La migraña es un tipo de cefalea muy incapacitante que se asocia a personas adultas, pero cada vez se están observando más casos en niños y jóvenes, especialmente durante la pandemia, según confirman neurólogos del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología.

El grupo de investigadores reveló que el estrés y el uso continuado de pantallas están detrás de ese aumento de la incidencia de la migraña, en un grupo de población en el que era poco habitual.

A continuación, Guía Salud te invita a profundizar en este interesante tema que está afectando también a los más jóvenes de la casa.

 

Causas de migrañas en niños y jóvenes

La situación anómala que ha propiciado la pandemia ha sido un auténtico caldo de cultivo para que haya más niños y adolescentes aquejados por este tipo de cefalea.

Al respecto, el doctor el Robert Belvís, neurólogo, señaló: «Sabemos que el estrés es el factor precipitante más frecuente en la migraña y hemos observado que los jóvenes están sometidos a mayor estrés que en épocas anteriores».

 

A su juicio, las razones por las cuales el estrés ha aumentado en niños y jóvenes en el último año son obvias:

Los confinamientos y las restricciones han provocado aislamiento social, suspensión de actividad extraescolares y deportivas, menos contacto con amigos.

También ha habido miedo al contagio, incertidumbre… En definitiva, una situación excepcional nunca vivida por este grupo de edad que ha provocado unos altos niveles de estrés.

Por oro lado, aseguró que el aumento del uso de pantallas (computadores, televisores, consolas de vídeo, teléfonos celulares, otros), influye en gran medida en el aumento de las migrañas en el referido grupo de individuos.

«Al estrés hay que sumar el uso excesivo de ordenadores y smartphones, que también puede dar lugar a crisis de migraña», dijo el neurólogo.

Durante el confinamiento domiciliario de marzo a junio del pasado año, el consumo de televisión en niños aumentó un 70%; y el de móviles, consolas y tablets un 80%, según datos oficiales.

Las consecuencias para la salud van desde las migrañas al insomnio pasando por el aumento de los problemas oculares.

 

LEE TAMBIÉN: ¿MALA MEMORIA? MEJÓRALA CON ESTOS CONSEJOS

 

Retraso en diagnóstico

La migraña en niños y jóvenes es una realidad y cada vez hay más profesionales sanitarios sensibilizados con el tema, por lo que se hacen diagnósticos a edades más tempranas.

A pesar de ello, el diagnóstico de la migraña se puede retrasar una media de 6 años para la migraña episódica, y hasta 7 años en el caso de la migraña crónica, la patología más incapacitante.

Y ese retraso puede tener un importante impacto negativo en la población joven a tenor de las cifras. Actualmente, según datos de la Sociedad Española de Neurología:

Un 30% de los adolescentes sufre dolor de cabeza.

Sin embargo, más del 73% no han recibido diagnóstico.

 

Importancia de tratar la migraña

La migraña puede y debe tratarse, y para ello es clave seguir las recomendaciones del médico. Los fármacos, unos hábitos correctos y conocer la enfermedad son los pilares para mantenerla a raya.

Sin embargo, la realidad es que la mayoría de los pacientes migrañosos, ya sean niños o adultos, no lo hacen:

Solo un 17% de pacientes emplea la medicación correcta para las crisis de migraña,.

Y aunque un 25% de los afectados necesita tratamiento preventivo, solo un 5% lo recibe.

El Covid-19 paralizó la atención a muchos pacientes de migraña, pero poco a poco se busca la normalidad.

«Animamos a los jóvenes a acudir a sus citas para evaluar la progresión de la enfermedad y valorar, entre otras cosas, si el uso exponencial de ordenadores y dispositivos móviles durante estos meses ha podido incrementar los dolores de cabeza, sobre todo en los jóvenes que han recurrido a las pantallas como método educativo y de ocio», señaló el Dr. Belvís.

 

Hábitos o rutinas tienen un papel determinante en las migrañas:

El cerebro migrañoso es muy sensible a determinados estímulos (que no son los mismos para todas las personas).

Es como si tuviera que hacer un reset cada vez que ha de enfrentarse a ese estímulo, lo que provoca una crisis de migraña.

Conocer qué desencadena los episodios de migraña –ya sea una situación de estrés, una comida copiosa o pasarse dos horas frente a la tablet– es esencial para evitarlos.

En cuanto a las pantallas, es necesario limitar el tiempo de exposición:

Los menores de 2 años no deben hacer uso de las pantallas.

De 3 a 5 años se aconseja un uso máximo de 30 minutos.

De 6 a 12 años no hay que superar una hora al día.

Los chicos entre 13 y 16 años no deberían estar más de dos horas diarias ante las pantallas.

 

TE INVITAMOS A LEER Y COMPARTIR: TRASTORNO ANSIOSO DEPRESIVO: QUÉ ES Y CÓMO TRATARLO

CIUDAD VLC/Sabervivirtv