#Opinión: «Un mundo sin facebook», por Malek Dudakov

0
101

Imagen: Katehon

El imperio digital de Mark Zuckerberg acaba de sufrir su peor catástrofe técnica en los últimos 13 años. Las plataformas de Facebook, Instagram y WhatsApp no estuvieron disponibles durante varias horas, al parecer por un problema en el código que todas ellas comparten y que estaba relacionado con el enrutamiento de las propias páginas, lo que provocó un cierre global de todas ellas.

Facebook había sufrido algo parecido en el 2008, cuando no estuvo disponible durante 24 horas. Sin embargo, en ese momento contaba con solamente 80 millones de usuarios, mientras que ahora tiene al menos 3.000 millones de clientes registrados, de los cuales cientos de millones son usuarios activos de las redes sociales.

Este golpe al imperio de Mark Zuckerberg tiene como telón de fondo una lucha encarnizada sobre el futuro de los monopolios digitales. Muchos políticos estadounidenses – tanto de derechas como de izquierdas – piden que se siga el ejemplo de Teddy Roosevelt, que luchó duramente contra los monopolios del petróleo.

Por el contrario, existen otras voces –neoliberales – que siguen glorificando el apogeo de las corporaciones. Resulta irónico que ayer aparecía un ensayo en las páginas de Bloomberg que llamaba directamente a que los monopolios digitales tuvieron asientos en la ONU en igualdad de condiciones a los que tienen los Estados soberanos.

El capital producido por Microsoft es superior al PIB de muchos países como, por ejemplo, Brasil, mientras que empresas como Walmart poseen más empleados que toda la población de Botsuana. Incluso existen encuestas que señalan que los ejecutivos de varias empresas occidentales son considerados de forma más positiva que muchos políticos. Al parecer, se ha empezado a considerar que los tecnócratas del mundo empresarial son mucho más decentes que los demagogos actuales, especialmente en un contexto de crisis institucionales e incesantes guerras culturales.

Después de lo que sucedió hoy puede que por ahora se olviden de pedir su asiento en la ONU, ya que la prioridad para Facebook era volver a poner en línea su sistema de comunicación. Estas fallas experimentadas por el servicio de la Babilonia digital solo causarán que los gigantes de la informática, ya bastantes golpeados por el aumento de la censura on line, sean mucho más vulnerables frente a decisiones políticas que busquen regular sus operaciones o que planteen la división de sus empresas en entidades más pequeñas.

Todos los que creían en la publicidad de un “futuro brillante” liderado por la inteligencia artificial acaban de experimentar lo que sucede cuando le confías tu subjetividad a un servidor en la nube y te das cuenta de repente que el “emperador está desnudo”.

 

Autor: Malek Dudakov, analista ruso (Ciencias Políticas)

Traducción: Juan Gabriel Caro Rivera

 

 

Ciudad Valencia – LSFLC / rebelion.org