Del Medanal venimos-José David Capielo-padre-David
José David Capielo autor de la columna Del Medanal Venimos

En esta tercera entrega sobre el tema de las elecciones presidenciales en Venezuela 2024, avanzaremos en el desarrollo de estos particulares comicios. Al quedar ya un tiempo corto para su realización, el próximo 28 de julio, son múltiples las situaciones que se presentan en la cotidianidad, que agregan elementos a considerar en cualquier análisis, sobre todo con la imprescindible veracidad de por medio, ante tanto manejo interesado y engañoso principalmente del sector opositor extremista y sus amos financistas del Norte.

Resaltamos antes la convocatoria por la Asamblea Nacional (AN) a inicios del mes de febrero, de un conjunto de reuniones amplias con todos los sectores representativos, no solo de partidos políticos y movimientos sociales, sino de la gran mayoría de los distintos gremios, universidades y empresarios, entre otros, en torno a elaborar una propuesta para la convocatoria de las presentes elecciones y hacerla llegar al Consejo Nacional Electoral (CNE) solicitando la presentación de un cronograma electoral para la realización de tal evento. El CNE como ente estatal autorizado constitucionalmente para tal fin respondió a inicios de marzo convocando, formalmente, a la realización de estas elecciones presidenciales en Venezuela 2024 y su respectivo cronograma.

Referimos también el injerencismo permanente de los EEUU y más aun en estas elecciones. Pese a todo el esfuerzo diplomático del Gobierno Bolivariano por mantener algún diálogo con la Casa Blanca (a solicitud de ellos), éstos neocolonialistas han incumplido la mayoría de acuerdos suscritos, especialmente desde el año pasado, para insistir en el chantaje, las amenazas guerreristas y el financiamiento a los sectores opositores extremistas como sus portavoces. Han promovido campañas mediáticas truculentas, apoyándose en el anonimato en las redes sociales, con infinidad de mensajes manipulados, para hacer creer, que es el sector opositor golpista, encarnado en la “Plataforma Unitaria” y su “candidato monigote”, el que está liderando la intención del voto en nuestro país. Es el uso de la llamada post verdad o mentira emocional.

Aún cuando la campaña electoral formal está pautada entre el 4 y el 26 de julio de este año, como es ya tradicional, se dio inicio al recorrido por las regiones de los distintos candidatos presidenciales presentes en el tarjetón electoral oficial publicado por el CNE. El presidente Nicolás Maduro Moros como candidato electo del bolivarianismo está apoyado por las tarjetas del PSUV y demás integrantes del Gran Polo patriótico: Tupamaros, PPT, “Somos Venezuela”, ORA, PODEMOS, Partido Verde, Enamórate, MEP, “Movimiento Futuro”, PCV, UPV y Alianza para el Cambio (13 tarjetas).

 

tarjetón electoral 28 de julio-CNE 2

 

Por el sector opositor aparecen, por una parte, ocho candidatos de la llamada “Oposición Democrática”: José Brito, inscrito por las tarjetas de “Primero Venezuela”, “Primero Venezuela”, “Primero Justicia”, «Venezuela Unidad» y “Unidad Visión Venezuela” (4 tarjetas). Luis Martínez, inscrito por AD, COPEI, DDP, MR, UNE y BR (6 tarjetas). Antonio Ecarri, inscrito por LAPIZ, Avanzada Progresista, Cambiemos, Unidad, Ecológico y Fuerza Vecinal (6 tarjetas), Daniel Ceballos inscrito por “Voluntad Popular” y “Arepa” (2 tarjetas). Javier Bertucci, inscrito por “El Cambio” (1 tarjeta). Simón Márquez, inscrito por “Centrados” (1 tarjeta). Claudio Fermín, inscrito por “Soluciones” (1 tarjeta) y Benjamín Rausseo inscrito por CONDE (1 tarjeta). Por otra parte está la oposición extremista con Edmundo González (opositor 9), ratificado a última hora, con la tarjeta de la MUD (pasando de candidato “Tapa” a representante de la “PU”). Igual usa la tarjeta de UNT (tras la renuncia de Manuel Rosales) y se le sumó el MPV (Simón Calzadilla).

Nicolás Maduro Moros, como presidente en ejercicio que va a la reelección, presentó su programa de gobierno, contentivo de lo que considera son las “7 transformaciones y los cinco consensos” necesarios en nuestro país, para lo que se define como “nueva etapa de transición” (.net) al “socialismo bolivariano” (2024-2030)”. Obviamente representa una actualización del “Plan de la Patria” originario, definido por el Comandante Hugo Chávez, en las elecciones presidenciales de 2012, donde resultó vencedor. El presidente Maduro representa, sin ningún triunfalismo, la reafirmación de la paz social en el país, la posibilidad de seguir avanzando en la recuperación como país independiente, antiimperialista y la búsqueda de un mundo multipolar.

En torno a la oposición, hay un claro deslinde entre la “oposición democrática”, como la que ha rechazado abiertamente las prácticas desestabilizadoras, golpistas, promotoras de intervenciones extranjeras y robos de activos a nuestro país, integrada por los ocho  nominados señalados. De esta “oposición democrática” podríamos decir que su oferta electoral es la “vuelta al pasado”, a esa Cuarta República que tanto añoran y defienden, cosa ya imposible. Es de precisar que entre “esos errorcitos” de la Cuarta República, reconocidos públicamente por el diputado adeco Bernabé Gutiérrez, están las más de 11.000 víctimas de la represión política, los 5.000 asesinatos y las casi 500 desapariciones forzadas del período de AD-COPEI entre 1958-1998 (según el Informe Final de la investigación de la “Comisión por la Justicia y la Verdad”, del año 2017). Entre estos ocho candidatos “democráticos-burgueses” hay matices, ya que algunos son posibles aspirantes a parlamentarios, gobernadores o alcaldes, en las elecciones del 2025. Todos defienden la democracia “representativa”, donde el pueblo sea solo elector y niegan, por ende, el poder popular, además de propugnar  un “entendimiento acomodaticio” con EEUU.

Por otro lado, está la oposición extremista, representada en la llamada “PU”, con todos sus actores, presentes y “ausentes”-desde sus exilios dorados, producto del desfalco a nuestro país, junto a su promotor y principal financista: EEUU. Van a unas elecciones presidenciales bajo la simulación de ser los verdaderos “demócratas” o “luchadores por la “libertad” y contra la “dictadura en Venezuela”. Ni siquiera han cambiado su narrativa golpista. Pretenden hacer “política” siendo reincidentes en el odio y la violencia. Rechazan toda reconciliación o diálogo y su labor es estimular el “voto neurótico”, en la línea de “sacar el gobierno a como dé lugar”.

 

LEE TAMBIÉN: “Federico Brito Figueroa: maestro de la historia insurgente”

 

El CNE realizará el próximo domingo 16 de junio un simulacro nacional electoral. Es de resaltar que algunos analistas coinciden en señalar de dual e ilícita la “campaña electoral” desarrollada por la “PU”, bajo la conducción de la inhabilitada dirigente María Machado. Su discurso es una prédica totalmente insurreccional. Señala públicamente que “será presidenta”, cuando legalmente no puede ser candidata a nada. Está circulando un volante anónimo, llamando a “tomar Miraflores” el día 29 de julio, “sea cual sea el resultado que anuncie el CNE”. Hay que estar alertas ante estos planes violentos o “plan B” de la oposición golpista, que promueve descaradamente la violencia política, aprovechando la apertura de la presente jornada electoral.

 

***

 

José David Capielo Valles es ingeniero agrónomo y magíster en Desarrollo Rural, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Campus Maracay. Nacido en Coro, estado Falcón, en 1949. Es docente jubilado de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR), Núcleo Canoabo (2016). Es locutor, comunicador alternativo y colaborador de Ciudad Valencia desde 2014.

La Universidad Politécnica Territorial de Falcón “Alonso Gamero” (UPTAG) publicó digitalmente, en noviembre de 2023, su libro “Del Medanal Venimos. Un ensayo autobiográfico reflexivo”.

 

Ciudad Valencia