“Reglas ortográficas desde la liberación” por Arnaldo Jiménez

0
172
Arnaldo-Jimenez-entrevista-José Pulido-portada-reglas ortográficas

Reglas ortográficas desde la liberación… 1-) Toda palabra ha de llevar la crema del bigote de Charlot, signo y símbolo de libertad y de burla hacia el poder, remedo que invierte el discurso hitleriano de la extinción por el de la creación.

2-) Toda oración surgida desde el pueblo contiene la siguiente estructura morfológica: el sujeto es el verbo que vive persiguiendo el adjetivo felicidad. El sujeto es el sustantivo barro de todas las formas, el barro del principio, el predicado por supuesto está conformado por el poder del sol para conjugar todos los sudores, todas las cercanías.

3-) Se escribe con enredo toda oración o párrafo que comience por el final o de atrás hacia delante de ninguna manera pues que sea como si fuese así mismito igual o siempre o qué más da si uno se conjuga y se deriva de adelante hacia atrás como quien dice cantinflas y así sin mayúscula que es cómo que está fácil dice uno mismo no en la médula propia de haberse quitado las cadenas del dominio en el habla y no pongo el punto y final porque no quiero manito

4-) Después de efímeras y diminutas conversaciones con nadien y fulano de tar, llegamos a la más determinante conclusión en relación a: queda eliminada definitivamente y de manera inmediata la palabra para y se sustituye sin ningún remilgo de protesta por pa, con o sin acento, según sea el gusto de cómo quiera servirse el caso en cuestión, pues ese caso es una cuestión de perspectiva.

5-) En el caso nunca negado de que el discurso, que es como decir la historia del pueblo, ascienda a la literatura, habrá de admitirse el silencio en las pausas de la oralidad como espacios en blanco pedidos en préstamos a la hoja, ya que de esa manera sentimos la respiración del hablante, y no como algo tan extraño e inadecuado como una coma o un punto; es así cómo deberían escribirse sus cuentos; digo yo, no sé.

6-) Ya que desde el dominio se piensa en grande y sus nombres lucen letras mayúsculas que tapan generalmente las mismas sustancias de la “esencia humana”, queremos dejarle de su uso exclusivo esa letra que por ningún lado tiene una astilla de humildad. Nosotros, los efímeros, los comunes, nos llamamos en minúscula y con plural.

7-) Se escribe con danza cualquier historia trazada sobre la tierra, cualquier viaje chamánico, todos los afectos por los animales y las plantas, la lluvia y el milagro del sol extendido sobre los seres y las cosas.

8- Se hace constar desde la memoria colectiva de este pueblo, que la “z” del dominio español quedó abolida por la misma lengua tricolor en el transcurso de su cocimiento y condimentación.

9-) Se aceptan como palabras indispensables en la literatura de estas orillas, entre otras a: bemba, de sonoridad africana, sensual, erótica, de voz alta, envidia de otras razas; compa, la cual tiene amplias resonancias llaneras de abrazos y comuniones. También las palabras palante, hermanazo, esperrugío, reguelto, tábanos, íbanos y habemos, esguañangao, cuerpazo, cuerpa, entre otras.

10-) Se eliminan las terminaciones en ir, ar, er, en su lugar usaremos la letra ele, que nos remite directamente a la intimidad de nuestro comportamiento típico socialmente producido; lamel el pezón materno, chupal la leche del crecimiento y la ternura. ¿Será posible subil esta regla a la academia?

11-) En los casos en que sea necesario hacer un énfasis de movimiento de los verbos en presente utilizaremos el acento en las vocales finales de las palabras, ejemplo: estudiá, caminá, comé.

 

LEE TAMBIÉN: “Comunicado urgente de los niños de las escuelas básicas”

 

12-) Las escuelas serán de ahora en adelante sitios donde se conservará la musicalidad de nuestras palabras. Conversaciones en torno al origen de las mismas, la relatividad de sus reglas y el contexto clasista de su fluidez contemporánea.

13-) Se declara patrimonio lingüístico las palabras que usamos para designar situaciones generales y como sustituto de cualquier sustantivo, digamos que en este último sentido funcionan como sustantivos únicos o universales: caramba, cosa, bicho (y el verbo bichar de uso común en los niños), vaina, berenjenal, zaperoco, jipato, fotuto, verga, sipote, vergación, güele, entre otras.

14-) Se le recuerda a todas las personas de hablar refinado que la sabiduría de un ser humano jamás ha estado directamente relacionada con ese refinamiento y, generalmente, hay más sabiduría en los supuestos mal hablados que en sus contrarios.

 

***

 

Arnaldo Jiménez nació en La Guaira en 1963 y reside en Puerto Cabello desde el 1973. Poeta, narrador y ensayista. Es Licenciado en Educación, mención Ciencias Sociales por la Universidad de Carabobo (UC). Maestro de aula desde el 1991. Actualmente, es miembro del equipo de redacción de la Revista Internacional de Poesía y Teoría Poética: “Poesía” del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la UC, así como de la revista de narrativa Zona Tórrida de la UC.

Entre otros reconocimientos ha recibido el Primer Premio en el Concurso Nacional de Cuentos Fantasmas y Aparecidos Clásicos de la Llanura (2002), Premio Nacional de las Artes Mayores (2005), Premio Nacional de Poesía Rafael María Baralt (2012), Premio Nacional de Poesía Stefania Mosca (2013), Premio Nacional de Poesía Bienal Vicente Gerbasi, (2014), Premio Nacional de Poesía Rafael Zárraga (2015).

Ha publicado:

En poesía: Zumos (2002). Tramos de lluvia (2007). Caballo de escoba (2011). Salitre (2013). Álbum de mar (2014). Resurrecciones (2015). Truenan alcanfores (2016). Ráfagas de espejos (2016). El color del sol dentro del agua (2021). El gato y la madeja (2021). Álbum de mar (2da edición, 2021. Ensayo y aforismo: La raíz en las ramas (2007). La honda superficie de los espejos (2007). Breve tratado sobre las linternas (2016). Cáliz de intemperie (2009) Trazos y Borrones (2012).

En narrativa: Chismarangá (2005) El nombre del frío, ilustrado por Coralia López Gómez (Editorial Vilatana CB, Cataluña, España, 2007). Orejada (2012). El silencio del mar (2012). El viento y los vasos (2012). La roza de los tiempos (2012). El muñequito aislado y otros cuentos, con ilustraciones de Deisa Tremarias (2015). Clavos y duendes (2016). Maletín de pequeños objetos (Colombia, 2019). La rana y el espejo (Perú. 2020). El Ruido y otros cuentos de misterio (2021). El libro de los volcanes (2021). 20 Juguetes para Emma (2021). Un circo para Sarah (2021). El viento y los vasos (2da edición, 2021). Vuelta en Retorno (Novela, 2021).

(Tomado de eldienteroto.org)

 

Ciudad Valencia