“Provocación, guerra, imperialismo y humanidad amenazada” por José David Capielo

0
60

A nueve meses de la “operación militar especial”, iniciada por la Federación Rusa en Ucrania, comentaré resumidamente este conflicto que va más allá de los escenarios de la confrontación y de lo informado por la mayoría de medios de comunicación alineados con el Occidente, EEUU y sus aliados de la Unión Europea.

Esta situación no comienza el 24 de febrero de 2022 con las acciones militares consideradas por Rusia como defensivas contra Ucrania. Todo se inicia desde la disolución de la “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas” (URSS) un 21 de diciembre de 1991. Días antes se había firmado un acuerdo en Budapest (Hungría) que incluía a la “Organización del Tratado del Atlántico Norte” (OTAN) y a EEUU, donde a la recién reconstituida Federación Rusa se le reconocía el respeto a sus fronteras, en especial de sus vecinos Kazajistán, Bielorrusia y Ucrania, además de la renuncia de éstas repúblicas al uso de armas nucleares.

Esto no fue cumplido. Aún cuando había desaparecido el “fantasma” del comunismo o “socialismo real” de la antigua URSS, derrotado “desde dentro” por sus propios dirigentes, las tesis imperiales y expansionistas de la OTAN, EEUU y sus aliados se mantuvieron. Vino la fragmentación de Yugoslavia e intervención en otros países de la antigua órbita soviética, junto al acoso a la Federación Rusa ahora, convertida en una gran nación capitalista, pero que seguía (y sigue) siendo un peligro para el hegemonismo de los EEUU y su brazo militar (OTAN).

Ucrania pasó luego a jugar papel destacado en el hostigamiento a Rusia. Lo que inicialmente representó un conflicto interno del gobierno ucraniano y la región del Donbass, en la frontera sureste con Rusia, pasó a ser una gran confrontación armada donde Ucrania arremetió en forma genocida por el exterminio de la población mayoritaria pro rusa de esa región, que había decidido declararse independiente. Rusia, en medio de todo esto, había decidido anexar Crimea en 2014 por solicitud mayoritaria de sus representantes.

Toda la destrucción y muertes causadas en esta guerra “interna” en estos últimos años han involucrado a Rusia en la intermediación de un cese al fuego, la protección a la población civil afectada, además de soportar una amenaza permanente de una escalada militar contra el territorio ruso desde una Ucrania servil a EEUU.

Vladimir Putin, líder nacionalista defensor de los intereses que representa hoy Rusia, había mantenido una postura dialogante por una salida negociada para poner freno a las acciones criminales de Ucrania y por el respeto a los acuerdos sobre la no injerencia de la OTAN contra su integridad como nación.

Geopolíticamente, Rusia ha mantenido acuerdo por un nuevo orden mundial multipolar, sin hegemonismos y contrario al colonialismo imperialista. En ello une esfuerzos con China, la gran potencia económica que por vía práctica ha desplazado a EEUU.

Hubo una evidente provocación de EEUU, la OTAN y sus aliados para concretar esta confrontación Rusia-Ucrania. Se proponen golpear a Rusia no solo militarmente, sino en especial mediáticamente, ya que la casi totalidad de los medios informativos del mundo Occidental están alineados en “satanizar” a Rusia como el agresor, promoviendo medidas coercitivas, que abarcan no solo lo económico, sino que han venido vetando a Rusia en el campo cultural, intelectual y deportivo, entre otros.

EEUU, la OTAN y sus aliados, como el actual gobierno fascista de Ucrania, se han opuesto hasta ahora a  un acuerdo para el cese del conflicto. Pretenden causar el mayor daño a la Federación Rusa, aún sabiendo que militarmente no será fácil derrotarle. Rusia además de sus operaciones militares, donde reafirman que preservaran las vidas de civiles y estar dispuesto al dialogo, ha logrado en lo económico recolocar parte de sus exportaciones en Turquía, India, China y otros países.

 

LEE TAMBIÉN: «AGENDA 2023-2030: CONSOLIDAR LIDERAZGO PRESIDENCIAL Y NUEVO SISTEMA DE FUERZAS» POR CHRISTIAN FARÍAS

 

China se ha mantenido a la expectativa. Sabe que la pelea es actualmente contra Rusia, pero que el objetivo principal siguen siendo ellos como amenaza económica para la supremacía capitalista de EEUU. El reelecto presidente chino Xi Jinping reafirmó su voluntad de ampliar el multilateralismo en marcha.

Venezuela, como aliado de Rusia, así como igualmente de China, además de ser partícipe de un mundo multipolar que respete la libre determinación de los pueblos, aboga por el cese del conflicto y por un acuerdo satisfactorio a las partes. Ninguna guerra en sí misma, con su carga destructiva y muertes, puede representar una solución deseable.

Está igualmente el peligro del uso del armamento nuclear en una guerra a mayor escala que ponga en riesgo a la propia humanidad. Ante tanto radicalismo verbal irresponsable y tantas acciones bélicas indiscriminadas desde Ucrania-OTAN, no es descabellado pensar en el escenario extremo de una guerra nuclear mundial aniquiladora.

 

José David Capielo / Ciudad Valencia