entre los representantes de la mejor expresión literaria del siglo XIX.

 

4

Un texto como Mi delirio sobre el Chimborazo, cuya lectura tiene muchas posibilidades interpretativas desde lo histórico hasta lo psicológico y filosófico, es también la muestra fehaciente del dominio de la prosa poética por parte del Libertador, y lo coloca a la vanguardia de la modernidad literaria que de cuerpo entero surgirá posteriormente en la obra poética de José Antonio Ramos Sucre, perteneciente a la Generación de 1918.

 

5

Una lista parcial de los poetas y escritores invitados al Festival Mundial de Poesía en Valencia incluye a: Reynaldo Pérez Só, Laura Antillano, Juan Medina Figueredo, Carlos Osorio, Armando José Sequera, Dafni Gianitsopulus, Ana Carolina Saavedra, Pedro Téllez, José Carlos De Nóbrega, Niddy Calderón Plaza, Azul Urdaneta, Arnaldo Jiménez, Vielsi Arias, Ernesto Cañizalez, Faver Páez, María Consuelo Bianchi, José (Cheo) Vizcaya, Rumi Jiménez, Leonardo Alezones, María Alejandra Rendón, Mohamed Abi Hassan, Ricardo Zerpa, Sherline Chirinos, María Baéz, Marisa Martín, Chemir Colina, Rosa Elvira Sánchez, María Báez, Mery Franco, Carolina Marín, Raquel Santeliz, Melania Reyna León, Iris Santeliz, Miguel Espejo, Aracelys Reyes, Orlando Baquero y María Sorquibea.

 

6

El XVI Festival Mundial de Poesía de Venezuela homenajea a la poeta Ana María Oviedo Palomares (Trujillo, 1964). ¡Felicitaciones!

 

LEE TAMBIÉN: “¿DE QUÉ SE ACUSA AL POETA?”

 

7

MI DELIRIO SOBRE EL CHIMBORAZO (*)
SIMÓN BOLÍVAR

 

Yo venía envuelto con el manto de Iris, desde donde paga su tributo
el caudaloso Orinoco
al Dios de las aguas.
Había visitado las encantada fuentes amazónicas,
y quise subir al atalaya del Universo.
Busqué las huellas de La Condamine
y de  Humboldt;
seguílas audaz, nada me detuvo;
llegué a la región glacial,
el éter sofocaba mi aliento.
Ninguna planta humana
había hollado
la corona diamantina
que puso la mano de la Eternidad
en las sienes excelsas
del dominador de los Andes.
Yo me dije:
“Este manto de Iris
que me ha servido
de estandarte
ha recorrido en mis manos
sobre regiones infernales,
ha surcado los mares dulces,  
ha subido sobre los hombros
gigantescos de los Andes;  
la tierra se ha allanado
a los pies de Colombia,
y el tiempo no ha podido detener
la marcha de la Libertad.
Belona ha sido humillada
por los rastros de Iris,
¿y yo no podré trepar
sobre los cabellos canosos
del gigante de la tierra?
Sí podré.
Y arrebatado por la violencia
de un espíritu
desconocido para mí,
que me pareció divino,
pasé sobre los pies de Humboldt, empañando aún los cristales eternos
que circuyen al Chimborazo.
Llego como impulsado por el genio
que me animaba,
y desfallezco al tocar con mi cabeza
la copa del firmamento,
y con mis pies los umbrales del abismo.
Un delirio febril embarga toda mi mente; me siento como encendido
de un fuego extraño y superior.
Era el Dios de Colombia que me poseía.
De repente se presenta el Tiempo,
bajo el semblante venerable de un viejo cargado de los despojos de las edades:
ceñudo, inclinado, calvo, rizada la tez,
una hoz en la mano…
Yo soy el padre de los siglos, me dice, soy el arcano de la fama y del secreto,
mi madre fue la Eternidad;  
los límites de mi imperio
los señala el Infinito;
no hay sepulcro para mí,
porque soy más poderoso
que la muerte;
miro lo pasado, miro lo futuro
y por mi mano pasa lo presente.  
¿Por qué te envaneces,
niño o viejo, hombre o héroe?
¿Crees acaso que el Universo es algo?
¿Que montar sobre la cabeza
de un alfiler es subir?
¿Pensáis que habéis visto
la Santa Verdad?
¿Imagináis locamente
que vuestras acciones
tienen algún precio
ante mis ojos?
Todo es menos que un punto
a la presencia del Infinito,
que es mi hermano.
Sobrecogido de un sagrado terror:
–¿Cómo, oh Tiempo, respondí,
no ha de desvanecerse
el mísero mortal
que ha subido tan alto?
He pasado a todos
los hombres
en fortuna,
porque me he elevado
sobre la cabeza de todos.
Yo domino el universo con mis plantas; toco al Universo con mis manos;
siento las prisiones infernales
bullir bajo mis pasos;
estoy mirando de una guiñada
los rutilantes astros,
los soles infinitos;
he visto sin asombro el espacio
que encierra la materia,
y en tu rostro veo
la Historia de lo pasado
y los libros del destino.
–Observa –me dijo–, aprende,
conserva en tu mente lo que has visto,
dibuja a los ojos de tus semejantes
el cuadro del Universo físico,
del Universo moral;
no escondas los secretos que el cielo
te ha revelado;
dile la verdad a los hombres.
El fantasma desapareció.
Absorto, yerto, por decirlo así,
quedé exánime largo tiempo, tendido sobre aquel inmenso diamante
que me servía de lecho.
Al fin, la tremenda voz de Colombia
me grita; resucito, me siento,
abro con mis propias manos
mis pesados párpados;
vuelvo a ser hombre,
y escribo mi delirio.

 

Loja, 13 de octubre de 1822.

 

 

(*) Composición tipográfica de LAAR a partir del texto establecido por el Dr. Pedro Grases

 

Simón Bolívar. Páginas Selectas. Selección de José Roberto Arze. Col. Crisol. Ediciones Aguilar. Madrid, 1973

 

***

 

Luis Alberto Angulo [Rivas]. PoetaNació en Barinitas, estado Barinas (1950). Reside en Valencia desde hace cincuenta años. Es autor de los libros de poesía Coplas de la edad ligera (2021), Antología del decir (2013), y La sombra de una mano (2005), publicados por Monte Ávila Editores Latinoamericana, así como de Fusión poética (2000) en la Universidad de Carabobo, institución en la que obtuvo el Primer Premio del IV Concurso Internacional de la Revista Poesía.

También es premio nacional de poesía Dr. Francisco Lazo Martí. Ha publicado selecciones poéticas de San Juan de la Cruz, Miguel Hernández, Enriqueta Arvelo Larriva, Ana Enriqueta Terán, Lubio Cardozo y Ernesto Cardenal, y la antología Rostro y poesía, Poetas de la Universidad de Carabobo.

Es coautor de las compilaciones: El corazón de Venezuela, patria y poesía, y de Poetas venezolanos en solidaridad con Palestina, Iraq y Líbano.

Fue director de la Revista Zona Tórrida (UC) y de REDVE (Red Nacional de Escritores de Venezuela).

 

Ciudad Valencia