Un cuento para la merienda: «La partida» de Frank Kafka

0
119
Kafka-La partida

Ordené que trajeran mi caballo del establo. El sirviente no entendió mis órdenes. Así que fui al establo yo mismo, le puse silla a mi caballo y lo monté. A la distancia escuché el sonido de una trompeta y le pregunté al sirviente qué significaba. Él no sabía nada ni escuchó nada. En el portal me detuvo y preguntó:

—¿Adónde va el patrón?

—No lo sé —le dije— simplemente fuera de aquí, simplemente fuera de aquí. Fuera de aquí, nada más, es la única manera en que puedo alcanzar mi meta.

 

DISFRUTA TAMBIÉN: UN CUENTO PARA LA MERIENDA: «EL ASALTO» DE DRUMMOND DE ANDRADE

 

—¿Así que usted conoce su meta? —preguntó.

—Sí —repliqué— te lo acabo de decir. Fuera de aquí, esa es mi meta.

 

Frank Kafka (República Checa) / Ciudad VLC