Dentro de la estrategia para desestabilizar a la Revolución Bolivariana como modelo de poder elegido por el pueblo venezolano, el presidente de los Estados Unidos (EEUU), Donald Trump, usa como táctica la resurrección de una figura como el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

El TIAR es un mecanismo firmado en septiembre del año 1947 en la ciudad de Río de Janeiro en Brasil por veinticinco (25) países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), en el escenario de la Guerra Fría. Esta asistencia recíproca, se presumía entonces, era para responder a las agresiones de potencias extracontinentales (Unión Soviética y China), pero cuando una potencia colonial extracontinental como el Reino Unido de Gran Bretaña, agredió militarmente a la Argentina cuando defendió la soberanía de sus Islas Malvinas, el Tratado apoyó la agresión inglesa.

Entre los 25 países que firmaron inicialmente para formar parte de este tratado se encuentran: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, EEUU, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Nicaragua, Ecuador, Trinidad y Tobago, Bahamas y Venezuela.

En los últimos años, siete (7) de los países firmantes del TIAR se retiraron manifestando que ese mecanismo ya no garantizaba sus intereses, entre ellos, Perú en 1991; México en 2006; y en el 2012 los gobiernos de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, como bloque de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), procedieron a la denuncia formal, con fundamento en el artículo 25 de este tratado, el cual instruye los pasos a seguir para tales efectos.

NOTICIA RELACIONADA:

Aunque la República Bolivariana de Venezuela abandonó plenamente su participación en la Organización de los Estados Americanos (OEA), específicamente el 27 de abril 2019, cumpliendo previamente el período legal establecido, este organismo irrespeta la soberanía de la Nación de manera constante al desconocer a su legítimo Gobierno.

En esta misma línea intervencionista, con la dirección expresa del Gobierno de EEUU, se continúa amenazando el derecho público internacional, al delegar la representación de Venezuela en escenarios multilaterales en personajes nombrados de manera ilegal  y decidir en la OEA, como el «ministerio de colonias», que Venezuela forma aún parte del TIAR.

Entre los gobiernos cómplices de aprobar este delito internacional, están EEUU, Brasil, Colombia, Argentina, El Salvador, Haití, Guatemala, Chile, Honduras, Paraguay, República Dominicana y, para mayor desfachatez,, incluyen a «Venezuela» con su representantes impuestos de manera ilegal. Con estos 12 votos y producto de la trampa, se quiere revivir el TIAR, cual monstruo de Frankenstein.

En contraste, a esta votación espúrea, se abstuvieron los gobiernos de Trinidad y Tobago, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú. Destaca la abstención del gobierno de este último en la trama de reincorporar de Venezuela al TIAR, por ser miembro fundador del llamado «Grupo de Lima», movimiento de países conformado por 14 países que han hecho pública su intención de derrocar el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Los 14 países que integran el Grupo de Lima son Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, uniéndose posteriormente Guyana y Santa Lucía. Un colectivo avalado por Barbados, Estados Unidos, Granada, y Jamaica; así como de organismos como la OEA y la Unión Europea.

NO DEJES DE LEER: LO DIJO EL SENADO: RUSIA EVITARÁ UNA INVASIÓN MILITAR DE EEUU EN VENEZUELA

Por su parte, otras naciones del mundo como Cuba, a través de su canciller, Bruno Rodríguez, se pronunció en solidaridad con el gobierno venezolano y en rechazo a la amenaza que significa el TIAR.

«Denunciamos la grave amenaza que significa la activación del TIAR. Crea las condiciones para una acción militar del gobierno de EEUU contra Venezuela. No olvidemos lo que han dicho siempre: todas las opciones están sobre la mesa. La paz de Nuestra América está en peligro», así lo destacó por la red social Twitter en su cuenta, @BrunoRguezP.

El Canciller cubano agregó: «Es una vergüenza y una grave amenaza a la paz y la seguridad de todos, el intento de un pequeño grupo de países de activar el TIAR, uno de los peores instrumentos de dominación de EEUU, empleado para justificar agresiones e intervenciones militares en la región. Opongámonos».

Igualmente, el Gobierno de la República Popular China, más tarde, mediante su portavoz en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, rechazó cualquier tipo de injerencia en los asuntos de Venezuela.

Chunying señaló que Beiging se opone a la interferencia en asuntos internos de Venezuela, de cualquier forma, incluida una intervención militar. Asimismo, destacó que China respalda el diálogo entre el Gobierno y la oposición.

No obstante, los cancilleres de los países firmantes del TIAR pretenden utilizar el escenario de New York, donde se está celebrando el 74º Período de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, para llamar la atención sobre el tema. A propósito de ello, se reunirán el próximo lunes 23 de septiembre con el objetivo de «tomar decisiones» e «invocar (..) las respectivas sanciones», según aseguró a los medios el embajador de Colombia en Estados Unidos, Francisco Santos.

LEE TAMBIÉN: ¿ES POSIBLE LA APLICACIÓN DEL TIAR PARA VENEZUELA?

Ciudad VLC/AVN

2 Comentarios

Deja un comentario