Luces y Sombras: Salud, enfermedad y vida.

0
237

Hombres en tiempo de oscuridad, así decía la inolvidable intelectual alemana Hannah Arendt, cuando se refería a los dirigentes e intelectuales que les tocó enfrentar las distintas crisis de la primera mitad del siglo 20, en especial la lucha contra el totalitarismo del fascismo alemán.

Hombres que en plena cúspide de conflictos de la humanidad se alzaban como faros orientadores, esto evitaba que los hombres y mujeres de entonces se convirtieran en consumidores de discursos  apocalípticos, de fin de los tiempos, «no hay salidas», creando de esta manera el síndrome de la fatalidad y desesperanza, las Dark Ages (épocas oscuras) nos llevan a la ignorancia y quiebra la voluntad de vivir en dignidad. Amor, Trabajo y conocimiento son las fuentes de nuestra vida, también deberían gobernarlas, sostenía Wilhelm Reich en su libro la «Peste Emocional».

Un diálogo obligatorio

La gran encrucijada en que esta nuestra aldea global, hace que sea necesario que dirigentes y gobernantes le den luz a los ciudadanos de los distintos países, es recomendable el conocer para comprender y explicar el contenido de la contingencia.

La manera de tratar la salud pública en toda su emergencia se aleja de la imperiosa confianza requerida por la gente, sabemos lo que nos hacen saber, a pesar de tener el internet y toda la maraña de redes sociales.

Credibilidad y credulidad para la auto legitimación, la identidad de conducta a ser asumida por los ciudadanos, es la obligación de un diálogo obligatorio de todos con todos, con toda la pluralidad de los antagonismos políticos ideológicos, que escapan a una imposición de voluntades por parte de los gobiernos, hacer los mayores esfuerzos por establecer hipervínculos  asociados a los objetivos de la comunicación en crisis, en caso de catástrofes o emergencia nacional sanitaria.

Es un hecho aceptado que el corona virus no es un estado de ficción, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud han establecido los cánones y protocolos sanitarios aceptados por la mayoría de los países del mundo.

Luces y Sombras formula una serie de ANÁLISIS y OPINIONES para UNA adecuada lectura de los tiempos en el contexto de la pandemia, este artículo forma parte de ellos

Reconstruir una nueva «normalidad»

La urgencia de reconstruir una nueva «normalidad» dado lo efímero del tiempo y la brevedad de la vida teje todo tipo de ansiedad con relación al logro de una vacuna que sea eficaz contra el Covid-19, todos los laboratorios y centros de investigación biotecnológicos y médicos están tras la requerida cura, en esta actividad también está el interés político de quien pone a rodar de primero el medicamento, Rusos-Chinos-Norteamericanos se comportan en tal sentido, como en los mejores tiempos de la carrera espacial o armamentista.

Durante la peste europea del siglo XVII, los médicos llevaban máscaras puntiagudas, guantes de cuero y abrigos largos en un intento de defenderse de la enfermedad. Su aspecto icónico y siniestro, como se muestra en esta imagen, es reconocible hasta el día de hoy.

Por otro lado si bien los protocolos médicos sanitarios de actuación en las comunidades se rigen por una directriz central en el mando y ejecución de medidas, las autoridades del gobierno tienen que tomar en cuenta los elementos heterogéneos, donde los grupos de profesionales médicos, organizaciones comunales locales son los conocedores del territorio.

La fuerza de los hechos registrada en la inseguridad y vulnerabilidad, decretan ser compañeros de viaje ante la amenaza de salud mortal que representa la pandemia más peligrosa, desde la peste negra de 1348.

Es de reconocer que el gobierno del presidente Maduro ha manejado la crisis de pandemia en el parámetro de los organismos internacionales de salud. El sesgo o intención político está presente en el escenario, Venezuela es un país en tensión y conflicto político, no hay que pecar de incautos.

Las decisiones y análisis  mueven un sombrado, unos apuntan a estabilizar, otros a generar la madre de todos los caos, usando etiquetas, discursos donde la manipulación es la anfitriona.

Recomendaciones de la OPS

Mientras tanto la Organización Panamericana de la Salud (OPS) entre otras cosas recomienda:

*Actuación de manera proactiva de comunicación con los ciudadanos, en forma clara en torno al mapa de riesgo y amenaza de la pandemia.

*Establecimiento de mecanismos de coordinación general nacional para la difusión de la información «una sola voz» que exprese el interés general 

*Orientar a la población en las decisiones y acuerdos que permitan proteger y brindar salud familiar y comunitaria.

*Incorporar a la población a través de la red de organizaciones comunitarias, como  voceros permanentes de la salud.

*Lograr confianza para disminuir los temores y angustias, las campañas de educación y prevención deberán ser claras, entendibles y coherentes.

*Al declarar los estados de emergencia nacional, implica el máximo respeto de los Derechos Humanos y Dignidad Ciudadana 

LEER MAS:VIDA Y MUERTE EN TIEMPOS DE PANDEMIA, ESPERANZA Y POSIBILIDAD

 

José Ramón Rodríguez / Ciudad VLC / Luces y Sombras

Deja un comentario