Virus

El virus, que no está vivo ni muerto, destruye lo viviente. Contagiado por contacto social, se apodera de una célula sin defensas inmunológicas y consume todos los recursos de ésta para multiplicarse.

El virus no produce ni crea, ni cumple ninguna función útil al organismo que invade.

Simplemente infecta más células y consume los recursos de éstas hasta que el organismo colapsa con todo y virus dentro.

El neoliberal que invade una célula revolucionaria sin defensas inmunológicas no está vivo ni muerto y nada aporta al cuerpo político que contagia.

Simplemente utiliza todos los recursos de la célula para propagarse a otras células e inhabilitarlas para sus fines originarios, hasta que el organismo revolucionario colapsa por no poder cumplir con sus funciones.

Contra el coronavirus y el virus neoliberal se recomiendan la distancia social y la cuarentena estricta de los infectados.

Si presenta síntomas tales como la idea de someter las controversias de interés público a tribunales extranjeros, conceder al capital extranjero mayores privilegios que al nacional, aplaudir la dolarización o privatizar las industrias básicas, llame de inmediato a la unidad sanitaria más próxima para ser internado.

 

LEE TAMBIÉN: POR HUGO RAFAEL MÁRQUEZ: CUANDO NADA NOS HUELE Y TODO NOS HIEDE

 

Luis Britto García

3 Comentarios

Deja un comentario