La pareidolia es un término cuyo origen etimológico es griego (eidolon «figura o imagen» junto al prefijo «para» que significa «junto a»). Es un fenómeno psicológico producido  por un estimulo vago y muy  sutil -generalmente una imagen- que es percibido como una forma identificable y reconocible. Un claro ejemplo de lo antes mencionado es cuando vemos formas de animales en las nubes, ver figuras humanas en la línea dibujada por cadenas montañosas, rostros en estructuras de aparatos y edificios, entre otros.

 

Al igual que las psicofonías, (tema del cual hablamos en entrega anterior), hay un grupo cada vez más grande de profesionales en distintas áreas atraídos por el misterio, por todos esos hechos que en principio son inexplicables, para comenzar a investigar de qué se trata.

 

Su parecido con las voces psicofónicas no dejan de asombrar a quienes cámara en mano y monitor encendido, se adentran en el campo de lo que es considerado por algunos como una naciente ciencia en la cual, los profesionales de la física tienen una enorme tarea que hacer, pues supone también una enorme cantidad de explicaciones que dar considerando lo enigmático del asunto y la técnica utilizada.

 

La muerte, como el hecho más cierto de la vida, se convierte en inspiración para estos estudiosos, saber qué hay más allá, comunicarse con los seres que llegado el momento o no, partieron, dejando tras de sí una estela de dolor y recuerdos, que algunas veces se perciben como insuperables.

 

Hippolyte Léon Denizard Rivail

 

De vieja data

No se trata pues, de un tema nuevo el intentar comunicarse con «el otro lado». En la historia reciente, algunos entendidos suelen establecer que el espiritismo, como algunos lo llaman, la comunicación con los muertos o la transcomunicacion instrumental, como se ha convenido en llamarla actualmente, nació en Francia a mediados del siglo XIX siendo su fundador, por llamarlo de alguna manera, Hippolyte Léon Denizard Rivail mejor conocido por quienes se dedican a estas lides  como  Allan Kardec (Lyon, 3 de octubre de 1804-París, 31 de marzo de 1869) pedagogo y escritor francés, considerado el sistematizador de la doctrina llamada espiritismo.

 

Otros le atribuyen el inicio de tales sondeos a las hermanas Forz, cuando, en marzo de 1848 en Estados Unidos, afirmaban haber comenzado a recibir mensajes mediante golpes en las paredes, luego sabrían que se trataba de una persona que había vivido en la casa que ellas habitaban, y había sido asesinado, años antes. No obstante, fue a partir de este hecho, con los golpes en la paredes, que la comunicación se hizo popular por toda América y parte de Europa.

 

Y llegó la cámara…

Pero, como toda moda, pasó. Aún así, los muertos, o lo que sea que fuere que estaba «al otro lado» no dejarían de intentar comunicarse, razón por la cual y debido a un hecho fortuito la comunicación instrumental se descubre. En los albores de dicha técnica comunicacional, se utilizó el magnetofón como el aparato con los avances técnicos de punta, que permitiría este «contacto» pero luego, y debido a la curiosidad humana y al querer ir más allá, se comenzó a utilizar la cámara de video, dando inicio al transvideo.

 

Las fuerzas que están «del otro lado» jamás han dejado de comunicarse.

 

En teoría no se necesitan condiciones especiales para desarrollar este tipo de comunicación, sin embargo son aquellos sitios donde se han producido hechos cargados de dramatismo, de fuerzas negativas o mala vibra como también se conocen, donde se pueden captar más imágenes, o voces, según sea el caso.  Algunos asoman que esto se debe a que son estos hechos que producen una energía remanente, la cual es luego canalizada por los instrumentos utilizados.

 

Pero, ¿Cómo se hacen?

Klaus Schrieber es a quien se le puede atribuir el hecho de haber grabado las primeras psicoimágenes o transvideos en 1985. Pero lo realmente curioso y al mismo tiempo extraordinario de este hecho, es que las instrucciones para llevar acabo dicho experimento se las dio su hija ya muerta Karin, a través de varias psicofonías. De tal manera que hay que otorgar  por lo menos el beneficio de la duda al pensar que las imágenes que vemos en el monitor son de personas que en algún momento estuvieron vivas.

 

El profesor Klaus Schrieber en su laboratorio.

 

El método es el siguiente:

Se debe colocar la cámara de video en ángulo de 45 grados delante de la pantalla del monitor o televisor

Esta debe estar previamente conectada al mismo televisor (audio y video)

La TV no debe estar sintonizada en ningún canal

Tal disposición de instrumentos variará según ajustemos gradualmente el zoom del lente de la cámara, el cual se debe mover lentamente hacia adelante y atrás.

La grabación se debe hacer máximo un minuto y revisar minuciosamente

Esto «garantizará los resultados».

 

Esquema básico para realizar una psicoimagen.

 

Cabe destacar que en las psicoimágenes captadas hasta ahora por muchos investigadores a lo largo y ancho del planeta, los paisajes, las cosas, las casas, etc, lucen muy parecidos a este «mundo», hecho que lejos de aclarar el misterio lo profundiza haciendo que una vez más nos preguntemos ¿qué hay más allá de la muerte?.

 

En este ejemplo de psicoimagen podemos ver no solo el rostro, sino también objetos inanimados.

 

 

José Becerra/Ciudad Valencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here