El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, condenó este sábado el bombardeo reportado contra la ciudad de Omdurman, en Sudán, que dejó al menos 22 fallecidos y decenas de heridos, en el marco del conflicto interno que tiene lugar en la nación africana.

El portavoz adjunto del titular de la ONU, Farhan Haq, expresó a través de un comunicado la consternación de Guterres por los informes de violencia a gran escala y víctimas en todo Darfur.

“También le preocupan los informes de nuevos enfrentamientos en los estados de Kordofán del Norte, Kordofán del Sur y Nilo Azul. Hay un absoluto desprecio por las leyes humanitarias y de derechos humanos que es peligroso e inquietante”, añadió.

 

LEA TAMBIÉN: 8 PAÍSES DE SUDAMÉRICA EVALÚAN MEDIDAS PARA PROTEGER LA AMAZONÍA

 

 

LEA TAMBIÉN: BRICS DEBE ENFOCARSE EN LA CREACIÓN DE UNA MONEDA ÚNICA

 

En este sentido, alertó que el conflicto interno en curso “ha llevado a Sudán al borde de una guerra civil a gran escala, lo que podría desestabilizar a toda la región”.

A partir de ello, ratificó su llamado a las partes a abandonar las armas y comprometerse con un cese duradero de las hostilidades, e instó a respetar el derecho internacional, en especial la protección de los civiles y la acción humanitaria.

 

LEA TAMBIÉN: CHINA LLAMA A EEUU A MEJORAR LOS VÍNCULOS ECONÓMICOS Y COMERCIALES

 

Fuentes locales reportaron este sábado un ataque aéreo en el barrio de Dar Al Salam de la ciudad de Omdurman, ubicada al noroeste de la capital, Jartum, mientras que el Ejército y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés) se acusaron mutuamente de la autoría del hecho.

De acuerdo con las oficinas de la ONU, desde que estallaron los enfrentamientos el pasado 15 de abril se han registrado casi 3.000 muertos y alrededor de tres millones de desplazados.

 

Ciudad Valencia / Telesur