Las autoridades de salud han detectado que muchas de las pastillas, cápsulas y otros productos que son de alto consumo son elaborados con harina, cal u otras sustancias que resultan ser nocivas para el organismo y que se constituyen en medicinas chimbas.

 

En calles y avenidas céntricas de Cúcuta, Colombia, es común ver a decenas de expendedores que promocionan Acetaminofén, Ibuprofeno, Diclofenaco, entre otros, que son expuestos a la intemperie y sin ningún tipo de higiene o asepsia requeridos para ese tipo de productos, reseña un trabajo del portal La Opinión.

 

LEER MÁS: DESARTICULAN MEGAFÁBRICA DE MEDICINAS FALSAS 

 

medicinas chimbas

Los vendedores informales, en su mayoría extranjeros, trabajan mediante dos modalidades, según se pudo establecer: vendiéndole a un mayorista que les paga entre $15.000 y $20.000 diarios y otros que compran directamente los productos para venderlos por su cuenta, con lo que obtienen una ganancia mayor.

 

 

Los traen a Venezuela

También hay quienes traen los medicamentos a Venezuela en pequeñas cantidades para procurarse algún ingreso y aliviar su difícil situación económica, según lo manifestado.

 

En la avenida sexta, entre las calles 7 a la 10, principalmente, se ofrecen tres sobres de Acetaminofén (30 pastillas) en $1.000, cuando en una droguería formal cada sobre cuesta $1.300.

En $1.000 se consiguen dos sobres de Ibuprofeno, cuando el valor en una droguería es de $2.300, cada uno.

 

“Son precios que deben llamar la atención de las autoridades”, dijo el propietario de una droguería, agregando que ese valor en la calle puede ser porque son productos que llegan de manera irregular al país o porque son adulterados, ambas situaciones nocivas para la salud de quienes los consumen.

 

Leonardo Durán, subsecretario de Salud Municipal, hizo un llamado a los habitantes de Cúcuta para que eviten comprar medicamentos en las calles, que pueden ser de mala calidad o estar adulterados por personas sin escrúpulos, que incurren en un delito.

 

Un funcionario del Instituto Departamental de Salud de Norte de Santander (IDS), que prefirió no identificarse, dijo que han detectado recipientes de medicamentos de marca y costosos, llenos con otros productos de más bajo valor comercial y que incluso no sirven para la enfermedad prescrita, que están siendo comercializados en las calles, plazas de mercado o puerta a puerta.

 

Mediante esa modalidad están siendo vendidos medicamentos como Eutirox, prescrito para problemas de tiroides; Ácido Valproico, que es un es un fármaco antiepiléptico, otros para enfermedades cardíacas, purgantes, repotenciadores sexuales, jarabes para la tos, pastillas anticonceptivas, antibióticos y medicinas naturales.

 

medicinas chimbas

“Esos productos no están bajo condiciones óptimas de temperatura, cadena de frío, almacenamiento y dispensación y son comercializados por personas sin ningún estudio técnico en farmacia, lo que hace más peligrosos su consumo”, según un tecnólogo en regencia de farmacia consultado.

 

 

LEER TAMBIÉN: AGARRARON A TRES MUJERES POR ROBAR MEDICINAS EN LA CHET 

 

 

Medicamentos incautados

Sandra Rojas, subsecretaria de Gobierno Municipal, dijo que ha sido constante el decomiso de ese tipo de medicamentos con el acompañamiento de la Policía, pero que cada día hay más personas en esa actividad informal, principalmente migrantes venezolanos.

 

La funcionaria reiteró el llamado a la ciudadanía para que se abstenga de adquirir productos en la calle, de dudosa procedencia, arriesgándose por economizarse unos pesos.

 

El IDS que es el encargado de la vigilancia y control de medicamentos en el departamento, recomienda por su parte, comprar los productos solamente en droguerías, verificar que la banda de seguridad no venga removida, observar detenidamente la fecha de vencimiento y almacenar los medicamentos según indicaciones del médico o el farmacéutico.

 

 

 

 

Ciudad VLC/La Opinión

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here