El ataque contra la embajada de Cuba en Estados Unidos perpetrado el 24 de septiembre es un hecho que es calificado de un recordatorio de la persistencia del terrorismo y la violencia contra Cuba, y por eso rechazan la conducta de permisividad de las autoridades de EEUU al respecto.

El ataque con cócteles molotov a la embajada cubana, aunque no causó víctimas, es un recordatorio de la doble moral del Gobierno de Estados Unidos, «sirve como recordatorio de la doble moral del Gobierno de Estados Unidos al hacer reiteradas alusiones a su compromiso contra el terrorismo», expresó la jefa de la Misión de Cuba en EEUU, Lianys Torres, en declaraciones a Prensa Latina.

 

Expresó su preocupación por los sucesos que generaron un amplio rechazo en diferentes sectores e hizo hincapié en la conducta permisiva de las autoridades estadounidenses, ya que desde 2020, la embajada cubana en Washington D.C. ha sido sede de dos actos terroristas.

La diplomática se preguntó cómo es posible que se cometan estos actos tan cerca de la Casa Blanca sin que las autoridades puedan preverlos.

 

Torres destacó que estas provocaciones públicas no han recibido una respuesta adecuada por parte de las autoridades estadounidenses y «demuestra impotencia, inmoralidad y odio de anticubanos y fascistas que acometen estos actos, los impulsan y los justifican», sostuvo la diplomática.

Respecto a los detalles del ataque, se informó que un individuo lanzó dos cócteles Molotov sobre la cerca perimetral de la embajada, los cuales impactaron en la pared frontal de la misión diplomática.

A petición de la embajada cubana, oficiales del Servicio Secreto de Estados Unidos se presentaron en el lugar y tuvieron acceso a las instalaciones para investigar el incidente.

 

TE INTERESA LEER ESTO:  EN CUBA SE REALIZARÁ EL X CONGRESO DE LOS COMITÉS DE DEFENSA DE LA REVOLUCIÓN

Ciudad Valencia / AVN