El manguito rotador

El manguito rotador se encuentra en el hombro y está conformado por tendones y músculos (supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor), los cuales permiten que dicho hombro se mueva y se mantenga estable.

 

Una lesión del manguito rotador puede ocasionar:

Tendinitis del manguito de los rotadores: Es la irritación de tendones e inflamación de la bursa (capa que recubre los tendones).

Desgarro del manguito de los rotadores: Es la ruptura parcial (se rompe sólo una parte del tendón) o ruptura total del tendón (se rompe completamente el tendón).

 

Síntomas y signos más frecuentes son:

  • Presencia de dolor en la zona frontal del hombro, en reposo y al realizar sus actividades de la vida diaria.
  • Dolor que puede irradiar hacia el brazo.
  • Dolor durante la noche.
  • Inflación local.
  • Pérdida de movilidad.
  • Debilidad y rigidez al usar su hombro.
  • Dificultad para realizar actividades que ponen el brazo detrás de la espalda y sobre la cabeza (como peinarse).

 

¿Por qué se produce?
En una Tendinitis:
  • Por una inflación de los tendones, ya que al estar cerca de una zona ósea puede rozarse e inflamarse.
  • Al haber una lesión algunos músculos empiezan a trabajar más que otros, debilitando los tendones y provocando la lesión.
  • Mantener el brazo en una posición por tiempo prolongado.
  • Hacer actividades que requieran tener el brazo por encima de la cabeza durante muchas horas.
  • Mala postura durante muchos años.
  • Dormir sobre un solo brazo.
  • También en algunos casos por Envejecimiento.

 

En Desgarros:

Los desgarros del manguito de los rotadores pueden ocurrir de dos maneras:

  • Al sentir un tirón al tratar de levantar algo pesado.
  • Luego de un movimiento brusco del hombro.
  • Al caer sobre su brazo mientras está estirado.
  • También lentamente con el tiempo por desgaste del tendón o como secuela de una tendinitis que va a llevar a una ruptura del tendón ya sea parcial o total.
  • Una sobrecarga.

 

En ambos casos puede ocurrir en:

  • En adultos jóvenes: Por sobrecarga del hombro y un esfuerzo repetitivo.
  • En los adultos mayores: Por una degeneración del tendón debido al envejecimiento de los tendones.
  • En el ámbito deportivo: En básquet, tenis, béisbol (particularmente el lanzamiento), vóley, futbol (generalmente en arqueros), lanzamiento de bala, levantamiento de pesas y otros deportes que requieren movimiento repetitivo del brazo por encima de la cabeza.

 

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN: CONOCE LOS SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DE LA PERSONA RÍGIDA

Tratamiento:

Al descartar un factor genético y un tratamiento quirúrgico, se trabajará mediante tratamiento de Terapia Física:

  • Disminuir el dolor.
  • Mejorar la movilidad del hombro.
  • Estiramientos de musculatura afectada.
  • Fortalecer músculos que permitan las rotaciones del hombro.
  • Mejorar el control postural.
  • Mediante vendaje neuromuscular (para disminuir el dolor o estabilizar dependiendo el caso).
  • Mediante ejercicios indicados orientados a la reinserción de sus actividades.

 

Prevención
  • Evitar cargas excesivas.
  • No realizar sobreesfuerzo.
  • Hacer reposo si fuera necesario.
  • Continuar con el tratamiento de Terapia Física si es que aún persiste el dolor.
  • Si desea retornar a su deporte debe realizar ejercicios de estiramiento antes y después de la actividad.

 

Ciudad Valencia / Cerfid